Morbidelli y Quartararo: configuraciones distintas y sin resultados

A pesar de configurar sus motos con dos puestas a punto distintas, el pobre resultado de Fabio Quartararo y Franco Morbidelli en Le Mans no hace más que acentuar el desconcierto que se ha instalado en Yamaha.

Fabio Quartararo, Yamaha Factory Racing tras su caída

Harto de darle las mil y una vueltas a la M1 de esta temporada sin haber encontrado una base que ofrezca un rendimiento que se corresponda con los estándares que se le presuponen a la marca japonesa, Fabio Quartararo y su lado del box decidieron recuperar la puesta a punto utilizada en 2021, año en el que se proclamó campeón del mundo.

La séptima plaza que ocupó al cruzar la meta delante de su público, a 15 segundos del ganador, Marco Bezzecchi, y beneficiado por las seis caídas que se sucedieron delante de él le dejó tocado, como se hizo evidente en su encuentro con los periodistas. Al bajarse de la moto, el Diablo desveló que había corrido la segunda parte de la prueba completamente condicionado por el agarrotamiento del brazo derecho, que achacó a la agresividad con la que los fisioterapeutas le masajearon la zona antes de salir a correr.

Al problema físico puntual que le sobrevino hay que añadirle la frustración que ha llevado al francés a tomar una decisión tan drástica como la de viajar dos años atrás en el tiempo, a la espera de encontrar una solución que en los datos de este 2023 no es capaz de interpretar. De hecho, el piloto de Niza llegó a decir el sábado que tenía la sensación de que la optimización del propulsor aplicada para ganar potencia había "descompensado" la moto.

Una estrategia distinta siguió Franco Morbidelli y su grupo, que optaron por seguir explorando opciones de configuración basadas en la información de este curso, aunque el resultado final fue incluso menos satisfactorio que el obtenido por su vecino de taller: Morbidelli concluyó décimo, a casi 18 segundos del vencedor y a casi tres de Quartararo.

"Yo corrí con la puesta a punto de este año y creo que, más o menos, me fue como a Fabio. Así que [entre las dos puestas a punto] no hay tanta diferencia", opinó Morbidelli, quien, tras la quinta parada del calendario figura 13º en la tabla general, con 40 puntos, nueve menos que Quartararo, que es noveno.

Más de la Fórmula 1:

 

El sábado, el corredor italiano finalizó el 13º en la sprint, después de arrancar 17º, la misma plaza de la parrilla que ocupó el domingo. Perdido en la cola del pelotón, el #21 volvió a tener que lidiar con las consecuencias del recalentamiento de la goma delantera y el aumento de la presión que tanto limitan la manejabilidad de los prototipos.

"Por desgracia no hice una buena salida y, colocado detrás, en el tren, la temperatura y la presión de la goma se dispararon. Después me fui largo a la curva ocho, que, de hecho, fue mejor porque la goma se enfrió. Tenemos que seguir trabajando para entender qué nos falta para ser tan rápidos como los demás", resumió Morbidelli, que cada vez tiene menos margen para defender su puesto en el garaje oficial de Yamaha.

Be part of Motorsport community

Join the conversation
Artículo previo Pol Espargaró revela cuándo espera volver al MotoGP
Artículo siguiente La dura respuesta de Poncharal a Bagnaia

Top Comments

Sign up for free

  • Get quick access to your favorite articles

  • Manage alerts on breaking news and favorite drivers

  • Make your voice heard with article commenting.

Motorsport prime

Discover premium content
Suscríbete

Edición

Espanol Espanol