Fórmula 1
02 jul.
-
05 jul.
Evento finalizado
09 jul.
-
12 jul.
FP1 en
18 Horas
:
16 Minutos
:
25 Segundos
R
GP 70º Aniversario
06 ago.
-
09 ago.
24 sept.
-
27 sept.
R
GP de Estados Unidos
22 oct.
-
25 oct.
R
GP de México
29 oct.
-
01 nov.
12 nov.
-
15 nov.
R
GP de Abu Dhabi
26 nov.
-
29 nov.

La derrota con Verstappen que afiló los dientes a Leclerc

compartidos
comentarios
La derrota con Verstappen que afiló los dientes a Leclerc
Por:
, Grand prix editor
27 jun. 2020 12:54

Charles Leclerc debió lidiar con una amarga derrota en el GP de Austria de 2019, que será transmitido hoy por YouTube. Pero la disputa a puño limpio que le costó una posible primera victoria, le afiló los dientes para el combate en la Fórmula 1.

Al final de la temporada 2019 de Fórmula 1, Charles Leclerc había despejado todas las dudas sobre su ascenso a Ferrari con solo un año detrás de respaldo dentro de la máxima categoría.

En apenas su primera oportunidad con el Cavallino Rampante había conseguido dos victorias y cuatro posiciones de privilegio, suficientes para vencer a su compañero de equipo Sebastian Vettel. Esas actuaciones le valieron al monegasco un nuevo contrato con Ferrari.

El número de triunfos de Leclerc pudo haber sido mayor y pudo haber debutado en lo más alto del podio vestido de rojo en apenas su segunda carrera con la casa de Maranello, pero un problema tardío con su unidad de potencia en Bahréin, donde tomó la pole position, le privó de la cima a 10 vueltas del final y relegándolo a la tercera posición.

Pero el inicio de la temporada de Leclerc estuvo lejos de ser impecable, particularmente al hablar de la calificación donde era común verlo presionar de más antes de llegar a la Q3, cometiendo errores que, como en Bakú en la Q2, terminaban con una salida o un accidente.

Leclerc aprendió de los golpes y cambió su enfoque. Eso le permitió obtener mejores resultados, como nueve ocasiones consecutivas por encima de su compañero de equipo en la sesión del sábado.  

El joven piloto de Ferrari mostró una gran madurez y auto-reflexión al aprender de sus errores, pero aún le faltaba dar el paso definitivo para convertirse en un ganador de grandes premios, y esa lección la tomó en su derrota con Max Verstappen en el Gran Premio de Austria 2019.

Charles Leclerc, Ferrari SF90

Charles Leclerc, Ferrari SF90

Photo by: Zak Mauger / Motorsport Images

Durante la cita en Spielberg, Ferrari surgió como el equipo a vencer en cuanto a ritmo a una vuelta, con Leclerc dominando a Vettel desde la Q2.

Al llegar a la Q3, el cuatro veces campeón del mundo no pudo establecer un tiempo luego de un problema de motor en su auto. Eso dejó el camino limpio para su compañero quien tomó la pole con una ventaja de dos décimas de segundo.

En la carrera, Leclerc mantuvo esa supremacía. Al arrancar se alejó de inmediato de la persecución de los Mercedes de Valtteri Bottas y Lewis Hamilton, mientras que Verstappen descendió al octavo puesto.

Conforme avanzó la competencia, el monegasco sacó una ventaja de cinco segundos a los integrantes de las flechas plateadas. Mercedes quiso cambiar la situación llamando a pits a Bottas en la vuelta 21, siendo el primero de los punteros en ir a los boxes. Ferrari rápidamente respondió un giro más tarde al detener en su única parada programada al líder. Al regresar a la pista, el integrante del Cavallino Rampante seguía por delante del escandinavo y solo había sacrificado un segundo contra su perseguidor.

También lee:

Mercedes sabía que tenía una ventaja sobre Ferrari al contar con sus dos pilotos en la pelea por el podio. Ejecutaron una estrategia diferente con Hamilton, quien permaneció más tiempo en pista respecto a su compañero. Esta situación le permitiría al ahora seis veces campeón de mundo tener neumáticos más frescos en su segundo stint.

El plan parecía estar funcionando ya que Hamilton mantuvo una brecha estable referente a Leclerc. La marca alemana apostaba porque una vez que su piloto se detuviera tendría un neumático más fresco en comparación con Bottas y el de Ferrari para atacarlos.

Pero justo antes de que Hamilton cumpliera con su detención, una salida en la curva final causó un daño en el alerón delantero de su Mercedes W10, lo que resultó en una pérdida de carga aerodinámica. El equipo de inmediato lo llamó a boxes para el cambio de neumáticos y del alerón delantero, pero eso terminó con las aspiraciones del británico de pelear por la victoria.

Max Verstappen, Red Bull Racing RB15

Max Verstappen, Red Bull Racing RB15

Photo by: Andrew Hone / Motorsport Images

Entre tanto, el Ferrari de Leclerc y el Mercedes Bottas mantenían una diferencia de cinco segundos, con Verstappen ascendiendo ya al tercer puesto, aunque a distantes 13 segundos del líder.

Pero las últimas 15 vueltas de la competencia trajeron un cambio. La situación del monegasco pasó del dominio a la preocupación cuando sus neumáticos cayeron en rendimiento, perdiendo diferencia ante Bottas, quien también cedía terreno ante el holandés de Red Bull.

La carrera tampoco era sencilla para Verstappen. El integrante de la casa austriaca informó de una pérdida de potencia, un mensaje que generó preocupación en Red Bull, aunque no así en el holandés que pronto atacó por el interior de la curva 3 al Mercedes de Bottas, ganando la segunda posición y a cinco segundos de alcanzar al líder.

Con cinco giros para el final, Max se colocó en rango de DRS sobre Leclerc para iniciar una serie de ataques con el objetivo de tomar la punta.

El momento decisivo llegó a tres giros del final. Verstappen atacó por la parte interna y amplió su giro en la curva 3 para obligar al de Ferrari a abrirse al doblar la curva. El movimiento llevó a un contacto de neumáticos delanteros entre ambos, sacando al del Cavallino Rampante de la pista y permitiendo que el holandés asumiera el control de la competencia.

Leclerc no tardó en quejarse por la radio exclamando: “¡Qué demonios fue eso!”. Verstappen respondió rápido en sus comunicaciones: “Él giro hacia mí”, un mensaje que su ingeniero complementó con un: “No hubo nada de malo en la maniobra”.

Max Verstappen, Red Bull Racing RB15, colisiona con Charles Leclerc, Ferrari SF90.

Max Verstappen, Red Bull Racing RB15, colisiona con Charles Leclerc, Ferrari SF90.

Photo by: Lorenzo Bellanca / Motorsport Images

Los comisarios anunciaron rápidamente que estudiarían el adelantamiento, lo que significó que cuando Verstappen cruzó la línea de meta todavía no podía dar por hecho en un 100 por ciento su primera victoria de la temporada, y la primera para Honda desde 2006, porque aún existía un elemento de duda.

Después de tres largas horas de deliberación, que incluyeron un episodio chistoso de un documento falso que algunos periodistas dieron por hecho, se confirmó que la acción de Verstappen sobre Leclerc era válida.

Además:

La decisión de la FIA se convirtió en una lección para el de Ferrari, quien en la próxima cita en Silverstone advirtió que tomaría en cuenta el aprendizaje ante futuros duelos: “En el pasado hubo otros incidentes que fueron de menor consideración y resultaron penalizados. Así que, si podemos correr de esa manera, entonces estoy feliz de hacerlo. Pienso que es algo bueno para la Fórmula 1 porque eso es lo que los pilotos queremos”.

Más allá de las palabras, Leclerc se volvió más duro en las batallas en pista, siendo su máxima exhibición de ello en el Gran Premio de Italia, donde defendió con un estilo más agresivo los embates de Hamilton. Sus maniobras fueron premiadas con la victoria, la primera de Ferrari en casa en casi una década.

"Desde Austria está claro que podemos ir un poco más lejos en cuanto a cómo defendernos y adelantamos”, dijo Leclerc después de la victoria en Monza.

"Austria me ayudó a cambiar el enfoque y gracias a eso logré ganar hoy”.

Aunque el capítulo de Austria seguro sigue en la mente de Leclerc, ese duro aprendizaje fue necesario para su crecimiento.

Charles Leclerc, Ferrari y el ganador de la carrera, Max Verstappen, Red Bull Racing, en el podio de Austria 2019.

Charles Leclerc, Ferrari y el ganador de la carrera, Max Verstappen, Red Bull Racing, en el podio de Austria 2019.

Photo by: Zak Mauger / Motorsport Images

 
Artículo siguiente
Por qué Renault no necesitará ocultarle nada a Ricciardo

Artículo previo

Por qué Renault no necesitará ocultarle nada a Ricciardo

Artículo siguiente

El auto francés que le costó a Prost su equipo de F1

El auto francés que le costó a Prost su equipo de F1
Mostrar comentarios

Sobre este artículo

Campeonatos Fórmula 1
Pilotos Charles Leclerc
Autor Luke Smith