Análisis

¿Es factible el plan de Alpine para acelerar su éxito en la F1?

La sorprendente decisión de Alpine de prescindir de su cúpula directiva en la Fórmula 1 se debe a su deseo de alcanzar el éxito por la vía rápida.

Esteban Ocon, Alpine A523

Mientras que Otmar Szafnauer, ahora exjefe del equipo, y Alan Permane, exdirector deportivo, consideraban que la escudería con sede en Enstone tardaría algunos años más en alcanzar victorias, la cúpula directiva del fabricante de automóviles francés creía que podría hacerlo más rápido. 

Fue esta desconexión entre cronograma y ambición la que hizo que Alpine apretara el gatillo y separara sus caminos después del Gran Premio de Bélgica. 

Pero mientras Alpine cree que hay potencial para llegar a la cabeza en 2024, o 2025 a más tardar, sus rivales son más escépticos sobre la capacidad de los equipos para realizar ese tipo de transformación de rendimiento tan rápidamente. 

Por mucho que Aston Martin fuera capaz de lograr un gran avance el invierno pasado, y McLaren de dar un salto impresionante durante esta temporada, la realidad es que la evolución de esos cambios se remonta al menos dos o tres años atrás. 

En Aston Martin, fue la llegada de Lawrence Stroll aportando ambición y visión lo que puso en marcha la agresiva inversión y contratación de personal que ha ayudado a llevar al equipo hacia la parte delantera de la parrilla. 

Y McLaren también ha experimentado algunos cambios importantes, ya que el director ejecutivo Zak Brown encargó hace varios años al actual director del equipo, Andrea Stella, que pusiera en marcha una organización técnica que se adaptara a los puntos fuertes del reglamento actual. 

Mientras que Alpine acaba de deshacerse de su plana mayor, el tema común a Aston Martin y McLaren es el de unos líderes fuertes que sacan los codos y las chequeras, dan poder al equipo de F1 para que haga su trabajo y luego no se entrometen porque las ambiciones externas de la empresa no estaban alineadas. 

Cyril Abiteboul, Team principal Hyundai World Rally Team

Cyril Abiteboul, Director del equipo Hyundai World Rally Team

Foto de: Romain Thuillier / Hyundai Motorsport

Cyril Abiteboul, antiguo jefe de equipo de Renault (lo que hoy es Alpine) y actual responsable de las operaciones de Hyundai Motorsport, cree que la clave del éxito es un liderazgo absolutamente centrado en el éxito de la F1, aunque a veces no encaje en los procesos corporativos. 

"Creo que lo que se necesita en algún lugar muy alto de la organización es la voluntad de alguien para ganar a cualquier precio, y casi fuera de cualquier forma de estructura corporativa", dijo a Motorsport.com.

"Red Bull ha tenido eso con (Dietrich) Mateschitz y obviamente el legado continúa. Stroll lo tiene y lo aporta en Aston Martin, Ferrari lo tenía y lo tiene. Y Mercedes ha sido capaz, a pesar del entorno corporativo de Mercedes, de construir una estructura que da eso a la dirección de Mercedes F1. Así que creo que eso es lo que se necesita".  

"No se trata de fabricantes de coches contra no fabricantes. Es alguien en algún lugar capaz de decir, queremos ganar, cueste lo que cueste. Y creo que eso es lo que se necesita para tener éxito, en particular en la Fórmula 1". 

Más de la Fórmula 1:

Abiteboul cree que la visión y la seguridad desde arriba pueden ayudar a desencadenar la cultura del éxito por la que luchan los equipos, ya que así los individuos no pasan su tiempo preocupándose de que un paso fuera de la línea les cueste el puesto. 

"Se necesita a alguien que diga a los equipos de carreras: 'adelante, lo que necesiten, lo obtendrán de mí y yo los protegeré", afirma. 

"Si eso requiere algún tipo de conexión con el fabricante, por qué no, pero alguien tiene que proporcionar básicamente esa red de seguridad al equipo de carreras". 

"No hay que subestimar la conexión que existe entre la organización del equipo de carreras de Mercedes y la empresa Mercedes. Pero hay un marco que se ha construido, y que funciona y es estable, para que puedan centrarse en lo que tienen que hacer, que es ganar carreras". 

Esta potenciación de las figuras del equipo parece estar en total contraste con lo que hizo Alpine al separarse de Szafnauer y Permane, un movimiento que no puede sino haber tenido un efecto negativo en la moral de Alpine. 

Una mirada arriba y abajo de la parrilla muestra que otro elemento importante del éxito es deshacerse de una cultura de culpabilización en los equipos que puede desencadenar un círculo de contrataciones y despidos. En su lugar, es esencial que la alta dirección tenga la fuerza necesaria para dar la cara y asumir la culpa si las cosas van mal. 

Laurent Rossi, CEO, Alpine F1, attends the Press Conference

Laurent Rossi, CEO de Alpine F1, asiste a la rueda de prensa.

Foto: Glenn Dunbar / Motorsport Images

El jefe de Mercedes, Toto Wolff, cree que para que los equipos de F1 triunfen, tienen que centrarse en los procesos más que en los individuos, y acabar por completo con la cultura de la culpa por los inevitables errores que se producen. 

"Creo que es una reacción humana que siempre, cuando algo va mal, quieras decir que es culpa (de otra persona), porque eso nos permite quitarnos presión de encima", dijo. "Es algo que debatimos activamente".  

"Está claro que cuando las cosas son de color de rosa, se puede estar a la altura. Pero a veces las cosas salen terriblemente mal, como nos ocurrió el año pasado, y también en algunos casos este año".  

"Así que, hay que recordar constantemente esa mentalidad y esos valores, que hay que culpar al problema y no a la persona".  

"Fundamentalmente, todo es culpa mía: si tenemos un mal pit stop, no es porque un mecánico haya rendido mal, es porque su equipo no está a la altura, o la formación no ha sido lo suficientemente buena, o nuestras tuercas no son como deberían ser".  

"En el final, siempre se puede rastrear dónde está el problema. Y, en general, nos corresponde a nosotros desarrollar a la persona para que pueda desempeñar mejor su función. Y lo hemos cumplido". 

Sin duda, la cultura de gestión de Wolff se ha contagiado al nuevo director del equipo Williams, James Vowles, que quizás sea el mejor situado para entender los retos y los plazos que implica dar un giro a las operaciones de un equipo de F1. 

Y Vowles cree que lo más importante es contar con la cultura adecuada. 

"Realmente creo que la cultura de se come la estrategia para desayunar", dijo. "No importa qué estrategia hagas. Una estrategia dura entre una semana y un año, si tienes suerte. Pero tu cultura es tu motor detrás de esa y eso cambia la organización". 

Y al igual que se tarda un tiempo en cambiar el diseño de las infraestructuras y los coches, también es imposible implantar la cultura adecuada en un instante. 

Vowles afirma que, según sus estimaciones, una escudería como Williams necesita tres años para poner a punto las herramientas adecuadas. Cambiar el espíritu de una escudería no es más rápido. 

"La cultura no aparece de la noche a la mañana", afirma. "Según mi experiencia, para unas 800 personas, se necesitan tres años para cambiar una cultura en una organización. Es una cifra inventada por mí, pero he pasado por esto suficientes veces en el deporte como para verlo". 

Un período de tres años para Alpine significaría que todo estaría listo para el éxito en 2026, el mismo plazo que Szafnauer consideraba realista para que los cambios que ha realizado surtan efecto.  

Con Alpine convencido de que puede lograrlo mucho antes, será fascinante ver entonces qué planea hacer de forma diferente para romper el molde de la F1 y cumplir.

Pierre Gasly, Alpine A523

Pierre Gasly, Alpine A523

Foto de: Jake Grant / Motorsport Images

Be part of Motorsport community

Join the conversation
Artículo previo El próximo experimento que debería probar la Fórmula 1
Artículo siguiente Horner no quiere saber nada con una lucha cerrada por el título de F1

Top Comments

Sign up for free

  • Get quick access to your favorite articles

  • Manage alerts on breaking news and favorite drivers

  • Make your voice heard with article commenting.

Motorsport prime

Discover premium content
Suscríbete

Edición

Espanol Espanol