1990 marcó el comienzo de la era de Wayne Rainey con el equipo Marlboro-Yamaha. Estuvo involucrado en una dura lucha con Kevin Schwantz, pero por su estilo de conducción suave y calculador ganó el campeonato del mundo de 500cc.