Austin, el circuito con la frenada más larga del Mundial

El Circuito de las Américas, tercera cita del campeonato, alberga la zona de frenada más larga del mundial, la curva 12, donde los pilotos llegan a 339 km/h y presionan los frenos durante 322 metros.

El trazado de Austin (Texas), diseñado por el omnipresente Hermann Tilke, es uno de los pocos circuitos del mundo en el que se disputa el Mundial de Motociclismo y la Fórmula 1, con un tiempo por vuelta de los coches medio minuto inferior al de las motos.

La pista texana se caracteriza por la impresionante inclinación de la recta que desemboca en la primera curva a la derecha: entre el punto más bajo y el más alto del circuito hay un desnivel total de 41 metros.

El trazado de Austin presenta una dificultad media para los sistemas de frenos. Los técnicos de Brembo, que asisten a todos los pilotos de MotoGP, han asignado un nivel de dificultad 3 (en una escala de 1 a 5) al Circuito de las Americas. La misma dificultad que los circuitos de Losail y Termas de Rio Hondo; sin embargo, Jerez, donde se corre dentro de dos semanas, presenta un nivel de dificultad 4.

A pesar de no ser el circuito más largo del Mundial, es el que tiene más puntos de frenada en cada vuelta: 13, valor igualado solo por Losail. En Qatar los pilotos usan los frenos durante 37 segundos por vuelta, mientras que en Austin lo hacen durante 38 segundos, el doble que en la pista de Sachsenring.

La presencia de cinco curvas en las que los pilotos cambian la dirección frenando solo el tiempo necesario para perder 30 km/h de velocidad reduce la desaceleración media por vuelta: en estas curvas, la desaceleración oscila entre 0,4 g y 0,6 g, lo que explica los 0,92 g de media, el valor más bajo del campeonato.

De las 8 frenadas del Circuit of the Americas, 3 están clasificadas como difíciles para los frenos y 2 son de dificultad mediana; mientras las otras 3 tienen un impacto leve en el sistema de frenos.

La más dura de todas es la de la curva 12: las motos llegan a 339 km/h y frenan durante 6,3 segundos para reducir la velocidad a 67 km/h. Estos 322 metros de la frenada constituyen el récord de todo el Mundial, y comportan una desaceleración de 1,5 g.

Sin embargo, en la primera curva después de la meta, son más altos los valores de la carga en la palanca de la bomba de freno Brembo (6,7 kg contra los 6,6 kg de la curva 12) y la presión del líquido de frenos alcanza los 11,6 bares, casi 6 veces la presión de una lata de refrescos. Pero las motos empiezan a frenar a una velocidad más baja, 297 km/h y continúan accionando las pinzas Brembo de aluminio durante 5,2 segundos.

En la curva 11, la fuerza ejercida en la palanca también es de 6,6 kg pero la frenada es inferior a 200 metros y la desaceleración de 1,4 g. Un valor que supera en 0,18 g la desaceleración de un Porsche 911 GT3 RS 4.0 de 100 a 0 km/H.

Escribe un comentario
Mostrar comentarios
Acerca de este artículo
Series MotoGP
Evento GP de las Américas
Pista Circuito de las Americas
Tipo de artículo Análisis
Etiquetas , austin, brembo, cota, dureza frenada, frenada, frenos, motogp