Por qué el tope de gastos de la F1 aún tiene desafíos por delante

Tras semanas de rumores en el paddock de la Fórmula 1 en torno a la investigación sobre los gastos del año pasado, el anuncio del martes de que los diez equipos estaban libres de infracciones supuso un alivio para muchos.

Los mecánicos y los comisarios despejan la parrilla mientras los pilotos se preparan para iniciar la carrera

Cuanto más se demoraba la FIA en anunciar sus conclusiones sobre las revisiones de gastos de 2022, mayores eran las posibilidades de que uno o más equipos hubieran sido declarados infractores.

Y, después de la controversia desatada por el exceso de gastos de Red Bull Racing en 2021, y el malestar por la naturaleza de la sanción impuesta, otra infracción de las normas en esta ocasión habría sido explosiva.

La espera de la decisión de la FIA dificultó que haya un consenso en el paddock sobre lo que iba a suceder.

Algunos equipos se inclinaban por que la FIA diera luz verde a todo el mundo. Otros pronosticaban un escenario en el que todo el mundo sería sancionado por una infracción, mientras que unos pocos pensaban que el asunto volvería a girar en torno a una o dos escuderías que habían infringido las normas.

Y tal había sido el nivel de investigación de la FIA este año, que había incluido muchas preguntas y minuciosas inspecciones en las fábricas, que ninguna de las principales escuderías que operan justo en el límite del límite de gastos daba nada por sentado.

Los jefes de equipo estaban nerviosos, pendientes de las llamadas de sus directores financieros para saber cuándo recibirían los certificados de conformidad de la FIA y poder relajarse un poco.

La confirmación por parte de la FIA de que todos los equipos cumplieron con el reglamento habrá alegrado a todo el mundo, pero no pondrá fin a las sospechas de que algunos equipos puedan estar encontrando formas de eludir las normas.

Y es esa duda persistente, por pequeña que sea, la que sigue siendo el mayor reto para el límite de gastos en el futuro.

En el paddock se acepta que el límite de gastos sólo puede tener éxito si los equipos confían plenamente en que se aplica correctamente. Si no existe esa confianza, todo el asunto se desmorona como herramienta útil para controlar el gasto de las escuderías.

Como dijo el director ejecutivo de la F1, Stefano Domenicali dijo en Monza el pasado fin de semana: "Estamos en el segundo año del reglamento financiero, y quiero ser positivo porque veo elementos positivos".

"La estabilidad financiera ha aumentado mucho la valoración de los equipos, pero, como siempre ocurre cuando se introduce una variable nueva y compleja, el sistema tiene que estar preparado para gestionarla, y todas las partes implicadas deben ser capaces de hacerlo".

Mohammed bin Sulayem, President, FIA, Stefano Domenicali, CEO, Formula 1, on the grid

Mohammed bin Sulayem, Presidente de la FIA, y Stefano Domenicali, Director General de la Fórmula 1, en la parrilla.

Foto: Mark Sutton / Motorsport Images

"La credibilidad pasa por la garantía de que todo está controlado hasta el más mínimo detalle. Y, en caso de infracción, debe haber un castigo deportivo ejemplar, una sanción que disuada definitivamente (a los equipos) de incumplir las normas."

Mantener la confianza

Ese elemento de confianza sobre la autorización del límite de gastos es importante en dos frentes: el primero porque los equipos no tienen acceso a todas las cuentas de sus rivales ni a las razones del veredicto de la FIA sobre las propuestas de límites de gastos de otros.

Del mismo modo que sería injusto que el órgano de gobierno divulgara información técnica sobre lo que hacen los equipos para cumplir ese reglamento, no tendría sentido que divulgara información confidencial sobre los gastos de los competidores.

Además, los equipos también tienen que confiar en el sistema porque ya hemos pasado el punto de no retorno si hay quejas. La decisión de la FIA de emitir certificados de cumplimiento del límite de gastos no es reversible.

Mientras que con los reglamentos técnicos, si la FIA está satisfecha con el diseño de una pieza del coche, un equipo aún tiene la opción de protestar en la siguiente carrera, las normas financieras son diferentes.

Existe un proceso para que los equipos presenten informes a la FIA si creen que un rival ha cometido una infracción del límite de gastos. Sin embargo, el plazo para ello es del 1 de enero al 30 de abril (ambos inclusive) inmediatamente posteriores al año del informe, lo que significa que la ventana de oportunidad ha desaparecido hace tiempo para 2022.

Además, como establece el artículo 6.11 del Reglamento Financiero de la F1: "No habrá derecho de apelación contra cualquier decisión de la Administración del Límite de Gastos de emitir un certificado de cumplimiento a un equipo de F1".

El único cambio potencial más allá de este momento es si un denunciante se presenta y revela que ha habido infracciones que signifiquen que la FIA tiene una buena razón para abrir su propia investigación.

En el reglamento se indica: "La Administración del Límite de Gastos podrá conceder inmunidad parcial o total a cualquier persona física que revele hechos que puedan constituir una infracción... y/o que aporte pruebas que permitan perseguir y sancionar tales hechos".

Esto tiene que producirse en un plazo de cinco años, lo que ya de por sí es un gran elemento disuasorio, porque pocos equipos podrían garantizar la retención de un miembro del personal durante tanto tiempo. Sería un juego peligroso saltarse deliberadamente las normas y arriesgarse a que su mal comportamiento salga a la luz.

Mayor escrutinio

Pero, aunque siga habiendo sospechas sobre lo que hacen algunos, los equipos deberían animarse al menos por el hecho de que la investigación de la FIA sobre el límite de gastos este año ha sido mucho más exhaustiva que hace 12 meses.

Carlos Sainz, Ferrari SF-23, Max Verstappen, Red Bull Racing RB19, Charles Leclerc, Ferrari SF-23, George Russell, Mercedes F1 W14, the rest of the field at the start

Carlos Sainz, Ferrari SF-23, Max Verstappen, Red Bull Racing RB19, Charles Leclerc, Ferrari SF-23, George Russell, Mercedes F1 W14, el resto de la parrilla en la salida.

Foto: Simon Galloway / Motorsport Images

Además de que la FIA aumentó de cuatro a diez el número de empleados a tiempo completo de su Departamento de Reglamentos Financieros para este año, el nivel de escrutinio al que sometió a cada equipo fue inmenso.

Los jefes de equipo revelaron que sus directores financieros habían recibido cuestionarios de varias páginas en los que se les pedían más de 100 aclaraciones sobre zonas grises en sus propias declaraciones.

Además, las visitas a las fábricas incluyeron entrevistas con el personal, comprobación de piezas, acceso de la FIA a los sistemas informáticos, mensajes de WhatsApp y todos los datos que quisieran para comprobar que no ocurría nada inapropiado.

Fue un nivel de detalle que muchos jefes de equipo recibieron con satisfacción, aunque el esfuerzo para completar todas las solicitudes fuera bastante intenso a veces.

También es justo decir que el proceso de la FIA está en constante evolución, ya que el organismo rector aprende de las numerosas solicitudes de aclaración que recibe de los directores financieros y responde a las áreas de preocupación.

Y mientras que este año puede haber dado luz verde a todos los equipos, un área de intriga en 2024 podría ser la influencia de las actividades ajenas a la F1, especialmente desde que se emitió una directiva de la FIA hace varios meses sobre el asunto.

La infame Directiva Técnica 45 prohíbe el traspaso de la propiedad intelectual de las actividades de los equipos ajenas a la F1 a sus operaciones en los grandes premios fuera del límite de gastos, pero no entró en vigor hasta el 1º de enero de este año.

Así que, aunque la FIA afirmó el martes que las propuestas actuales incluían un "control exhaustivo" en este ámbito para las propuestas de 2022, es probable que la investigación en este frente sea aún más intensa en el futuro.

Atrapar a los tramposos

La naturaleza ultracompetitiva de la F1 hace que la paranoia sobre lo que hacen los rivales sea constante, ya se trate de los componentes de los coches, sistemas trucados o gastos furtivos.

Pero al final, el hecho de que la investigación de la FIA dejara a pocos equipos totalmente seguros de que estaban a salvo, dice mucho sobre la minuciosidad de los controles de cumplimiento, que al menos deberían proporcionar cierta seguridad de que cualquier actividad fuera de las normas habría sido descubierta.

Toto Wolff, Team Principal and CEO, Mercedes-AMG, is interviewed

Entrevista a Toto Wolff, director del equipo Mercedes-AMG.

Foto: Simon Galloway / Motorsport Images

Como dijo el jefe de Mercedes, Toto Wolff, a principios de este año: "Si alguien ha sido displicente o ha hecho trampas, se van a enterar".

Esta confianza en que los infractores de las normas sean descubiertos es fundamental para que el límite de gastos tenga éxito.

Siendo quizás el cambio más importante que la F1 ha hecho para asegurar la supervivencia a largo plazo de los equipos, hay que hacer todo lo posible para garantizar que se mantenga y funcione.

Por eso será fascinante ver la respuesta de los equipos en las próximas semanas, dando la bienvenida o cuestionando el veredicto de la FIA sobre el límite de gastos, y podría dar forma al panorama político de la F1 en los próximos meses.


¡Si quieres mantenerte informado al instante sobre las últimas noticias de la Fórmula 1, entra en nuestro canal de Telegram y recibirás todas las novedades de la categoría!

Be part of Motorsport community

Join the conversation
Artículo previo Wolff: Sólo un error de Red Bull le puede privar de ganar todos los GP
Artículo siguiente Gasly: Alpine F1 debe entender el "doloroso" fin de semana de Monza

Top Comments

Sign up for free

  • Get quick access to your favorite articles

  • Manage alerts on breaking news and favorite drivers

  • Make your voice heard with article commenting.

Motorsport prime

Discover premium content
Suscríbete

Edición

Espanol Espanol