Montoya reflexiona sobre los momentos clave de su gran carrera

De la Serie CART a la Fórmula 1, a NASCAR, de nuevo a IndyCar y ahora a los sportscars, la carrera de Juan Pablo Montoya destaca por su versatilidad. Aquí, el colombiano reflexiona sobre 10 de sus momentos más significativos a lo largo del camino.

Montoya reflexiona sobre los momentos clave de su gran carrera

Pocos pilotos de la era moderna pueden presumir de haber triunfado en categorías tan diversas como Juan Pablo Montoya.

Ganador de siete grandes premios de Fórmula 1 con Williams y McLaren, el colombiano ha bebido dos veces la leche en el victory lane de las 500 Millas de Indianápolis y ha conseguido tres triunfos en las 24 Horas de Daytona.

Campeón en monoplazas y sportscars en Estados Unidos con Ganassi y Penske, también se enfrentó a los duros pilotos de NASCAR y consiguió dos victorias en la Cup Series en circuitos mixtos.

Para conmemorar los 20 años de su temporada de debut en la F1, Montoya se sentó con Motorsport.com para reflexionar sobre 10 momentos fundamentales de su trayectoria.

Victoria en el Gran Premio de Pau de F3000 en 1998

Montoya había dominado en Pau en 1997, pero volvió a hacerlo de forma aún más notable al año siguiente.

Montoya había dominado en Pau en 1997, pero volvió a hacerlo de forma aún más notable al año siguiente.

Photo by: Motorsport Images

En la épica pista callejera francesa, Montoya, piloto de Super Nova, aprovechó un accidente temprano detrás de él que bloqueó la pista para sacarle una vuelta a todo el pelotó. Fue su victoria más contundente en su camino hacia el título de 1998, superando a Nick Heidfeld tras una batalla durante toda la temporada.

"¡Le gané a todo el mundo por mucho allí! En 1997, fue un gran año porque estaba en la pole por cuatro décimas y gané por casi 40 segundos. En 1998, lo mejor fue que estaba en la pole por cuatro décimas, pero seguía pensando que podrían ganarme (en la clasificación), así que hacia el final lo intenté de verdad, estaba medio segundo por encima, y llegué a la chicana y destruí el coche. Hice un agujero en el chasis y todo, y los chicos se quedaron despiertos toda la noche.

"Así que, salir y ganar la carrera para los chicos que no durmieron ni cinco minutos fue bastante impresionante. Y sacar una vuelta a todo el pelotón fue muy bueno".

"Creo que logré una ventaja de 15 o 20 segundos cuando sucedió el accidente detrás de mí, pero he sido lo suficientemente rápido como para alcanzar a todo el mundo. Mi ingeniero estaba realmente preocupado, porque estaba sacando un segundo por vuelta a los que luchaban por el segundo puesto. Así que cuando los vi en la recta delante de mí, me emocioné aún más y empecé a ir más rápido. Mi ingeniero me dijo por radio: "¡Eh, eh, eh, no hace falta que les saques la vuelta, no la arruines! Así que levanté el ritmo, pero aún así los alcancé y los pasé".

Primera prueba del asiento del Williams de F1

Montoya, junto con Wilson (en la foto en el coche) formó la alineación de pilotos de pruebas de Williams para 1998.

Montoya, junto con Wilson (en la foto en el coche) formó la alineación de pilotos de pruebas de Williams para 1998.

Photo by: Motorsport Images

Después de su año de novato en la F3000 en 1997 con RSM Marko, la buena actuación del colombiano en un test de evaluación en el Circuito de Cataluña lo llevó a ser contratado como probador de Williams F1 para 1998, aunque recién en 2001 pudo obtener un lugar como titular.

"Esto fue realmente especial. Fue mi primera prueba de un asiento de F1, y lo que fue una locura es que tengo los muslos muy grandes y (el ingeniero) James Robinson estaba allí y me subí al coche, así que me preguntó: '¿Cómo te queda?' y mis piernas estaban como apretadas.

"Le pregunté: '¿No hay manera de conseguir algo más de espacio aquí?' y me contestó: 'De ninguna manera, o no podrás conducir', así que entonces dije: '¡Ooooh, está bien! El coche era lo más pequeño posible, ¡y mis piernas son lo contrario a las de Jacques (Villeneuve)!"

"Era un mano a mano, así que me enfrenté a Nicolas Minassian, Soheil Ayari y Max Wilson. Nos dieron 20 vueltas cada día y fue realmente genial. Lo que también hicieron fue un examen escrito, y lo reprobé terriblemente, porque al ser F1 no quería preguntar nada. Me preguntaron: '¿Qué presión de neumáticos llevamos?' y yo dije: '¡No lo sé!', así que fue terrible".

"Pero la última salida era con neumáticos nuevos, con poco combustible. Y fui muy, muy rápido. Eso resolvió cualquier problema (se ríe) y conseguí el puesto de piloto de pruebas".

"Estaba realmente decepcionado por la potencia. Pensaba '¿Es eso?' Era rápido, no me malinterpretes, pero pensaba que me iba a arrancar la cabeza. Pero cuando frené y giré, sí, me arrancó la cabeza".

"En la vuelta con neumáticos nuevos, era la Barcelona adecuada entonces, con las dos rápidas curvas de derechas del final, y en la última curva apunté el coche a fondo, y mi cabeza fue totalmente para el otro lado. Así que seguí doblando el coche, con la cabeza empujada hacia la izquierda, hasta que pude ver el bordillo, entonces me puse recto y terminé la vuelta. Estaba totalmente entregado, pero fue muy, muy divertido".

Campeón de la Serie CART en 1999

Al enfrentarse a Franchitti en su año de novato, Montoya mostró una velocidad impresionante, pero también una propensión a los incidentes que mantuvo a su rival escocés en la pelea.

Al enfrentarse a Franchitti en su año de novato, Montoya mostró una velocidad impresionante, pero también una propensión a los incidentes que mantuvo a su rival escocés en la pelea.

Photo by: Motorsport Images

Sin lugar en Williams, Montoya se dirigió a Estados Unidos en 1999 para sustituir a Alex Zanardi, que fue al equipo de Grove, en la escuadra de Chip Ganassi que habia ganado el título los años anteriores. Causó una impresión inmediata y ganó el campeonato al ttener más victorias tras empatar en puntos con Dario Franchitti.

"Al llegar a la Indycar... bueno, con Williams sentí que había hecho todo lo necesario para conseguir el asiento de F1: había ganado el título de F3000, era tan rápido como los pilotos titulares en las pruebas. Y Frank me dijo: 'Lo siento, vamos con otra persona'. Luego agregó: 'Es Alex Zanardi. Viene a probar, queremos que lo ayudes'. Y yo dije: 'Ni loco, lo eligieron a él antes que a mí, él sabe lo que hace, no quiero ir'. Oooh, Frank estaba enojado. Así que me hicieron ir a la prueba. Pero es difícil ser un imbécil con Zanardi porque es un buen tipo.

"Chip Ganassi y (el ingeniero) Morris Nunn vinieron al test para ver a Alex. Al final del primer día de pruebas, Chip quiere llevarme a cenar. Quedé con él a las siete, y tenía un contrato allí mismo. '¿Quieres venir a correr en la CART para mí?' - así que pienso, 'la F1 está fuera y puedo conducir un coche de Indycar capaz de ganar el título' - y él dice, 'Este es el trato, esto es lo que te pagaré' y yo dije '¡bien!' No quería quedarme siendo un piloto de pruebas, necesitaba correr".

"Me mudé a Estados Unidos e hice mi carrera. Había dos tipos a los que tenía que vencer. Con Dario, cuando llegué a Europa con Paul Stewart Racing, Graham Taylor, que era el director del equipo de Fórmula Vauxhall, veía a Dario como a Dios. Y luego, cuando sustituí a Jan Magnussen en el DTM después de que se rompiera la pierna, Dario era el más rápido de Mercedes. Recuerdo la carrera de Silverstone, salió de la primera curva y se chocó conmigo. Y luego nos pasamos las Becketts y todo eso golpeando el uno al otro. Los trozos de carbono volaban por todas partes. Me lo pasé en grande. Era amistoso, ¡pero siempre era Darío!

"Y luego estaba Helio (Castroneves), que estaba en la F3 con PSR cuando yo estaba en Vauxhall. Él se veía a sí mismo como un profesional y a mí como un simple aficionado. Así que cuando llegué a la Indycar tenía muchas ganas de demostrarles y ganarles. Me dieron la munición y yo tenía el arma más grande".

"Gané siete carreras y arruinamos unas cuantas. Cometí muchos errores pero acabé ganando el campeonato, empatado con Darío pero con más victorias. Fue genial, fue un año divertido. En mi mente, había terminado con la F1".

Victoria en las 500 millas de Indianápolis en 2000

Montoya lideró 167 de las 200 vueltas para ganar en el emblemático Brickyard por más de siete segundos.

Montoya lideró 167 de las 200 vueltas para ganar en el emblemático Brickyard por más de siete segundos.

Photo by: Motorsport Images

En el punto álgido de la división entre CART e IRL, Ganassi fue el primer equipo que rompió filas y corrió la Indy 500, que era organizada por IRL. En su primera vez en el Brickyard, Montoya dominó por completo para convertirse en el primer novato en ganar desde Graham Hill en 1966.

"En la CART pasamos de Reynard y Honda en 1999 para ganar el campeonato, a Lola y un (motor) Toyota. Lideré más carreras en 2000 que en 1999, ¡pero sólo gané tres! Así que cuando dijeron que íbamos a correr también las 500, dije: 'No quiero hacerlo, es una distracción del campeonato'".

"Fuimos directamente de Japón a Indy, pero en la cuarta vuelta ya iba a fondo y era tan rápido que me dijeron que no necesitaba hacer el test de novatos. ¡Nunca lo hice (ríe)! Era una cuestión de ego con ambas series, pero en aquel momento no entendí lo grande que era, y sólo quería patear el culo a todos los de la IRL".

"Estaba muy enfadado porque no conseguimos la pole, tenía subviraje y gritaba (por la radio) que lo quería más suelto, pero Chip no lo hizo, quería que nos centráramos en la carrera. Greg Ray hizo tres salidas (en clasificación) y finalmente nos ganó".

"En el inicio, todo el mundo pensó que iba a ir por el exterior en la curva 1, pero me eché para atrás... ¡y él se fue directo al muro! ¡Él estaba listo para terminar allí mismo! Cometí un estúpido error, ya que estaba compitiendo con él en el tráfico y me puse de a tres y tuve que frenar por dentro de alguien. Podría haber arruinado la carrera allí".

"Todo el mundo pensaba que no respetaba el lugar, algunos todavía lo hacen, pero... todos me dijeron que la pista se sentiría más estrecha con todos los aficionados, por lo que me eché atrás en la curva 1. Pero cuando llegué allí - ¿adivinen qué? - era la misma maldita pista. Simplemente fui allí, conduje el maldito coche y todo salió bien".

Temporada de debut en la Fórmula 1 con Williams en 2001

En su tercer Gran Premio, Montoya sorprendió a Michael Schumacher y se puso en cabeza con un agresivo reinicio en Brasil.

En su tercer Gran Premio, Montoya sorprendió a Michael Schumacher y se puso en cabeza con un agresivo reinicio en Brasil.

Photo by: Motorsport Images

Su esperado debut en la F1 llegó finalmente en 2001, sustituyendo a Jenson Button en Williams. Montoya protagonizó una carrera en Brasil en la que adelantó a Michael Schumacher y parecía que iba a ganar hasta que fue arrollado por Jos Verstappen.

"Fue realmente extraño. Fue el verano después de ganar en Indy, estaba haciendo una cosa de patrocinadores en Colombia, rodando un anuncio. El teléfono suena: 'Hola Juan, soy Frank'. Le dije: 'Tengo un contrato de tres años aquí, así que no puedo'. Me dijo: 'Pero, ¿quieres?' Le dije: 'Sí, me encantaría' y me dijo: 'De acuerdo, me ocuparé de ello'. Eso fue todo, así de simple; una llamada telefónica".

"Era la tercera carrera en Brasil, estaba corriendo detrás de Michael, y tuvimos un coche de seguridad. Llevaba dos años adelantando a gente en los reinicios y pensé: 'Tengo una buena oportunidad aquí'. Cuando empezamos a acelerar, oí un montón de ruido de su coche, y su potencia era increíble, ¡y yo estaba patinando los neumáticos! Probablemente tenían algo que nosotros no teníamos, ya sabes los agujeros de la F1, así que estaba realmente enojado".

"Me coloqué en su succión y pensé: 'Por favor, frena pronto, por favor, frena pronto", y creo que como la diferencia era lo suficientemente grande, pensó que podía frenar pronto. Y simplemente fui por ello, me lancé por completo".

"Lo que me sorprendió fue cuando pasé por la cresta, el coche se soltó mucho. Me dije: 'Bien, lo saco y me voy con él a la hierba'. Pero conseguí parar el coche sin ir a la hierba... ¡Fue realmente genial!"

"No iba a cederle ni un centímetro. La gente respetaba mucho a Michael, pero nadie quería correr con él. Cuando estaba detrás, la gente se apartaba para dejarlo pasar. Eso me volvía loco".

"Así que cada vez que tenía una oportunidad, iba por ella. No me importaba estrellarme. Pero por eso funcionaba. Él entendió que yo lo llevaría así de lejos. Creo que él también estaba bien, así que si habláramos de ello hoy, no se reiría, pero no había ninguna mala intención de ser desagradable o malvado".

Histórica victoria en Gran Premio de Mónaco en 2003

Montoya condujo una carrera defensiva perfecta para repeler los desafíos de Kimi Raikkonen y Michael Schumacher.

Montoya condujo una carrera defensiva perfecta para repeler los desafíos de Kimi Raikkonen y Michael Schumacher.

Photo by: Motorsport Images

Pese a no lograr victorias en 2002, Montoya era un aspirante al título en 2003, pero no fue hasta la séptima ronda en Mónaco donde puso en marcha su temporada con una victoria bien calculada, que se hizo más estresante por un motor BMW que se estaba quedando rápidamente sin aceite.

"Fue una buena carrera. La gente subestimó lo bueno que era Ralf (Schumacher, su compañero de equipo en Williams). Creo que me metí en su piel, mentalmente lo destruí, pero su velocidad era increíble. Creo que hice un mejor trabajo para llevar el coche a lo que necesitaba que él, y esa fue la diferencia".

"Él estaba en la pole y lideró desde el principio, así que empujé, y él fue más rápido, y yo empujé... Llegó un punto en el que yo estaba en su caja de cambios y Kimi (Raikkonen) estaba justo con nosotros. Así que pensaron: 'Si Kimi entra en boxes primero, nos va a ganar a los dos', así que apostaron por que Ralf entrara en boxes y me dejaron fuera para abrir un hueco. Lo he conseguido y he salido por delante de los dos".

"Iba bien, hasta que a 20 vueltas del final me dijeron: 'Te has quedado sin aceite', así que tuve que bajar el ritmo. En ese momento estábamos cambiando a 18.500 o 19.000rpm y me dijeron: 'Vas a tener que cambiar a 16.000' - era como... ¡sin potencia!"

"Así que estaba atrapado detrás de un Minardi, no era capaz de pasarlo, así que esa era mi mentalidad. Mantener la calma. Y llegó un punto en el que Kimi se acercó mucho y pregunté: '¿Puedes darme un poco más?' y lo hicieron".

"Pero fue realmente difícil. Al salir de la chicana, hacia Tabac, el McLaren tenía una gran tracción y probablemente podría haber metido la nariz unas cuantas veces, pero no lo hizo. Sinceramente, cuando hablé con los chicos de BMW después se sorprendieron de que llegáramos hasta el final".

"Yo era un gran fan de Senna. Así que, con lo que hizo en Mónaco, ganando todas esas carreras, significaba que ganar allí era como mi objetivo final. Mi vida giraba en torno a ganar Mónaco, y los coches Williams de aquella época fueron los mejores que he conducido nunca".

El sorprendente cambio a NASCAR a mediados de 2006

Montoya se separó de McLaren en 2006 y nunca miró hacia atrás, dirigiéndose a NASCAR para un período de siete años. Aquí, hace su debut en la Cup Series en Homestead.

Montoya se separó de McLaren en 2006 y nunca miró hacia atrás, dirigiéndose a NASCAR para un período de siete años. Aquí, hace su debut en la Cup Series en Homestead.

Photo by: Motorsport Images

Montoya cambió a McLaren en 2005, pero no fue una alianza feliz. Tras un choque en la primera curva con su compañero de equipo Raikkonen en el GP de Estados Unidos de 2006, Montoya abandonó el barco y se fue a NASCAR para unirse de nuevo a Ganassi. Llegó con regularidad a los playoffs de final de año y terminó octavo en la Cup Series de 2009.

"Chip me llamaba una vez al año para saludarme. Fue en torno a (la carrera de) Indianápolis, en la F1, y me dijo: 'Oye, ¿qué estás haciendo?'. Le dije: 'Estoy buscando un coche'. Él dijo, 'Oh, bueno, estoy buscando un piloto'. ¿Dónde? 'NASCAR. ¿Estás interesado?' Y le dije, 'Sí, puedo mirarlo' y colgué".

"Me llamó por teléfono al día siguiente y me dijo: '¿Realmente lo considerarías?' Y lo hice, porque no quería correr en mitad del pelotón en la F1. No quería seguir en McLaren en ese momento, y Williams no estaba en un buen lugar, no había otras opciones".

"Aquí, Chip me ofrecía un contrato de cinco años, que se convirtió en siete. Podría vivir en Miami, podría prolongar mi carrera como piloto, ¡estamos bien! El coche en sí es horrible para empezar, pero cuando lo entiendes, en realidad no está tan mal. Entiendes la mentalidad de cómo debe ser un coche de Cup".

"Pero las carreras eran increíbles. Al ir a un óvalo, la gente piensa que son fáciles, pero en un buen coche de Cup, cuando puedes correr por abajo, por el medio o por arriba, ya sabes, justo contra la valla, y le tomas el ritmo... ¡es tan genial!"

"Alrededor de 2008, 2009 y 2010, cuando teníamos un buen coche, ¡me encantaba! Lideramos mucho, ganamos en los circuitos mixtos, y debería haber ganado en un óvalo. En Indy estuve muy cerca".

Segunda victoria en las 500 millas de Indianápolis en 2015

Montoya sufrió daños al principio de la carrera en Indianápolis, pero luchó para adelantar a Power y mantenerse al frente para ganar de nuevo, 15 años después de su primera victoria en las 500.

Montoya sufrió daños al principio de la carrera en Indianápolis, pero luchó para adelantar a Power y mantenerse al frente para ganar de nuevo, 15 años después de su primera victoria en las 500.

Photo by: Motorsport Images

Después de ganar una vez en su regreso a los monoplazas en IndyCar con el equipo Penske en 2014, Montoya fue muy fuerte en 2015 y sólo perdió el título ante Scott Dixon gracias a la decisión impopular de otorgar el doble de puntos en el final de Sonoma. Su año se destacó con una segunda victoria en Indy 500, superando a su compañero de equipo Will Power al final de la carrera.

"Significó mucho, porque había estado fuera en la F1 y todo, y Roger Penske no había ganado la Indy desde 2009. Sinceramente, cuando llegué allí, en los óvalos la cosa no era muy buena. Sentí que elevé mucho su programa y saqué mucho provecho del coche. Contra los otros chicos tuve problemas en los circuitos mixstos, en los circuitos urbanos eran mejores, pero en los óvalos siempre sentí que tenía la ventaja".

"Ha sido una carrera muy buena, que no empezó tan bien porque en una reanudación nos fuimos todos, luego revisamos (el coche) y Simona (de Silvestro) nunca frenó y me golpeó. ¡Pensé que estábamos fuera de la carrera! Cuando paré, el único daño era en la cola. Tuvimos suerte de que me golpeara lo suficientemente fuerte como para que hubiera trozos de mi coche por toda la pista, ¡lo que alargó la bandera amarilla!"

"Volvimos a salir desde atrás y fuimos remontando poco a poco. Es una carrera larga, sólo tienes que seguir poniéndote en buenas posiciones. Recuerdo que llegué hasta Helio en la séptima posición y pensé: 'Ahora va a ser más difícil pasar a la gente', pero seguí siendo paciente. Sólo cometí un error, al intentar adelantar a (Scott) Dixon me fui demasiado abajo y toqué abajo, pero lo salvé, ¡no sé cómo!"

"Una vez que he superado a Dixon y a Power pensé: '¿Debo esperar o debo ir?' y decidí: 'Sólo lidera'. Prefería perder el liderato en la última vuelta que esperar a que saliera la amarulla. Esa fue un poco mi apuesta".

Título en IMSA en 2019 en un Acura con Penske

Las victorias en Mid-Ohio, Detroit y Laguna Seca dieron a Cameron y Montoya la corona IMSA 2019 sobre el equipo Action Express Cadillac.

Las victorias en Mid-Ohio, Detroit y Laguna Seca dieron a Cameron y Montoya la corona IMSA 2019 sobre el equipo Action Express Cadillac.

Photo by: Motorsport Images

Después de un programa parcial en IndyCar en 2017, Montoya fue cambiado a la recién creada rama sportscars de Penske en IMSA para 2018. Él y su compañero de equipo, Dane Cameron, no pudieron ganar ese año, pero tres victorias en 2019 los ayudaron a superar a Felipe Nasr y Pipo Derani, de Cadillac, y asegurar el primer título de Montoya desde 1999.

"¡Ganar para Roger, otra vez! Esta vez un campeonato con Acura. El primer año, como equipo, no hicimos un buen trabajo. El coche hermano ganó algunas carreras, pero nosotros no, y el segundo año fue cuando todo se unió".

"Empezamos la temporada muy mal, tuvimos un problema con el motor en la Rolex 24 de Daytona, y empezamos en la pole en Sebring, pero teníamos una presión de neumáticos realmente incorrecta para la lluvia, luego falló el volante y la telemetría, así que nos sentimos fuera de juego después de las dos primeras carreras".

"Semana tras semana trabajamos mucho en la consistencia, así que incluso cuando íbamos mal estábamos en el podio. Entonces empezamos a ganar, a tener una buena racha, así que cuando llegamos a Petit Le Mans sólo teníamos que terminar, no había necesidad de ganar esa carrera. Además, el Balance of Performance estaba en nuestra contra: ¡el Cadillac podía correr cada vuelta de la carrera como si fuera la clasificación!"

"Estábamos contentos de estar allí, esperamos a que los demás cometieran errores, nos mantuvimos en la vuelta de cabeza e hicimos lo que teníamos que hacer para ganar el título. Fuimos inteligentes".

Debut en las 24 horas de Le Mans en 2018

El Ligier de Montoya no estaba al nivel de las máquinas rivales de ORECA, lo que hizo que las 24 Horas de Le Mans de 2018 fueran largas antes de que la exclusión de dos coches lo ascendiera a la tercera posición en LMP2.

El Ligier de Montoya no estaba al nivel de las máquinas rivales de ORECA, lo que hizo que las 24 Horas de Le Mans de 2018 fueran largas antes de que la exclusión de dos coches lo ascendiera a la tercera posición en LMP2.

Photo by: Motorsport Images

Persiguiendo la triple corona en la mayor carrera de 24 horas del mundo, Montoya firmó para encabezar un segundo Ligier de United Autosports en Le Mans. Con los jóvenes Hugo de Sadeleer y Will Owen, terminó tercero después de que los coches de TDS Racing que terminaron primero y tercero fueran descalificados por irregularidades en el repostaje.

"Con Zak (Brown), Richard (Dean), United Autosports y el Ligier. Dios mío, disfruté en grande corriendo para esos chicos... pero esa carrera fue tan dolorosa, ¡aunque conseguimos un podio!"

"Si estuviéramos en un ORECA como los demás, seguro que habríamos ganado la carrera. ¡Fácilmente! Fue muy frustrante porque es una operación increíble la que tienen, un gran equipo, pero el ingeniero había trabajado para Ligier y defendía el coche como si fuera un bebé. Les decía que he conducido el ORECA, lo había conducido en Petit Le Mans para Penske (en 2017), y simplemente sentía que había algo mal en este coche".

"Era difícil e impredecible, y el ingeniero me decía que lo estoy conduciendo mal, y eso realmente, realmente me enoja. Puede que no lo conduzca a la perfección, pero tengo la suficiente experiencia para saber cuándo algo va mal. En la mañana de la carrera, hicimos algunos cambios. Y entonces estábamos a kilómetros de distancia del coche hermano".

"Un poco como la Indy, nunca pensé tanto en Le Mans. Para mí, no se trata tanto de la triple corona, pero me gustaría mucho ganar Le Mans. Y el ORECA con el que corro ahora, con DragonSpeed, es muy divertido de conducir, lo disfruto mucho".

Luego de realizada esta entrevista, Montoya ha ganado en agosto la clase Pro-Am LMP2 en Le Mans con DragonSpeed. Y así continúa la historia.

Junto con sus compañeros de equipo en DragonSpeed, Ben Hanley y Henrik Hedman, Montoya (a la derecha) consiguió una victoria de clase en Le Mans este año.

Junto con sus compañeros de equipo en DragonSpeed, Ben Hanley y Henrik Hedman, Montoya (a la derecha) consiguió una victoria de clase en Le Mans este año.

Photo by: Motorsport Images

compartidos
comentarios
La de Miami no será una pista como la de Las Vegas en los '80, dice Masi
Artículo previo

La de Miami no será una pista como la de Las Vegas en los '80, dice Masi

Artículo siguiente

Red Bull usa a Albon para ayudar a Tsunoda en AlphaTauri

Red Bull usa a Albon para ayudar a Tsunoda en AlphaTauri
Mostrar comentarios