Las 10 mejores carreras en la historia de Pedro Rodríguez

Se cumplen 50 años desde que Pedro Rodríguez perdió la vida en una carrera de sportcars en el Norisring. Con motivo del aniversario, Autosport recoge las 10 mejores carreras del polifacético mexicano

Las 10 mejores carreras en la historia de Pedro Rodríguez

Dos victorias en el campeonato del mundo de Fórmula 1, ninguna pole position y un único éxito en las 24 Horas de Le Mans no hacen justicia a Pedro Rodríguez.

El mexicano fue una estrella de los equipos BRM y JW Automotive Engineering Gulf, fue uno de los mejores pilotos en lluvia de su época y fue casi con toda seguridad el mejor exponente del temible Porsche 917.

En el momento de su muerte, en una carrera de la Interserie en Norisring en julio de 1971, Rodríguez estaba en la cúspide de su potencial, quizás sólo por detrás de Jackie Stewart y Jacky Ickx en el automovilismo internacional. Cincuenta años después de su muerte, Autosport ha decidido seleccionar sus mejores carreras.

Para esta lista, tomamos los relatos de los que estaban allí, la maquinaria, los rivales, y las circunstancias que rodean las carreras.

10. GP de Sudáfrica, Kyalami, 1967

Rodriguez en camino a su primera victoria.

Rodriguez en camino a su primera victoria.

Photo by: Motorsport Images

Coche: Cooper T81
Arranque:
Resultado:

Esta carrera es más famosa porque el piloto privado John Love estuvo a punto de ganar con su Cooper T79, pero fue una actuación decisiva para Rodríguez. También fue su novena carrera en el campeonato mundial, al comienzo de su primera temporada de Fórmula 1.

El mexicano se clasificó cuarto, por delante de su compañero de equipo Jochen Rindt, después de aprovechar el rebufo del Lotus de Jim Clark, el dúo superado por los Brabhams del actual campeón del mundo Jack Brabham y Denny Hulme.

En medio de la preocupación por los neumáticos en el calor abrasador, Rodríguez fue cuarto en las primeras vueltas. Perdió la posición frente a Rindt en el tercer giro de 80 pactados, pero un momento complicado mandó al austriaco para atrás. Tras mantener a raya a Clark al principio, Rodríguez luchó con el tercer clasificado, Brabham, y con Rindt.

Se colocó brevemente en la tercera posición, pero empezó a sufrir problemas con la caja de cambios, primero perdiendo la segunda marcha y luego la cuarta. Esto provocó que retrocediera a la séptima posición, pero se mantuvo en competencia.

"En la posición en la que estaba Pedro, Jochen no habría seguido corriendo sin poder ir a toda velocidad", dice el director del equipo, Roy Salvadori, en el libro Los Hermanos Rodríguez, de Carlos Eduardo Jalife. "Pero Pedro tuvo que ganarse un puesto en el equipo y perseveró".

Luego, otros empezaron a tener problemas. Rindt se retiró por la falla de su motor Maserati, el motor de Brabham se apagó temporalmente y el Eagle de Dan Gurney abandonó por un fallo en la suspensión.

Rodríguez era ahora cuarto y pronto superó al Honda de John Surtees, que tenía problemas. A 23 vueltas del final, el Cooper estaba a una vuelta del líder Hulme, pero entonces el Brabham tuvo problemas en los frenos, entró en boxes y cayó a la cuarta posición.

Rodríguez no pudo recortar la ventaja de Love y, a falta de 10 vueltas, estaba a 21 segundos. La victoria parecía posible, hasta que Love, a pesar de tener un depósito de combustible adicional en su Cooper de 2,8 litros, tuvo que parar para repostar.

Rodríguez pasó por delante, redujo su ritmo para conservar el combustible y se llevó la primera victoria de un piloto mexicano en el campeonato mundial de F1, en una carrera que Gregor Grant, de Autosport, describió como "uno de los Grandes Premios más emocionantes en muchos años".

9. Norisring 200 1970

Pedro Rodriguez, 1970 Le Mans

Pedro Rodriguez, 1970 Le Mans

Photo by: Motorsport Images

Coche: Porsche 908/02
Arranque:
Resultado:

Como el Porsche 917 que tenía previsto conducir no estaba disponible debido a la escasez de motores, Rodríguez cambió al 908 de Richard Brostrom para la primera ronda de la Interserie de 1970. Frente a coches como el nuevo March 707 de 7,6 litros, dos 917 y varios Lola T70 de gran cilindrada, el 908 de tres litros no era un rival destacado.

Rodríguez se clasificó noveno (por delante de un joven Niki Lauda, a quien Pedro había ayudado a para aprender el circuito en un coche similar), pero una lluvia temprana en la primera manga le dio una oportunidad. Se adelantó a las máquinas más grandes y, cuando el T70 de Teddy Pilette se retiró, el 908 lideró brevemente.

Rodríguez bajó el ritmo cuando la pista se secó, pero seguía teniendo mucha ventaja sobre los otros coches de tres litros y se enzarzó en una batalla con el Lola de 5,7 litros de Richard Attwood. Cuando el amortiguador trasero de Attwood se rompió, Rodríguez quedó quinto, muy por delante de Lauda, y superado sólo por dos 917, un Ferrari 512S y el 707.

La segunda carrera fue menos espectacular, pero el gran desgaste de los líderes ayudó a Rodríguez a subir al tercer puesto, posición que también ocupó en la general por detrás de los dos 917 y con sólo una vuelta de desventaja después de casi dos horas de carrera.

Rodríguez pidió a los organizadores que le encontraran un coche mejor para el evento del año siguiente si lo querían de vuelta. Desgraciadamente, dado lo que ocurriría 12 meses después, eso quedó como un asunto pendiente.

8. BRDC Trofeo Internacional, Silverstone, 1971

GP de Países Bajos 1971, Pedro Rodriguez.

GP de Países Bajos 1971, Pedro Rodriguez.

Photo by: Motorsport Images

Coche: BRM P160
Arranque: 10°
Resultado:

Esta carrera de dos hits, que no era válida del campeonato, es más conocida como la última victoria de Graham Hill en la F1, pero el evento fue mucho más que eso. No había Ferraris participando, pero el número de participantes seguía siendo elevado, con 15 coches de F5000 que se unían a 16 máquinas de F1.

Rodríguez, Jo Siffert y Henri Pescarolo compaginaban el evento con los 1000 km de Spa, que Pedro y Jackie Oliver iban a ganar a una velocidad récord de 154.8 mph en una aplastante demostración de la superioridad del Porsche 917 al día siguiente en el Trofeo Internacional. Por lo tanto, tuvieron que clasificarse cuando las condiciones no eran ideales, Rodríguez lo hizo lo mejor posible, pero sólo se alineó en la 10ª posición de la parrilla 4-3-4.

Rodríguez progresó desde la salida, mientras que el Tyrrell del poleman Stewart marcaba el ritmo en la parte delantera. El mexicano, que circulaba más rápido que todos los demás, excepto Stewart, alcanzó al tercer Brabham de Hill y ambos se acercaron al Matra de Jean-Pierre Beltoise.

No tardaron en pasar, de modo que, tras 10 de las 26 vueltas, sólo Stewart estaba por delante del dúo que estaba en luchaba, con Rodríguez "llenando los espejos de la parte trasera" del Brabham, según Autosport. Finalmente, en la vuelta 20, el BRM encontró la forma de pasar: "Rodríguez se precipitó por el interior de Hill en Woodcote: hicieron la mayor parte de la curva rueda con rueda, pero Pedro pasó".

El mexicano terminó a 11.6s del Tyrrell y 1.2s por delante del Brabham, y comenzó la segunda carrera desde la primera fila. El BRM hizo una gran salida y llegó a Copse junto a Stewart, que se estrelló luego de que el acelerador se quedó atascado.

Esto dio a Rodríguez el liderato, haciéndole favorito para los honores totales. Pero no pudo deshacerse de Hill y el Brabham se puso en cabeza cuando Rodríguez sufrió un pinchazo. El BRM entró en boxes y regresó justo por delante de Hill, pero con casi una vuelta de desventaja.

Los dos estaban igualados, Hill se puso por delante en las últimas vueltas, mientras que Rodríguez subió al octavo puesto. Eso le bastó para ser cuarto en la general en lo que había sido una oportunidad perdida.

7. 24 Horas de Le Mans, 1968

Pedro Rodriguez, Lucien Bianchi, 24 Horas de Le Mans de 1968.

Pedro Rodriguez, Lucien Bianchi, 24 Horas de Le Mans de 1968.

Photo by: Motorsport Images

Coche: Ford GT40
Arranque:
Resultado:

La preparación del equipo JWA Ford GT40 para su gran enfrentamiento con Porsche por el título de 1968 no había ido bien. El piloto estrella Ickx se había unido al lesionado Brian Redman en el banquillo para las 24 Horas de Le Mans retrasadas que decidirían el campeonato mundial de sportcars después de romperse la pierna en un accidente durante las prácticas en el GP de Canadá del fin de semana anterior. El jefe del equipo, John Wyer, también quería a Derek Bell, pero Ferrari no lo liberó.

Así que se trajo a Rodríguez para compartir el coche principal con Lucien Bianchi. Pedro siempre había sido impresionante en Le Mans, pero la suerte nunca le había acompañado -sólo consiguió un séptimo puesto en sus 10 primeras salidas-, pero había desarrollado una apreciación de lo que se requería en los días en que el cuidado de la maquinaria era un factor clave.

Rodríguez se clasificó cuarto, pero no tuvo prisa en la salida, ya que los Porsche 908 marcaron el ritmo inicial. Su GT40, aunque se vio retrasado por un cambio temprano de neumáticos de mojado a seco después de que Paul Hawkins sufriera un pinchazo en la goma trasera de su coche, avanzó en gran medida.

Las esperanzas de JWA no se vieron favorecidas ante el abandono de Brian Muir en Mulsanne, aunque los otros dos GT40 siguieron escalando en el orden. Los Porsche también parecían vulnerables cuando un fallo en la transmisión eliminó al coche de Siffert/Hans Herrmann que ocupaba la primera posición y, después de cuatro horas, los Ford se encontraban en primera y segunda posición, aunque el orden cambiaba en función de las paradas en boxes.

El GT40 de Hawkins/David Hobbs quedó fuera de la competición debido a un cambio de embrague y luego se retiró definitivamente cuando el motor falló en la décima hora. Con los Porsches plagados de problemas con el alternador durante el paso de la noche, los implacables Rodríguez/Bianchi parecían cada vez más seguros al frente.

Bianchi sufrió un trompo bajo la lluvia, pero el único Gulf GT40 que quedaba tenía cuatro vueltas de ventaja a mitad de distancia de la competencia. Las condiciones fueron intermitentemente terribles (fue una de las ediciones más lluviosas de Le Mans) y Rodríguez/Bianchi siguieron alejándose a pesar de cuidar la máquina V8 y evitar el uso de las revoluciones máximas.

El chasis 1075, que volvería a ganar las 24 Horas en 1969, funcionó sin mayores problemas, Rodríguez/Bianchi ganaron por cinco vueltas y consiguieron el título para Ford.

"Pedro y Lucien condujeron de forma impecable, manejando el coche como si fuera de cristal, haciendo cambios de marcha lentos y soltando el embrague con mucha suavidad", dijo Wyer en su famoso libro The Certain Sound.

No fue la carrera más dura de Rodríguez ya que él mismo la describió como "muy aburrida" - pero había hecho exactamente lo que necesitaba y había establecido una importante relación con uno de los grandes equipos de carreras de resistencia.

6. Carrera de campeones, Brands Hatch, 1968

Rodriguez a la caza de Stewart, Carrera de Campeones de 1968.

Rodriguez a la caza de Stewart, Carrera de Campeones de 1968.

Photo by: Motorsport Images

Coche: BRM P133
Arranque: 14° (calificó 7°)
Resultados:

Superado por su compañero de equipo Mike Spence (BRM P126) en los entrenamientos, Rodríguez sólo se clasificó séptimo en este evento no relacionado con el campeonato que daba inicio a la temporada europea de F1. Un cambio de bujías en su V12 justo antes de la salida le obligó a salir en la parte trasera de la parrilla.

Eso anunció el tipo de remontada que planeaba el mexicano y que se convertiría en una marca de Rodríguez. Se situó entre los seis primeros en el primer cuarto de la carrera antes de cerrar la batalla por el cuarto puesto entre el Ferrari de Chris Amon y el McLaren del actual campeón del mundo Hulme.

Rodríguez no tardó en superar a ambos, siendo Paddock Hill Bend su lugar de adelantamiento favorito, mientras que el abandono de Spence elevó al mexicano a la tercera posición. El nuevo M7A de Bruce McLaren estaba muy lejos, pero Rodríguez se acercaba al Matra MS10 de Stewart.

A media distancia de competencia, de 50 vueltas, estaban juntos. El Matra no estaba del todo bien y Rodríguez pronto se acercó en Hawthorns. A Pedro no le impresionó que Stewart le retuviera después de que el escocés hizo una parada en boxes, aunque el McLaren líder estaba muy cómodo adelante.

Rodríguez terminó con 14.2s de desventaja, pero estaba muy por delante de Hulme evitando el 1-2 de McLaren. Entonces el BRM se quedó sin combustible.

5. Monza 1000Km 1970

Rodríguez superó a Ferrari en su propia casa para lograr una famosa victoria en Monza.

Rodríguez superó a Ferrari en su propia casa para lograr una famosa victoria en Monza.

Photo by: Motorsport Images

Coche: Porsche 917K
Arranque:
Resultado:

Antes de la cuarta ronda del campeonato mundial de sportcars de 1970, aún no estaba claro que Porsche tendría una ventaja decisiva sobre Ferrari. Los JWA 917 de Gulf habían ganado en Daytona, fracasaron en Sebring, donde ganó Ferrari, y las condiciones de humedad de Brands Hatch no habían sido tan importantes para influir en su rendimiento. Ferrari presentó tres modelos 512S de fábrica para su carrera de casa en Monza.

La ferocidad de la batalla se vio subrayada por la alternancia del orden de los seis primeros Porsche-Ferrari en la parrilla, con Rodríguez ubicándose quinto e inmediatamente se lanzó a la lucha por el liderato con su compañero de equipo Siffert, con una batalla que también involucraba al Ferrari de Ignazio Giunti y el Porsche Salzburg 917 de Vic Elford, que llevaba un nuevo motor de 4,9 litros rechazado por JWA luego de que presentó una fuga de aceite en los entrenamientos.

Siffert se estrelló al intentar evitar a un piloto rezagado lo que permitió a Elford asumir el liderato. Cuando Kurt Ahrens Jr. se puso al frente del coche, Rodríguez se acercó a pesar de llevar el motor más pequeño de 4,5 litros, pero un fallo en los neumáticos a alta velocidad dejó al Porsche blanco fuera de la competición.

Esto dejó a un solo 917 en la lucha por el liderato, con Leo Kinnunen - que según Wyer era 1,5s por vuelta más lento que su copiloto Rodríguez ese fin de semana - por delante, pero siendo alcanzado por Giunti. Un excelente trabajo en boxes mantuvo al Porsche por delante al momento que el mexicano volvió a tomar los controles. "Era evidente que Pedro era mucho mejor en el tráfico que su adversario", señaló Patrick McNally, de Autosport.

"Era muy difícil seguir su ritmo y por eso fue una carrera muy dura", dijo Rodríguez en la película de Gulf sobre la temporada de 1970 denominada A Year to Remember.

Amon se subió al 512S de Giunti/Nino Vaccarella en un intento de alcanzar a Rodríguez, pero no fue suficiente, con los italianos limitados a ocupar el 2-3-4. Rodríguez condujo durante 139 de las 174 vueltas y ganó con una velocidad media de 144,6 mph.

"Monza fue una carrera muy dura", recordó Wyer en The Certain Sound. "Ferrari, en su tierra, había enviado un equipo muy fuerte, con todos sus mejores pilotos. Pedro tuvo que trabajar muy duro".

También lee:

4. GP de los Países Bajos, Zandvoort, 1971

Rodríguez e Ickx disfrutando de la batalla en Zandvoort.

Rodríguez e Ickx disfrutando de la batalla en Zandvoort.

Photo by: Motorsport Images

Coche: BRM P160
Arranque: 2°
Resultado:

Rodríguez ya había demostrado sus habilidades con la lluvia en Zandvoort, terminando tercero y el primer participante que no montaba los neumáticos Dunlop en el GP de Holanda de 1968, pero tres años más tarde se vio envuelto en uno de los duelos épicos bajo la lluvia.

Rodríguez, Ickx y Stewart eran los maestros de la lluvia de su época, y en Zandvoort, en 1971, se produjo el raro espectáculo de dos de ellos luchando durante todo un GP. Ickx había ganado la pole en condiciones de seco a Rodríguez - "en un tremendo estado de desempeño", según Autosport- por sólo 0,04 segundos, pero en la carrera, la pista estaba mojada desde el principio y los neumáticos Firestone del Ferrari y del BRM demostraron ser superiores a los Goodyears del tercer clasificado, Stewart.

El Ferrari se mantuvo en cabeza mientras Ickx y Rodríguez se alejaban rápidamente del grupo. Después de cinco vueltas de 70, Ickx tenía 18.5s de ventaja sobre el tercer clasificado, Clay Regazzoni, en el segundo Ferrari, pero Rodríguez estaba a sólo un segundo.

Cuando los líderes se encontraron con un incidente en el que estaban involucrados François Cevert y Nanni Galli en la novena vuelta, el BRM les arrebató el liderato. Rodríguez se alejó en las siguientes vueltas, construyendo una ventaja de 8,5s después de 20 giros.

Pero, a medida que la pista se secaba, el Ferrari parecía tener más tracción a la salida de las curvas lentas e Ickx empezó a acercarse de nuevo. El belga se puso en cabeza en la vuelta 30, pero Rodríguez lo adelantó de nuevo aprovechando el tráfico de la vuelta siguiente, pero después el Ferrari se pudo delante una vez más en el giro 32.

"Fue una auténtica carrera de Fórmula 1, y al público le encantó", informó McNally. "Ver el control del coche de ambos era un placer”.

Ickx comenzó a alejarse, y el BRM no pudo mantener el paso por un fallo, aunque tendía a ser más cauteloso en el tráfico en comparación con Pedro Rodríguez que nunca abandonó la persecución.

Aunque la ventaja llegó a ser de 15,6s a falta de 11 vueltas, Ickx fue más prudente con el aceite y el margen de victoria fue de sólo 7,99s tras casi dos horas de carrera. La mejor vuelta de Rodríguez fue 2s más rápida que la de su compañero de equipo en BRM, Siffert.

3. GP de Bélgica, Spa, 1970 

Rodríguez toma su última victoria en la F1 en Spa.

Rodríguez toma su última victoria en la F1 en Spa.

Photo by: Motorsport Images

Coche: BRM P153
Arranque:
Resultado:

El P153 de Tony Southgate fue el mejor coche de F1 de BRM durante algún tiempo. Los problemas con la caja de cambios y el motor en los entrenamientos limitaron a Rodríguez a la sexta posición en la parrilla de salida en el antiguo Spa de 8,8 millas, pero al final de la primera vuelta de las 28 ya era cuarto del orden.

Rodríguez superó al Lotus 49C de Rindt en la tercera vuelta y al problemático March 701 de Stewart en la siguiente para dedicarse a Amon.

"El progreso de Pedro a través de la parrilla no se podía ver, y tomó la delantera sobre Amon en la quinta vuelta", informó Autosport. "El BRM era extremadamente rápido y el mexicano estaba utilizando el rendimiento del V12 con un propósito excelente”.

Pero Rodríguez no pudo deshacerse de persecución de Amon, quien buscaba su primera victoria en un GP del campeonato mundial. En un momento dado, el BRM se deslizó sobre el aceite y Amon se puso a su lado, pero Rodríguez aguantó.

Amon no se rindió y siguió en el ataque, los dos líderes se turnaron para batir el récord de vuelta en el temible circuito de alta velocidad, con el March ganando por 0,2 segundos.

"Amon aceleró su ritmo y se situó a un segundo del BRM, pero Pedro no se dejó intimidar y continuó al mando", comentó Autosport.

"A Pedro le encantaba Spa por la misma razón que a mí", dijo Amon en Grand Prix Greats de Nigel Roebuck. "Spa era la carrera de un gran premio como siempre pensamos que debía ser. Conducir a toda velocidad en Spa -lo que ambos hicimos de principio a fin- te hacía sentir que habías logrado algo de verdad".

"Y la precisión de Pedro: sabía que podía pasarle si tan sólo cometía un error en alguna parte, pero nunca lo hizo".

Rodríguez cruzó la línea de meta con 1,1s de ventaja sobre el neozelandés para anotarse su segunda victoria en el campeonato del mundo, y la primera de BRM en cuatro años. Demostró que era capaz de absorber la presión y de luchar en el grupo líder.

2. Osterreichring 1000Km, 1971

Richard Attwood y Pedro Rodríguez celebran la victoria de 1971 Osterreichring 1000km

Richard Attwood y Pedro Rodríguez celebran la victoria de 1971 Osterreichring 1000km

Photo by: Motorsport Images

Coche: Porsche 917K
Arranque:
Resultado:

"Sin duda, la mejor carrera que jamás haya manejado" fue la opinión de Wyer sobre la actuación de Rodríguez en Austria a finales de junio de 1971, aunque al mexicano se le negara el crescendo de un final dramático.

Su Porsche Gulf partía desde la pole, perseguido por el rápido Ferrari 312P de Ickx/Regazzoni. Rodríguez se alejó rápidamente, construyendo un colchón antes de ceder el volante a Attwood, que había disfrutado de poco tiempo en el coche tras la sustitución de Oliver.

Pero antes de que Rodríguez pudiera llegar a ese punto, un fallo con el encendido le llevó a los boxes. Según los cálculos de Wyer, el equipo perdió 5m32s gracias a un pinchazo causado por una correa de transmisión floja dentro del alternador.

Rodríguez se reincorporó en séptimo lugar, con más de dos vueltas de desventaja y desde ahí comenzó una remontada, ayudado por la lluvia que empezaba a caer, y ni siquiera Ickx pudo igualarle. Siffert, con el segundo 917 de Gulf, no tardó en quedarse fuera por un fallo en el embrague.

"La situación parecía desesperada, pero Pedro tenía ideas muy diferentes", dijo Wyer en The Certain Sound. "A la velocidad a la que estaba alcanzando a los líderes aún teníamos una mínima posibilidad de ganar".

Attwood sólo hizo un breve stint para permitir que Rodríguez se tomara su descanso obligatorio, durante el cual el británico mantuvo la posición, antes de que el mexicano volviera a subirse a bordo.

Pedro Rodríguez ganó gran reputación en los sportcars.

Pedro Rodríguez ganó gran reputación en los sportcars.

Photo by: Motorsport Images

"Condujo con una furia fría e implacable", reconoció Wyer y, a falta de unas 30 vueltas, Rodríguez se puso en la misma vuelta que el Ferrari líder de Regazzoni. Tras ver cómo el Porsche desaparecía por del circuito, el suizo se estrelló (por un fallo de la suspensión), permitiendo la victoria del mexicano.

La lluvia había sido intermitente durante la carrera y la vuelta rápida de Rodríguez no sólo fue más rápida que su tiempo de la pole, sino que fue un segundo mejor que el registro del GP de Austria del año anterior. Él había completado 157 de las 170 vueltas.

"Calculábamos que habríamos ganado de todos modos, pero habría sido algo muy reñido", fue la opinión de Wyer, mientras que Pedro se sintió decepcionado por no haber tenido un duelo final: "Me dio mucha pena cuando vi a Regazzoni fuera del circuito. Quería pasarle una vez más".

Tal vez sea oportuno, dado que fue la última conducción de Rodríguez en un 917, lo que coincidió con la última vez que el gran Porsche ganó una carrera del mundial de sportcars, antes de que el reglamento lo dejara obsoleto para 1972.

Fue una actuación que sugirió que Rodríguez estaba alcanzando su punto álgido, pero sólo le quedaban dos semanas de vida.

1. BOAC 1000Km, Brands Hatch, 1970

Rodríguez fue totalmente inigualable en mojado en Brands en 1970, una conducción que es venerada más de 50 años después.

Rodríguez fue totalmente inigualable en mojado en Brands en 1970, una conducción que es venerada más de 50 años después.

Photo by: Motorsport Images

Coche: Porsche 917K
Arranque: 7°
Resultado: 1°

Wyer podría haber puesto la carrera de Osterreichring por delante de esta competencia que contaremos, pero la calidad de la batalla en Brands Hatch el año anterior fue posiblemente más dura, Rodríguez requirió de menos suerte y es ampliamente considerada como una de las mejores actuaciones en mojado de todos los tiempos.

Entre los participantes se encontraban cuatro 917 de fábrica, dos Ferrari 512S y pilotos de Matra y Alfa Romeo, entre los que estaban del calibre de Amon (que consiguió la pole para Ferrari en seco), Brabham, Elford, Hulme, Ickx, Oliver, Redman y Siffert.

En unas condiciones de humedas atroces y tras salir desde la tercera fila, Rodríguez fue obligado a ir a boxes por un adelantamiento bajo banderas amarillas, que afirmó no haber visto. Ello le valió una severa bronca por parte del secretario del circuito, Nick Syrett.

"Nick se fue encima de él, pero Pedro simplemente se sentó en el coche, mirando a través del parabrisas", recuerda Simon Taylor, ex editor de Autosport, que informó. "Pedro no levantó la vista y Nick le dio un golpe en el casco y le dijo: 'No vuelvas a hacer eso' y dio un portazo".

Rodríguez volvió a la carrera con casi una vuelta de retraso, dejando líneas negras por el pitlane. "Tuve que conducir muy fuerte, como si la pista estuviera seca", dijo Rodríguez en A Year to Remember.

Después de eso procedió a adelantar a todo el mundo, incluido su compañero de equipo Siffert, Elford y Amon, rodando constantemente a un ritmo superior al de los demás. Ickx, uno de los pocos que podía igualar al mexicano en esas condiciones, se vio perjudicado por los problemas de los limpiaparabrisas de su Ferrari y Rodríguez se limitó a alejarse de sus rivales.

A pesar de la penalización, Rodríguez terminó con cinco vueltas de ventaja.

A pesar de la penalización, Rodríguez terminó con cinco vueltas de ventaja.

Photo by: Motorsport Images

"Recuerdo la forma en que nos pasó a todos, las cosas que hacía con ese coche, era como si jugara con las manos", dijo Amon más tarde a Roebuck.

Aparte de un rápido trompo, el progreso de Rodríguez fue implacable y le dio a su copiloto Kinnunen una ventaja de dos vueltas después de tres horas y media. El finlandés se esforzó por mantener el ritmo y Rodríguez terminó haciendo gran parte de la carrera de 6h45m, a excepción de 1h15m.

La pista empezó a secarse, pero el control de la carrera por parte de Rodríguez nunca se puso en duda y se llevó la bandera de cuadros con cinco vueltas de ventaja sobre Elford/Hulme en un 1-2-3 para Porsche. Fue una conducción que impresionó a todo el mundo, incluidos a sus compañeros.

También lee:

Wyer lo describió como una "actuación virtuosa", mientras que en el libro de los hermanos Rodríguez, Attwood dijo: "Desafiaría a cualquiera a conducir un coche de esa manera, tan rápido como lo hizo Pedro ese día en una pista mojada. Jim Clark, si estuviera vivo, o cualquier otro que puedas nombrar, nadie podría haber igualado a Pedro ese día".

Taylor también cree que fue el mejor pilotaje de Rodríguez visto nunca - "era simplemente horrible de ver, pero tan brillante"- y Oliver resaltó: "Estuvo extraordinario, se superó a sí mismo".

"Fue la mejor actuación que he visto", añadió Hobbs.

"La magnífica conducción de Pedro en Brands Hatch con el 917K es por lo que siempre será recordado", concluye Redman, que ahora tiene 84 años. "Fue una conducción fantástica".

Insatisfecho con los progresos de Kinnunen, Rodríguez regresó a la cabina tras una breve pausa y continuó con su ritmo.

Insatisfecho con los progresos de Kinnunen, Rodríguez regresó a la cabina tras una breve pausa y continuó con su ritmo.

Photo by: Motorsport Images

compartidos
comentarios
El GP británico de 1999 donde Schumacher perdería el 8º título

Artículo previo

El GP británico de 1999 donde Schumacher perdería el 8º título

Artículo siguiente

Por qué Aston Martin contrató a una piloto de acrobacias de James Bond

Por qué Aston Martin contrató a una piloto de acrobacias de James Bond
Mostrar comentarios