Por qué la FIA no lo tendrá fácil para sumar equipos a la F1

La FIA ha vuelto a hablar de nuevos equipos en la parrilla de la Fórmula 1 en un futuro próximo, algo que muchos aficionados desean desde hace tiempo.

Lance Stroll, Aston Martin AMR22, Nicholas Latifi, Williams FW44, ocupan sus puestos en la parrilla de salida

Atrás quedaron los días en los que los equipos luchaban por sobrevivir en la F1. No hace mucho, incluso la cifra de 10 era un logro -solo nueve estuvieron en pista a finales de 2014-, así que ¿por qué no abrir las cosas y dar a la F1 más coches, más pilotos y más acción?

Es algo que el presidente de la FIA, Mohammed Ben Sulayem, ha expresado públicamente por primera vez su deseo de explorar. En un tuit enviado desde su cuenta oficial el lunes, Ben Sulayem dijo que había pedido a su equipo en la FIA "que estudie la posibilidad de lanzar un proceso de Expresiones de Interés para posibles nuevos equipos para el Campeonato del Mundo de F1 de la FIA".

Aunque formalmente no se ha puesto en marcha nada, supone un primer paso hacia la posible ampliación de la parrilla. Se entiende que la medida se ha tomado para sondear el posible interés de nuevos equipos y dar a la FIA una idea de cuánto clamor hay para unirse a la F1.

Sin embargo, añadir un 11º equipo a la parrilla va a ser mucho más fácil de decir que de hacer, dados los numerosos obstáculos que aún acechan, independientemente de las ganas que tengan los posibles candidatos o el organismo rector de hacerlo realidad.

Cómo funciona el proceso de licitación

La Fórmula 1 no es una serie a la que cualquier equipo pueda unirse sin más. Hay un proceso formal que debe seguirse para que un candidato demuestre que es digno de un puesto en la parrilla.

Ben Sulayem ha mostrado su intención de poner en marcha este proceso, que comienza con convocatorias de manifestaciones de interés como parte de la licitación formal para posibles nuevos participantes.

La última vez que se puso en marcha este proceso fue en mayo de 2015, cuando la parrilla contaba con 10 equipos. El objetivo era encontrar un nuevo equipo que pudiera unirse a la parrilla en las temporadas 2016 o 2017 para reforzarla.

Mohammed bin Sulayem, President, FIA, is interviewed

Entrevista a Mohammed bin Sulayem, Presidente de la FIA.

Foto de: Carl Bingham / Motorsport Images

Aunque finalmente no se identificó a ningún candidato adecuado, el proceso fue establecido por la FIA, que dijo que llevaría a cabo la diligencia debida sobre los solicitantes, que tendrían que demostrar cuatro áreas clave:

a) la capacidad técnica y los recursos del equipo
b) la capacidad del equipo para recaudar y mantener una financiación suficiente que permita la participación en el Campeonato a un nivel competitivo.
c) la experiencia y los recursos humanos del equipo
d) la evaluación por parte de la FIA del valor que el candidato puede aportar al Campeonato en su conjunto.

El punto B era especialmente importante en aquel momento. Seis meses antes, Caterham se había derrumbado y Manor había sobrevivido por los pelos, cojeando hasta el final de la temporada 2016 antes de finalmente retirarse.

Una vez que la FIA ha recibido las solicitudes para unirse a la parrilla y ha completado su diligencia debida a través de inspecciones y entrevistas, se toma la decisión de conceder o denegar la entrada.

El último equipo que superó con éxito el proceso de licitación fue Haas, cuya inscripción fue aprobada en la primavera de 2014. En un principio, el equipo iba a competir en 2015, pero se retrasó a 2016 para tener tiempo de poner en marcha sus operaciones. Sin duda, ha sido un éxito, lo que da crédito a los criterios y al proceso de la FIA.

Las ambiciones de Andretti

La noticia de que la FIA está estudiando la ampliación de la parrilla habrá sido muy bien recibida en los Estados Unidos, en medio de la presión de Michael Andretti para ampliar la dinastía familiar a un equipo de F1.

Andretti lleva casi un año hablando de sus planes de crear una escudería de F1, y en el GP de Miami de 2022 reveló que tenía previsto establecer un cuartel general en Indianápolis, capaz de gestionar un equipo de este tipo incluso sin contar con un lugar asegurado. Su enfoque ha sido persistente, visitando numerosas carreras de F1 el año pasado para hablar con los que estarían involucrados en el proceso, incluyendo Ben Sulayem.

Pero el gran problema de todo esto es que no había un proceso formal que seguir. Por mucho que Andretti quisiera decir a la FIA y a los demás equipos que podía unirse a la parrilla de la F1, no había ningún mecanismo para hacerlo realidad sin una convocatoria concreta de manifestaciones de interés. Incluso si todo el mundo estaba de acuerdo en hacerlo realidad y la propuesta tenía todas las características de un gran equipo de F1, la puerta estaba cerrada.

Parece que eso va a cambiar. El plan de Ben Sulayem, si progresa, entreabrirá la puerta y dará luz verde a los interesados. Se puede estar seguro de que Andretti estará al frente de esa cola.

Michael Andretti, Chief Executive Officer & Chairman Andretti Autosport

Michael Andretti, Consejero Delegado & Presidente Andretti Autosport

Foto de: Andreas Beil

Teniendo en cuenta los criterios anteriores, no cabe duda de la capacidad técnica y los recursos de Andretti, dadas sus proezas en IndyCar, Supercars y carreras de coches deportivos, o su experiencia y recursos humanos. La cuestión de la financiación también es algo que Andretti ha subrayado que es fácil de responder, aprovechando el actual auge de la F1 en EE.UU. para asegurarse patrocinadores y socios.

Pero el punto D es el que va a ser el punto de fricción, sobre todo cuando se trata de conseguir que la F1 y los 10 equipos existentes se unan, algo que debe lograrse, no importa lo mucho que a la FIA le gustaría ampliar la parrilla.

La cuestión de los 200 millones de dólares

La posibilidad de que un nuevo equipo estadounidense se una a la F1 ha entusiasmado a los aficionados. Andretti dijo en Miami en mayo que "millones de personas lo están deseando", pero admitió que "simplemente no es la gente adecuada en este momento".

Se refería a los demás equipos. Hasta ahora, sólo McLaren y Alpine han manifestado públicamente su apoyo al plan de Andretti para la F1. El director ejecutivo de McLaren, Zak Brown, es cercano a Andretti, ya que fueron socios en la participación de Fernando Alonso en las 500 Millas de Indianápolis en 2017, mientras que su equipo United Autosports trabaja con Andretti tanto en Extreme E como en Supercars. El propietario de Alpine, Renault, ha sido promocionado como un posible socio de motor para el ingreso de Andretti a la F1.

Pero los otros ocho equipos se han mostrado dudosos en el mejor de los casos ante la oferta de Andretti de unirse a la parrilla, en gran parte por lo que significaría para ellos desde el punto de vista financiero.

En la actualidad, la F1 distribuye los ingresos a los equipos a través de premios en dinero basados en la posición en el campeonato y pagos fijos que se dividen en 10 partes. En el último Acuerdo de la Concordia, firmado en 2020, esto se hizo más equitativo para garantizar que todos los equipos obtuvieran una porción más igualada del pastel.

Mick Schumacher, Haas VF-22, Lance Stroll, Aston Martin AMR22, Daniel Ricciardo, McLaren MCL36, Kevin Magnussen, Haas VF-22, the remainder of the field at the start

Mick Schumacher, Haas VF-22, Lance Stroll, Aston Martin AMR22, Daniel Ricciardo, McLaren MCL36, Kevin Magnussen, Haas VF-22, el resto de los participantes en la salida.

Foto: Simon Galloway / Motorsport Images

La preocupación de los equipos es que al añadir un undécimo equipo, cada uno recibirá un 10% menos en sus ingresos, lo que significa que hay que demostrar que la incorporación del nuevo participante a la parrilla puede ser aditiva y compensar esto. En palabras de Toto Wolff: "Si entra un equipo, ¿cómo puede demostrar que aporta más dinero del que realmente cuesta?".

La F1 trató de combatir esta situación introduciendo un fondo de dilución en el Acuerdo de la Concordia, lo que significaba que cualquier nuevo participante tendría que desembolsar 200 millones de dólares sólo por unirse a la parrilla. Esta cantidad se dividiría entre los equipos existentes en un intento de compensar ese 10%. Sin embargo, menos de dos años después del acuerdo, ya se ha pedido que se eleve ese número.

"El fondo de dilución se estableció hace unos años, cuando el valor de la Fórmula 1 era diferente", dijo en junio el jefe de Haas F1, Gunther Steiner. "Creo que una de las cosas será si lo reajustamos al valor de mercado actual, que es mucho más que eso. Pero creo que es un proceso muy difícil de hacer".

Poner de acuerdo a los 10 equipos va a ser el mayor reto al que se enfrente la FIA si quiere conseguir un nuevo participante en la parrilla. Aunque sea el organismo rector, este proceso sería en gran medida conjunto con el titular de los derechos comerciales (F1) y los equipos existentes. Todas las partes tendrían que estar de acuerdo con el compromiso para que se hiciera realidad.

¿Necesita la F1 un 11º equipo?

La F1 ha sido clara en su postura de que estaría abierta a añadir un nuevo equipo, pero sólo si demostrara el valor añadido que supondría para todo el campeonato.

En agosto, el director ejecutivo de la F1, Stefano Domenicali, dijo que "no era un problema de cantidad" y que no veía "una debilidad en el número de equipos en la F1", considerando que la fuerza actual de la parrilla debería disipar cualquier temor a compensar la pérdida de cualquier equipo existente, un temor nacido de la desaparición de Caterham, Manor y HRT.

Vitantonio Liuzzi, HRT F111 leads team mate Daniel Ricciardo, HRT F111

Vitantonio Liuzzi, HRT F111, delante de su compañero Daniel Ricciardo, HRT F111.

Foto: Sutton Images

"Necesitamos una entidad, un equipo o un fabricante que sea realmente sólido, fuerte y con un compromiso total para un futuro increíble a largo plazo", dijo Domenicali, pocos días antes de que Audi anunciara que entraría en la F1 a partir de 2026 como fabricante de motores, sin duda un gran golpe positivo para la serie.

La convocatoria de manifestaciones de interés podría ver aparecer a otras partes, quizá las que Domenicali dejó entrever como menos sonadas cuando habló en agosto. Sabemos que Porsche está estudiando sus próximos pasos después de que su proyecto de asociación con Red Bull fracasara; conseguir el nombre de un gran fabricante como ese en la parrilla sería claramente algo que podría añadir el valor que la F1 quiere de cualquier nuevo equipo potencial.

A pesar de lo emocionante que puede ser para los aficionados la perspectiva de un nuevo equipo y más pilotos en la parrilla en el futuro, hay un largo, largo camino que recorrer antes de que se pueda establecer nada. Ben Sulayem ha dado el primer pasito adelante en ese sentido.

Si los planes progresan, podría convertirse en una de las grandes historias políticas de la F1 en 2023 si el actual status quo considera sumar una nueva silla a la mesa, y en qué condiciones se permitiría que eso ocurriera.

Be part of Motorsport community

Join the conversation
Artículo previo Ferrari apunta a estar por debajo del peso mínimo en la F1 2023
Artículo siguiente Brawn está dispuesto a ayudar a la F1 si lo llaman

Top Comments

Sign up for free

  • Get quick access to your favorite articles

  • Manage alerts on breaking news and favorite drivers

  • Make your voice heard with article commenting.

Motorsport prime

Discover premium content
Suscríbete

Edición

Espanol Espanol