Comentario
Fórmula 1 GP de Miami

Ferrari, más dudas que certezas con un SF-23 'bipolar' en Miami

Ferrari esperaba confirmar los progresos mostrados en Bakú, pero la carrera de Miami fue un nuevo jarro de agua fría en este inicio de temporada. El SF-23 sigue sin ofrecer un rendimiento consistente y la gestión de los neumáticos continúa siendo un gran problema.

Charles Leclerc, Ferrari SF-23

No hubo confirmación. Cuando cayó la bandera a cuadros en Miami, el Ferrari de Sainz estaba a más de medio minuto, el de Leclerc a casi uno. En la fusión entre los dos coches de Maranello y el ganador Verstappen, además de Checo Pérez también están el Aston Martin de Fernando Alonso y el Mercedes de Russell, lo que dejó a la casa italiana en una incómoda cuarta fuerza del fin de semana. Una especie de Jeddah-bis, que de repente hizo retroceder a la Scuderia dos meses.

Lo más alarmante, incluso más que el negativo rendimiento general, es que el SF-23 se confirma como un monoplaza bipolar, quizá el peor escenario para los llamados a mejorar la situación.

"Nos falta consistencia", comentó Leclerc, "el comportamiento cambia de curva a curva, pasamos de un fuerte sobreviraje a un subviraje igualmente fuerte. Además, sufrimos mucho la influencia del viento, y por lo que a mí respecta, en la carrera me encontré con el coche saltando, y eso es algo que nunca me había pasado durante los entrenamientos libres y la calificación".

No será un interrogatorio fácil el que espera hoy a los ingenieros de la Scuderia. Incluso en lo que respecta a los neumáticos, la respuesta de los dos coches ha sido diferente. En el primer stint de la carrera (18 vueltas), Sainz, que salió con el neumático medio, perdió una brecha de cinco segundos con el líder Pérez. Con el neumático duro, Carlos, en las 39 vueltas que le separaban de la bandera a cuadros, vio cómo la diferencia con Pérez aumentaba a más de treinta segundos.

Charles Leclerc, Ferrari SF-23

Charles Leclerc, Ferrari SF-23

Photo by: Jake Grant / Motorsport Images

Para Leclerc, sin embargo, las cosas fueron un poco mejor una vez montados los neumáticos más duros. "En cada una de las carreras disputadas hasta ahora no hemos tenido muchas certezas", comentó Charles, "Cuando cambiamos de compuestos nunca sabemos lo que va a pasar, siempre es una incógnita. Tenemos que averiguar en la pista si el coche reaccionará bien y si los neumáticos encontrarán la ventana de uso adecuada. No es un escenario fácil para un piloto, se hace difícil ganar confianza y también encontrar el estilo de conducción adecuado, cambias juegos de neumáticos y el coche es diferente."

"El coche era difícil de conducir para ambos pilotos", confirmó Vasseur, director del equipo, "y esto se desprende de ver el rendimiento de Carlos y Charles. Sainz fue competitivo en la primera parte, luego luchó por conseguir un ritmo consistente después de cambiar a los neumáticos Duros, mientras que Leclerc tuvo problemas con los neumáticos Medios en las primeras vueltas y sólo consiguió encontrar un buen ritmo en la última parte.

El primer problema a resolver es, por tanto, la falta de consistencia en el rendimiento del SF-23, atribuible principalmente a la gestión de los neumáticos, que impide a los pilotos encontrar la confianza que tienen en la calificación.

La gestión de los neumáticos es un problema que persigue a Ferrari desde hace muchos años. Un periodo de tiempo en el que directores técnicos, pilotos, aerodinamistas y directores de equipo se han alternado en Maranello, sin llegar nunca a una solución eficaz. Ha habido temporadas (o medias temporadas) en las que el problema ha tenido menos repercusión, pero el tema siempre ha estado ahí. 

Entre los rivales de la Scuderia los hay que hace tiempo que decidieron reforzarse con técnicos especializados (en su mayoría ex-Bridgestone e incluso algún ingeniero con formación en Michelin) y surge la duda de si los conocimientos específicos en la materia no son tan mal negocio.

"Lo desconcertante", añade Leclerc, "es que a veces teníamos la convicción de que habíamos dado un paso adelante, luego te encuentras con una pista más caliente y vuelves a estar fuera de la carrera".

Una impresión que también confirmó Sainz: "Podemos empujar una vuelta", confirmó Carlos, "y luego en la siguiente eres más lento y no sabes por qué. Entonces levantas el pie e intentas no poner en peligro el final de la carrera". A la espera de poder llevar a la pista el primer kit de actualizaciones previsto para el SF-23, las dudas superan a las certezas.

Más de la Fórmula 1:
Carlos Sainz, Ferrari SF-23

Carlos Sainz, Ferrari SF-23

Photo by: Steven Tee / Motorsport Images

Be part of Motorsport community

Join the conversation
Artículo previo Mercedes: Imola nos dirá por qué el W14 es tan "tóxico" de conducir
Artículo siguiente Russell satisfecho en Miami tras derrotar a los Ferrari en carrera

Top Comments

Sign up for free

  • Get quick access to your favorite articles

  • Manage alerts on breaking news and favorite drivers

  • Make your voice heard with article commenting.

Motorsport prime

Discover premium content
Suscríbete

Edición

Espanol Espanol