La densidad del aire y la altura del Autódromo Hermanos Rodríguez beneficiará a Red Bull

La baja densidad del aire de México y la altura del Autódromo Hermanos Rodríguez favorecen a Red Bull y a su coche de Fórmula 1. Pero... ¿por qué?

La densidad del aire y la altura del Autódromo Hermanos Rodríguez beneficiará a Red Bull

El líder del campeonato, Max Verstappen, ganó las ediciones 2017 y 2018 del GP de México, aunque su toque con ambos Mercedes en 2019 le impidió convertir su pole en la tercera victoria consecutiva.

Una característica clave del Autódromo Hermanos Rodríguez ha sido propicia para el buen rendimiento de Red Bull en esa pista, y la desventaja de su motor respecto a sus rivales allí desaparece.

Ciudad de México se sitúa a 2240 metros por encima del nivel del mar, lo que significa que el aire es considerablemente menos denso de lo que vemos en la mayoría de los demás circuitos.

La densidad del aire al nivel del mar está alrededor de los 1.225kg/m3, mientras que en Ciudad de México, esa densidad baja aproximadamente un 78% produciendo un valor de 0.96kg/m3.

Por tanto, eso mete más trabajo a los componentes del turbo dentro de la unidad de potencia. Asumiendo el mismo volumen de aire que pasa a través de la toma, la turbina debe de girar más para meter la misma masa de aire en el compresor.

Entonces, el compresor incrementa la densidad del aire, introduciendo una mayor concentración de oxígeno para asegurar que el aire presurizado saque más potencia del motor de combustión.

En las temporadas anteriores, Red Bull ha tenido que luchar con trenes motrices con menor rendimiento absoluto comparado con el Mercedes, pero México tiene algo que de alguna manera iguala ese asunto.

Honda ha podido también aprovecharse de su experiencia en otras industrias para optimizar su turbo, usando ideas de los diseños de las turbinas de HondaJet para mejorar la frecuencia con la que el aire es forzado a entrar en el compresor.

Max Verstappen, Red Bull Racing RB16B

Max Verstappen, Red Bull Racing RB16B

Photo by: Steven Tee / Motorsport Images

Obviamente eso le da a Honda algo de ventaja ya que los motores de avión están diseñados para trabajar a gran altitud y eso significa que las aspas de la turbina pueden diseñarse para desplazar un volumen de aire mayor.

En la segunda mitad de los años ochenta, cuando competían de manera simultánea motores turbo y atmosféricos, la altitud de México favorecía a aquellos que utilizaban turbo, ya que los atmosféricos perdían alrededor de un 20% de potencia.

En 1988, el último año de la anterior época turbo, Alessandro Nannini fue el piloto que clasificó en la mejor posición entre los que montaban motores atmosféricos, a 3,2 segundos de la pole de Ayrton Senna, que paró el crono en 1:17.468.

El otro factor al que le afecta la densidad del aire es a la aerodinámica, que ve reducida drásticamente la cantidad de drag (resistencia al avance) que generalmente produce un coche de F1.

Más noticias sobre el Gran Premio de México de F1 2021::

Eso significa que los equipos pueden poner en pista sus coches con el nivel de carga más alto si penalizar en exceso, pero no solo se ve afectado el drag, el nivel de carga aerodinámica producida también se reduce por el efecto de la densidad del aire.

Aunque esto afecta a todos los equipos por igual, reduce la desventaja que generalmente tiene Red Bull con su diseño de alto rake, que produce de manera natural más resistencia al avance que, por ejemplo, Mercedes.

Dado que Red Bull ha rendido fuerte en México con coches que no estaban luchando por el campeonato, nos inclinamos a pensar que su RB16B debería ser la referencia de la carrera de este año.

 

compartidos
comentarios
Nico Hulkenberg rechaza finalmente mudarse a la IndyCar
Artículo previo

Nico Hulkenberg rechaza finalmente mudarse a la IndyCar

Artículo siguiente

Fórmula 1: le hemos dado un mayor valor económico a los equipos

Fórmula 1: le hemos dado un mayor valor económico a los equipos
Mostrar comentarios