El hombre detrás de Stéphane Peterhansel

Jean-Paul Cottret es el encargado de dictarle la ruta a Peterhansel y señala que su ego no se ve alterado porque su compañero se lleve toda la atención.

El nombre de Stéphane Peterhansel es el que más se reproduce en los medios de comunicación durante el Rally Dakar, pero él no va solo en el 2008 DKR. A su lado va un hombre de su entera confianza que no siempre recibe los reflectores que debería, pero que a Jean-Paul Cottret, su navegante, tampoco le interesa tener.

“No tengo problema con eso. No tengo problema con mi ego. Yo vengo a hacer mi trabajo de la mejor forma y la relación que tengo con Stéphane es muy buena, además, él piensa que hacemos un gran trabajo y para mí eso es lo importante”, expresó el navegante francés a motorsport.com.

No podíamos confiarnos, porque Stéphane y yo hemos perdido el podio en el último día"

Jean-Paul Cottret

“Nosotros somos una tripulación. Al finalizar la carrera, en el podio, somos una tripulación, un equipo, no es solo Stéphane el que sube al podio, al final lo hacemos dos”.

Cottret no considera que los últimos kilómetros fueran sencillos, eso a pesar de tener más de 40 minutos de ventaja sobre el segundo sitio ocupado por el qatarí Nasser Al-Attiyah.

“En cada kilómetro checas todos los sistemas, que no exista ninguna falla. No hay presión, pero hay que ser precavidos en el Dakar, saberlo manejar y seguir adelante. El Dakar nunca termina, siempre hay posibilidades de tener problemas mecánicos. Había que tener cuidado hasta llegar a la meta y confiar en nosotros.

“No podíamos confiarnos, porque Stéphane y yo hemos perdido el podio en el último día antes, así que no podíamos caer en esos excesos”.

Una ruta complicada

Para Jean-Paul Cottret, el Rally Dakar 2016 ha sido todo menos fácil, esto incluso durante la primera semana donde la navegación no fue tan exhaustiva como en otras ediciones. 

"Este año muchas partes han sido similares a los caminos del WRC", indicó el francés quien apuntó que la segunda semana fue un reto. "Para nada podía estar tranquilo. Los tres días en Salta, Belén y La Rioja fueron pruebas al estilo Dakar, más complicadas para todos. Eso es el Dakar. Fiambalá fue una etapa puramente del Dakar, es parte de la historia. 

"La navegación nunca es fácil. Cada día hay presión en esto porque podías perder el camino o un punto de control, y eso significaba tres o cuatro minutos. Era importante mantenernos concentrados hasta llegar a la meta". 

 

Escribe un comentario
Mostrar comentarios
Acerca de este artículo
Series Dakar
Evento Dakar 2016
Pilotos Jean-Paul Cottret
Equipos Peugeot Sport
Tipo de artículo Entrevista