Ramos: “El año que viene seguiremos con el Team Go Eleven en el WorldSBK”

El español Román Ramos está a punto de finalizar su segundo año en WorldSBK, una temporada en la que se ha consolidado como uno de los mejores pilotos sin apoyo de fábrica.

El piloto cántabro ha puntuando en todas las carreras de la presente temporada, excepto en las cuatro que se perdió por lesión. A sus 25 años cuenta con un destacable palmarés, que arrancó logrando el título en la Kawasaki Ninja Cup, con tan solo 16 años, para culminar como campeón de Europa de Supersport 600 en 2013, año en el que también ganó el CEV de Moto2. Actualmente marcha 15º clasificado en el certamen, habiéndose clasificado en el top 10 en varias ocasiones.

Ramos habló con motorsport.com antes de la última prueba del campeonato de las motos derivadas de serie, que se disputa el próximo fin de semana en Qatar.

Así analizaba el de Sta. Mª de Cayón su temporada, a falta de una prueba para la conclusión: “La verdad es que empezamos el año muy bien, con una moto mejor que la del año pasado. La evolución fue buena y en las primeras carreras me sentí muy bien, mejorando los resultados de la pasada temporada y puntuando en todas las carreras. Pero llegamos a Imola, una carrera a la que le tenía muchas ganas, porque allí hice en 2015 mi mejor resultado, y sufrí una caída en los libres por un problema con un neumático frio. Me lesioné y me perdí las dos carreras de Imola y Malasia. Regresé en Donington y volví a hacerlo bien, pese a no haber tocado una moto en dos meses por la lesión. Hasta la última carrera en Jerez todo ha seguido bien, puntuando siempre y mucho más cerca de los pilotos de delante y del top 10 que en 2015, así que estamos contentos”.

Sobre sus perspectivas para la próxima temporada, comentó: “El año que viene seguiremos con el Team Go Eleven, que tiene muchas ganas de seguir creciendo y por eso he decidido continuar con ellos. Me siento como en casa y es una gente increíble, trabajan muy bien. Además tampoco es que tuviera opciones mejores. Es importante tener amarrado ya el año que viene”.

“No veo tan lejos meterme entre los 7 u 8 primeros”

Sobre la Kawasaki ZX-10R que pilota en el Mundial, explicó: “En las primeras carreras en el WorldSBK llevábamos electrónica standard, casi de calle y tampoco llevábamos el cambio semiautomático. Este año llegó pronto la mejora y en Australia, sin haber hecho ningún test antes, fuimos rápido enseguida. La moto funciona muy bien pese a no ser una moto puntera, hay que ir siempre apretando, pero va muy bien para ir en los puestos en que nos movemos. El equipo y yo tenemos muchas ganas de seguir mejorándola para el año que viene, porque no veo tan lejos meterme entre los 7 u 8 primeros, sólo nos faltan un par de décimas por vuelta. Sería genial movernos por esos puestos, en los que además hay más pelea”.

Cuestionado acerca del apoyo recibido por la fábrica japonesa, fue tajante: “No nos apoya en absoluto. El jueves de carrera llevamos la centralita a Kawasaki oficial, nos ponen el mapa, lo traen y a partir de ahí a trabajar. No contamos con ningún dato más de ellos”.

“El objetivo es estar en el top 10 habitualmente”

Su planteamiento de cara al próximo curso es más ambicioso: “El objetivo para la próxima temporada es estar en el top10 habitualmente. Sabemos que el año que viene llegan más pilotos y más equipos, pero hay que seguir luchando ahí”.

Siendo habitualmente uno de los mejores pilotos sin apoyo de fábrica, por desgracia al cántabro no le extraña que los equipos oficiales no se fijen en sus resultados: “Al final vienen pilotos de MotoGP, con nombre, con mundiales en su haber y es muy complicado que un equipo de los punteros se fije en ti. Primero porque no tienes apoyos y segundo porque no tienes nombre y no has hecho grandes resultados”.

Y agregó al respecto: “Los que estamos detrás con una moto privada siempre pensamos lo que podríamos hacer con una moto oficial. No sé si llegará algún día la oportunidad, pero seguiré luchando por ello. Mi sueño es tener una moto buena y ser campeón del mundo, es por lo que voy a luchar hasta el día que me canse y me quede en casa. Pero ahora lo que quiero es luchar al 100% y creo que la oportunidad tendría que llegar algún día”.

“Si para estar en MotoGP es difícil encontrar apoyos, para el WorldSBK lo es mucho más”

En cuanto a la falta de patrocinadores, explicó: “Si para estar en el Mundial de MotoGP es difícil encontrar apoyos, para el WorldSBK lo es mucho más. No hay tanta TV ni tantos medios, al menos en España. Pero creo que esto está mejorando. Hablo mucho con Xavi (Forés) y Jordi (Torres) de esto y estamos encantados de que vengan a los circuitos más aficionados españoles y se acerquen a nosotros en el paddock, va despacio pero poco a poco se va notando”.

Al ser el único piloto del norte de España y en particular de Cantabria que compite a ese nivel, es de extrañar que no cuente con apoyos de esa zona: “Es aún más difícil, ni el Gobierno ni las empresas grandes de allí nos han apoyado. Me dan una pequeña beca que es la misma que le dan a cualquier deportista de cualquier especialidad. Hay otros deportes a los que apoyan mucho más”.

Por último, Ramos comentó sus expectativas de cara a la última cita en Losail: “Es un circuito que me gusta aunque el año pasado no fue demasiado bien y nos costó mucho ir rápido por el grip. Pero en Jerez, en 2015, nos pasó lo mismo y este año hemos ido mejor, así que espero que allí también mejoremos y podamos luchar por el top 10”.

Escribe un comentario
Mostrar comentarios
Acerca de este artículo
Series WSBK
Pilotos Roman Ramos
Equipos Team Go Eleven
Tipo de artículo Entrevista

Zona roja: lo que ahora está en tendencia