La victoria de Trump amenazó el Rally de México

La elección de Donald Trump como presidente de EE UU pudo costar a México su cita con el Mundial de Rallies.

Durante su campaña y en las semanas después de su toma de posesión como presidente, Trump subrayó su deseo de imponer controles más estrictos en los movimientos entre EE UU y México y esa política tuvo un efecto inmediato en el valor del peso mexicano, que cayó a mínimos históricos frente al dólar estadounidense. 

Esto provocó un aumento de los costes de suministros para los organizadores del Rally de México y junto con la pérdida de Volkswagen como patrocinador principal parece que pusieron contra las cuerdas la cita mexicana. 

El director del rally, Patrick Suberville, negó que el evento estuviera nunca en duda, pero dijo que la elección de Trump no ayudó a los preparativos.

"Toda la historia de Trump causó una devaluación del 40% en una seaman", dijo Suberville a Motorsport.com. "La mayoría de las cosas que usamos [en el rally] vienen de EE UU y de repente fueron mucho más caras". 

"El evento estuvo en problemas este año porque perdimos a nuestro patrocinador principal tres meses antes del inicio; nos enteramos de que Volkswagen se iba cuando fuimos a firmar el contrato con ellos".

"El Gobierno nos ayudó. Vieron que estábamos en problemas y nos ayudaron". 

Respaldo por los problemas en la etapa de Ciudad de México

El evento no se celebró sin dificultades, con algunas quejas dirigiéndose a los organizadores por celebrar la primera etapa en Ciudad de México, a 400 kilómetros de la base de operaciones del evento. 

El recorrido por la plaza del Zócalo, que fue respaldado económicamente por el Gobierno mexicano, fue criticado por su tardía hora de inicio así como por la logística. Esas quejas aumentaron de volumen cuando las dos primeras etapas en gravilla fueron canceladas después de que los coches no llegaran a tiempo a León debido a problemas con el tráfico. 

A pesar de estas preocupaciones, los equipos del WRC dieron su apoyo a la decisión de visitar la capital y dijeron que la etapa amplió la aceptación de la cita.

"Si esta etapa no se hubiera celebrado, el rally habrá sido cancelado. Tenemos que pensar en ello", dijo el jefe de Citroen, Yves Matton.

"No diré que no podemos hacerlo de nuevo, es una buena oportunidad. Tener la oportunidad de ir a un sitio como Ciudad de México, donde tienes 22 millones de personas, es el objetivo de lo que estamos tratando de hacer: llegar a la gente allí donde viven". 

"Muy poca gente de México estará en León para ver el rally, por lo que Ciudad de México tiene un gran interés para los fabricantes". 

El jefe de M-Sport, Malcolm Wilson, añadió: "Tienes que quitarte el sombrero por lo que han logrado en tan poco tiempo. Ahora, hemos aprendido varias lecciones, pero no será crítico para ellos de ninguna forma". 

Escribe un comentario
Mostrar comentarios
Acerca de este artículo
Series WRC
Evento Rally de México
Tipo de artículo Noticias de última hora