Ogier dice que "no tengo nada que perder" con M-Sport

El francés Sébastien Ogier habló para Red Bull, uno de los promotores del Campeonato Mundial de Rallies, donde explicó porque eligió a M-Sport para su continuidad.

La lógica indicaba que Sébastien Ogier, un cuatro veces campeón del mundo del WRC, ficharía por un equipo oficial ante la salida de Vollswagen del Mundial de Rallies; sin embargo, el francés se decantó por el único equipo privado que competirá ante Toyota, Citroën y Hyundai la próxima temporada. 

Con 33 años de edad, Ogier tiene un curriculum que le permite darse el lujo de rechazar ofertas y ahora quiere afrontar un nuevo reto que considera solo le puede ofrecer M-Sport. "He logrado mucho estos últimos años, pero siento que estoy en una posición que no tengo nada que perder. Ya no tengo nada que probar". 

Las palabras de Ogier pueden sonar a pedantería pero no lo son. Él se encuentra dentro de los cuatro pilotos más exitosos de la serie, es parte del trío que ha conseguido cuatro campeonatos, por delante de ellos solo está Sébastien Loeb con sus nueve coronas. Además ha ganado 38 eventos, el segundo máximo vencedor de la serie, una vez más por detrás de su compatriota. Para él todos esos números son maravillosos pero parece decidido a demostrar que su talento puede verse en cualquier coche, incluyendo un Ford Fiesta que no cuenta con el respaldo de la fábrica como sus rivales. 

"Voy a hacer lo mejor posible y definitivamente es un buen reto intentar traer a este equipo de vuelta al éxito después de muchos años de lucha. Tuve dos días esta semana en Suecia para la primera prueba. Voy a tener otra prueba en enero antes de la primera competencia por lo que no habrá mucho tiempo en este coche por lo que espero que la sensación llegue rápidamente. Por eso que dije que tenemos un gran reto frente a nosotros y es un poco pronto para saber lo que vamos a ser capaces de lograr".

Cambio de mentalidad

Ogier destacó que su forma de afrontar las competencias ha cambiado en los últimos meses con el nacimiento de su primer hijo. 

"Eso ha hecho más difícil salir de casa. Convertirme en padre cambió mi vida. Me hace pensar un poco diferente y tener una perspectiva diferente sobre la vida con seguridad. Había muchos años cuando estaba completamente concentrado en las carreras y por supuesto ahora continúo haciéndolo profesionalmente y dando lo mejor de mí, pero quiero dar un tiempo y disfrutar del tiempo con mi familia. Quiero ser un buen padre, que es uno de mis objetivos ahora". 

"Se ha vuelto más difícil salir y se pondrá peor y peor cuando crezca y empiece a hablar. Estoy seguro de que su madre le enseñará su primera frase que será 'papá, quédate en casa'. Hemos tenido tantos buenos momentos este año y no podría estar más contento en este momento". 

Campeonatos difíciles

Sébastien Ogier lleva nueve temporadas en el WRC, aunque en un principio lo hizo en la serie Junior cuando era protegido de Citroën. Con cuatro campeonatos en su bolsa cree que aún tiene sueños por cumplir en el WRC. 

"A lo largo de los 10 años he estado volando, pero al mismo tiempo hemos logrado mucho más de lo que esperaba hace 10 años".

"Cuando empecé esperaba llegar al WRC y el sueño supremo era ser campeón del mundo y lo conseguimos, y aún más. Ahora soy cuatro veces campeón del mundo. Ha sido una aventura fantástica durante esos 10 años y es no ha terminado. Veamos lo que trae el futuro ahora". 

Escribe un comentario
Mostrar comentarios
Acerca de este artículo
Series WRC
Tipo de artículo Noticias de última hora