Loeb arriesgó y volvió a la victoria en el Rally Mundial

compartidos
comentarios
Loeb arriesgó y volvió a la victoria en el Rally Mundial
Jacobo Vega
Por: Jacobo Vega , Director
28 oct. 2018 13:07

El nueve veces campeón del mundo hizo valer su experiencia con una inteligente elección de neumáticos para conseguir su primer triunfo en el Rally Mundial desde mayo de 2013 en Argentina.

Loeb daba vueltas alrededor de su coche en la asistencia de Port Aventura. Hablaba con su ingeniero, se asomaba y miraba al cielo. Sus dos compañeros habían decidido montar neumáticos blandos y él optaba también por esa estrategia. Pero no estaba convencido del todo. Cuando el reloj indicaba que se estaba acabando el tiempo de la asistencia, Seb decidía que no, que había que arriesgar y ponía los neumáticos duros, haciendo caso de los ouvriers y de los meteorólogos que le aseguraban que no iba a llover.

Una decisión final que vale un rally, la victoria número ochenta del francés, nueve veces campeón del mundo, que llegaba a Salou casi de vacaciones y se vuelve con un nuevo trofeo para su colección.

En la lucha por el mundial, sin descartar del todo a Ott Tanak, lo interesante estaba en ver que sucedía entre Neuville y Ogier. La ventaja del actual campeón del mundo antes de la power stage parecía insalvable para un Neuville al que le tocaba arriesgar, sin perder de vista que en Australia quizás le interesaba salir detrás de Ogier en la primera jornada. Ogier salvaba los muebles entrando en meta a 2.9 segundos de Loeb en segunda posición. El belga perdía el podio en favor de un Evans que de manera un poco furtiva, sin la atención de los medios, conseguía completar un fantástico rally.

Dani Sordo, tras la decepcionante jornada del sábado, lograba mantenerse en los tiempos, siempre pendiente de no molestar a su jefe de filas y ganando la posición de un desafortunado Latvala, que volvía a pinchar en el penúltimo tramo de la jornada.

A falta de un rally, Ogier se pone al frente del mundial, con 204 puntos, tres más que Neuville, con 201 y 23 más que Tanak que, matemáticamente todavía puede ser campeón del mundo. Sordo es séptimo con 71. En constructores Toyota sigue liderando con 331 puntos, 12 más que Hyundai y 25 más que Ford.

Loeb arriesga con los neumáticos

Los tramos mañaneros estaban muy complicados por la meteorología. La carretera estaba muy húmeda, pero había zonas secas y no llovía, por lo que se iba a ir secando a medida que pasaran los coches. La elección de neumáticos era complicada, nadie quiso arriesgar y lo más acertado parecía montar los blandos, que ofrecen más agarre en condiciones de humedad. ¿He dicho nadie? Sólo un valiente fue capaz de leer perfectamente las condiciones de los tramos y arriesgarse a hacer lo contrario que los demás pilotos: Sebastien Loeb. Sin presión alguna, el nueve veces campeón del mundo quiso hacer lo contrario que sus rivales y lanzarse a ganar el rally con los neumáticos duros.

"Por la mañana era difícil tomar una decisión, pero con la información que teníamos y la experiencia con estos neumáticos sabíamos que sería una buena elección" dijo el campeón francés.

"Hemos ido a tope en los dos tramos y aún quedan otros dos. Me sorprende que nadie más haya elegido estos neumáticos, porque era la mejor opción. Sería fantástico ganar de nuevo, pero no quiero adelantarme, aun quedan dos tramos. 30 segundos antes de salir decidí poner los duros, dije que pusiéramos blandos y luego cambié de opinión y pusimos los duros" en una decisión que resultó fundamental, ya que fue más rápido que los demás pilotos y a falta de dos especiales se puso líder del rally, con 7 segundos de ventaja sobre Latvala y 10 sobre un contrariado Ogier, que cuando vio a su eterno rival en lo alto de la table se le desencajó la cara.

"Lo más importante para nosotros es lo que haga Thierry (Neuville) ya lo dijimos ayer. Seb (Loeb) se la ha jugado y le ha funcionado, pero para alguien que se juega el título, habría sido demasiado arriesgado" explicó Ogier para justificar su decisión con los neumáticos.

Tanak se lleva la power stage

En el reagrupamiento, con los tramos prácticamente secos, ya ninguno de los pilotos volvió a elegir los slicks blandos, salvo Al Qassimi que sus razones tendría. Lappi decidía montar sólo 3 duros, pero el resto de los coches, optaban por copiar la táctica de Loeb en la pasada de la mañana.

Tanak, que hasta su pinchazo se estaba mostrando como el piloto más rápido se sacó la espinita con la power stage, consiguiendo el mejor tiempo y manteniéndose vivo en el mundial. "Estamos muy decepcionados" comentó, "está más o menos imposible, pero nunca me doy por vencido".

Ogier redondeaba la jornada con la segunda posición de la power stage y nuevo liderato del mundial y con el objetivo cumplido de ganar a Neuville. "El principal objetivo era terminar por delante de Thierry y eso es positivo para el campeonato" comentó escuetamente, seguramente contrariado por ver que su archienemigo Loeb se iba a llevar la victoria.

Loeb, sin arriesgar en exceso en la segunda pasada, pese al trompo cometido en la rotonda de Riudecanyes y después de cimentar la victoria en los dos tramos de la mañana, llegaba a la meta incrédulo y muy satisfecho de lo conseguido. "No me lo creo, cada mañana luchaba para encontrar el ritmo, menos hoy. He podido volver a sentir el coche y he podido apretar. No puedo creer que esté ganando un rally de nuevo" explicó el de Alsacia.

Neuville, cedía el podio y el liderato del mundial en la power stage, condicionado por como se encontró la pista en su turno. El belga se encontró una roca en la carretera que le destrozó una rueda y llegó a meta como pudo. El piloto de Hyundai explicó de esta manera el incidente: "Evans, que iba delante de nosotros pilló una piedra grande de la cuneta y la metió en la pista, he tratado de evitarla pero no he podido".

La última prueba del mundial se disputará en tierras australianas a partir del día 15 de noviembre. 

Next article
Ogier y Loeb persiguen a Latvala por la victoria en España

Previous article

Ogier y Loeb persiguen a Latvala por la victoria en España

Next article

Loeb admite que tras ganar, competir en 2019 suena más tentador

Loeb admite que tras ganar, competir en 2019 suena más tentador
Load comments