Fórmula 1
R
GP de Austria
02 jul.
-
05 jul.
Fórmula E
05 jun.
-
06 jun.
Próximo evento en
R
Berlín E-Prix
20 jun.
-
21 jun.
Próximo evento en
MotoGP
R
GP de Italia
28 may.
-
31 may.
Próximo evento en
R
GP de Alemania
18 jun.
-
21 jun.
Próximo evento en
WSBK
R
Imola
08 may.
-
10 may.
Próximo evento en
R
Aragón
22 may.
-
24 may.
Próximo evento en
WRC
12 mar.
-
15 mar.
Evento finalizado
R
Rally de Kenia
16 jul.
-
19 jul.
Próximo evento en
WEC
13 ago.
-
15 ago.
Próximo evento en
R
Bahrein
19 nov.
-
21 nov.
Próximo evento en
IndyCar
R
Texas
04 jun.
-
06 jun.
Próximo evento en
R
Road America
19 jun.
-
21 jun.
Próximo evento en
Historias Top 2019
Tema

Historias Top 2019

Historias top 2019, #17: Las controversias en los Supercars

compartidos
comentarios
Historias top 2019, #17: Las controversias en los Supercars
Por:
Traducido por: Luis Ramírez
18 dic. 2019 0:00

La carrera Bathurst 1000 trajo una serie de controversias que terminaron por definirse hasta día después de la competencia.

Lo que debería haber sido una victoria en la Bathurst 1000 para la pareja de DJR Team Penske, Scott McLaughlin y Alex Premat, fue eclipsada por acusaciones de fraude y por un récord de multas por valor de 280.000 dólares. 

En el momento en que la competencia anual al Monte Panorama rodaba ya había una tensión latente entre el DJR Team Penske y gran parte del paddock. El todo-conquistador Ford Mustang había arrugado muchas plumas, y sus rivales estaban convencidos de que era capaz de producir demasiada adherencia en curva, especialmente en tramos de alta velocidad. 

Pero por muy amarga que fuera la disputa por la paridad, no fue nada comparado con el colapso de uno de los Bathurst 1000 más controvertidos de todos los tiempos. Y todo comenzó con la ahora infame orden de ir despacio.

En la vuelta 130, con Jamie Whincup y McLaughlin a la cabeza, el Safety Car fue llamado para recuperar el vehículo de Alexander Rossi, quien quedó varado en la trampa de arena en la última curva.

Fabian Coulthard, tercero en el segundo Penske Mustang, tenía a los líderes en la mira cuando el SC entró a la pista, antes de caer, muy atrás en el curso de la vuelta, causando un cuello de botella de pilotos enojados detrás de él.

Inicialmente parecía un caso estándar de tratar de evitar un doble amontonamiento, pero eso no fue lo que hizo que los equipos rivales se enfadaran. En su lugar, fue el hecho de que al retener al resto de los competidores, había enmascarado un momento de vulnerabilidad estratégica tanto para McLaughlin como para Whincup.

Con una serie de coches que se habían detenido durante el periodo anterior del Coche de Seguridad para obtener una ventaja en el consumo de combustible, los dos líderes se arriesgaron a caer a la parte trasera de los cinco primeros puestos con la sincronización de la precaución ocasionada por Rossi. Hasta que, por supuesto, la intervención de Coulthard construyó una ventana lo suficientemente grande como para evitar una desventaja para ellos.

La saga fue acompañada por un cómico intercambio de radio entre Coulthard y su ingeniero Mark Fenning, quien enfatizó que él no sabía dónde estaba el incidente y pronunció mal la palabra "escombros". Al mismo tiempo, el otro lado del mismo garaje le decía a McLaughlin que empujara tan fuerte como pudiera para entrar al pitlane.

La acción no fue bien recibida por algunas personas en el paddock, como por ejemplo, el jefe del Erebus, Barry Ryan, quien fue el más franco cuando calificó las maniobras del equipo de "flagrante engaño".

Los resultados se dejaron provisionales hasta el fin de semana siguiente, cuando una audiencia encontró al DJRTP culpable de una violación de la Obligación de Equidad. El equipo fue abofeteado con una multa récord de $250,000, de los cuales $100,000 fueron suspendidos, pero también fueron despojado de los puntos del campeonato de su equipo en esa carrera, pero mantuvieron la victoria de McLaughlin y Premat.

Cuatro semanas después, el mismo día en que McLaughlin logró el título de Supercars 2019 en Sandown, surgió una segunda controversia de Bathurst.

Técnicamente comenzó el sábado por la noche en Bathurst; cuando el recién llegado Scott McLaughlin logró la pole que rompió el récord de vueltas en el Top 10 Shootout, DJRTP solicitó permiso para instalar un nuevo motor en el Mustang #17 después de detectar algunas irregularidades en los datos.

El motor se selló inmediatamente y se añadió a la lista de unidades que serían sometidas a controles posteriores a la carrera, una lista que más tarde incluiría también el motor ganador de la carrera de McLaughlin.

Cuando se completaron semanas más tarde las comprobaciones, se reveló que el motor de carrera estaba bien, pero el motor que calificaba excedía las tolerancias de elevación de la válvula. Así, los comisarios se quedaron con la difícil situación de intentar penalizar a un coche que se había clasificado con un motor ilegal, pero que ganó con uno legal.

El resultado fue una multa de $30,000, McLaughlin y Premat siendo despojados de su pole de Bathurst, y, curiosamente, puestos en la parte trasera de la parrilla de Sandown. Pero el resultado final de la carrera de Bathurst se mantuvo sin cambios. 

El doble drama de Bathurst no sólo hizo que el equipo dejara una serie de listas de tarjetas de Navidad, sino que también causó una fisura entre McLaughlin y gran parte del grupo de pilotos. 

Ese domingo por la noche en Sandown, McLaughlin se refirió al paddock como "tóxico" al explicar por qué sus celebraciones por el título estaban tan apagadas.

También lee:

winners Scott McLaughlin, Alexandre Prémat, DJR Team Penske

winners Scott McLaughlin, Alexandre Prémat, DJR Team Penske

Photo by: DJR Team Penske

Artículo siguiente
 'Ronda Game of Thrones' en Australia

Artículo previo

'Ronda Game of Thrones' en Australia

Artículo siguiente

¿El campeón de los Supercars de Australia a la IndyCar?

¿El campeón de los Supercars de Australia a la IndyCar?
Mostrar comentarios

Sobre este artículo

Campeonatos Supercars
Pilotos Alexandre Prémat , Scott McLaughlin
Equipos DJR Team Penske
Autor Andrew van Leeuwen