Problemas mecánicos le costaron la carrera a Dillon

Austin Dillon nunca pensó que tendría tantos problemas antes del arranque de la O’Reilly Auto Parts 500 que le costaron 12 vueltas en el garaje.

Mientras que la vuelta de formación se desarrollaba sin complicaciones en el Texas Motor Speedway, Austin Dillon se vio obligado a llevar al Nº 3 de Richard Childress Racing a los garajes. 

"Tan pronto como hice una vuelta antes de la carrera pude sentir que algo estaba roto", dijo Dillon. "Tuvimos que ir al garaje y hacer reparaciones antes de que pudiéramos empezar la carrera. Es una mierda”.

"Todo el mundo sabe que tendrás días como ese en el transcurso de una temporada de 38 carreras, pero nadie quiere eso nunca".

Mientras estaba en el garaje, el equipo de Dillon descubrió que necesitaba fijar tanto el soporte de la barra de la oruga como el brazo de control superior en su Chevrolet. Finalmente volvió a la carrera en la vuelta 13 y terminó 33º.

"Hemos trabajado duro toda la carrera sólo tratando de hacer las vueltas y ganar posiciones", dijo Dillon. "El (coche) realmente fue rápido hoy, simplemente no tuvimos la oportunidad de mostrarlo".

Poco después de regresar a la carrera, el dueño del equipo de Dillon y su abuelo, Richard Childress, se disculpó con él por la radio del equipo.

"Lo único que podemos hacer ahora es esperar el desgaste", dijo. "Perdón por esto. Nunca debería haber ocurrido”.

Ninguno de los coches de RCR tuvo un día particularmente bueno en Texas. Los compañeros de equipo de Dillon, Ryan Newman y Paul Menard, terminaron 26º y 36º, respectivamente.

Escribe un comentario
Mostrar comentarios
Acerca de este artículo
Series NASCAR Cup , NASCAR
Evento Texas
Pista Texas Motor Speedway
Pilotos Austin Dillon
Equipos Richard Childress Racing
Tipo de artículo Noticias de última hora
Etiquetas chevrolet, richard childress