VR46 reduce gastos: rechaza la Ducati GP23 y cierra Moto2

El equipo de Valentino Rossi no dispondrá en 2023 de la última versión de la Ducati de MotoGP, tras decidir contener el gasto y ahorrarse más de un millón de euros.

Luca Marini, equipo VR46 Racing

El debut del Team VR46 con plaza propia en el Mundial de MotoGP 2022 fue por todo lo alto, asociados a Ducati y con una moto full factory Desmosedici GP22, la misma que iban a usar, sobre el papel, los pilotos del equipo oficial. Tras firmar un contrato de tres años con la casa de Bolonia, el equipo propiedad de Valentino Rossi se aseguró tener derecho, en cada uno de esos tres cursos hasta final de 2024, a disponer, como mínimo, de una moto último modelo, una garantía que, con vistas a 2023, el propio VR46 ha declinado tratando de contener el gasto en su segundo año en solitario en la clase reina.

Tras debutar en MotoGP alquilando una plaza a Avintia Racing en 2021, año en el que VR46 hizo debutar a Luca Marini al manillar de una GP20, en 2022 y ya en solitario con plaza propia, el equipo de Rossi dispuso de una GP22 para el propio Marini, mientras que el ahora debutante y rookie del año Marco Bezzecchi, lo hizo sentado en una GP21 (que en realidad era una GP20, ya que por la pandemia se decretó un año de congelación en el desarrollo en 2021).

El acuerdo inicial entre Ducati y VR46 de cara a 2023 iba a mantener esa misma dinámica, con una GP23, teóricamente para Marini, y una GP22 para Bezzecchi. Sin embargo, en el último momento la escudería con sede en Tavullia tomó la decisión de ajustar el gasto de cara al próximo curso, con una serie de medidas que, entre otros, llevó a renunciar a la GP23 y apostar por mantener a Marini en la misma moto con la que ha competido este año, idéntico material con el que contará Bezzecchi, quien sí da un salto por lo que respecta a la maquinaria.

Con esta decisión, el equipo de Rossi se ahorra, de entrada, un millón de euros. La tarifa de Ducati es de dos millones por la moto del año (dos unidades) y un millón por una moto del año anterior. Esa cantidad da derecho a los motores que permite el reglamento (ocho en 2023) y a un número limitado de piezas de recambio, así como al apoyo de ingenieros de la fábrica. Si al final de la temporada el piloto no sufre excesivas caídas el gasto se sostiene. Si, por el contrario, las caídas abundan, como en el caso de Bezzecchi, que en 2022 fue el segundo corredor que más veces se fue al suelo (23), el gasto por piezas de recambio se puede disparar y alcanza hasta el medio millón de euros.

También lee:

A diferencia de la Fórmula 1, donde los equipos privados pagan los coches y motores, y reciben compensación económica del organizador por sus resultados deportivos, el sistema en MotoGP siempre ha buscado ser equitativo y garantizar la supervivencia de los equipos, logren o no éxitos deportivos. De esta manera, el promotor del campeonato, Dorna, paga a cada equipo privado de la clase reina un canon fijo plaza que se establece junto a IRTA y la MSMA, y que, sobre el papel, debe cubrir gran parte del gasto en la compra de una moto estándar, que rondaría el millón de euros. Con esta maniobra, en 2023 VR46 igualará, prácticamente, el ingreso por canon con el gasto por las motos, garantizando cubrir la temporada sin sobresaltos económicos.

Adiós a Moto2

No será, sin embargo, el único recorte que afrontará la estructura italiana la próxima temporada, ya que el equipo de Moto2, que llevaba en el campeonato de la clase intermedia desde 2017, cerrará sus puertas tras seis temporadas y dos títulos, el de pilotos con Pecco Bagnaia en 2018, y el de equipos, con Bezzecchi y Marini, en 2020. Un cierre que se une al del equipo de Moto3, que ya bajó la persiana al final de la temporada 2020, cuando perdió el apoyo de Sky TV Italia, aunque mantuvo una moto en 2021, asociado a Avintia.

Como Academy, VR46 aparece en la denominación del equipo Yamaha VR46 Master Camp Team, una formación que depende del fabricante japonés, que es quien corre con todos los gastos y donde no compiten pilotos de la academia de Rossi (Manu González y Kohta Nozane).

Además del ahorro que significa cerrar el equipo de Moto2, VR46 ha podido hacer negocio, vendiendo la plaza a Fantic y colocando en ese nuevo equipo a sus pilotos, Celestino Vietti y Noccolò Antonelli.

Uccio Salucci, Team Director VR46

Uccio Salucci, Team Director VR46

Be part of Motorsport community

Join the conversation
Artículo previo Ducati pone fecha de presentación de su MotoGP 2023
Artículo siguiente Morbidelli: A la gente no le importa cuando tienes problemas en MotoGP

Top Comments

Sign up for free

  • Get quick access to your favorite articles

  • Manage alerts on breaking news and favorite drivers

  • Make your voice heard with article commenting.

Motorsport prime

Discover premium content
Suscríbete

Edición

Espanol Espanol