Análisis

Cómo gestiona VR46 su conflicto de intereses con Bezzecchi en MotoGP

La eclosión de Marco Bezzecchi en MotoGP y su situación contractual pone en relieve el posible conflicto de intereses de VR46 como agente y equipo del piloto. Motorsport.com ha hablado con las partes implicadas para averiguar cómo maneja esa dualidad la compañía de Valentino Rossi.

Ganador carrera Sprint Marco Bezzecchi, VR46 Racing Team

El caso Bezzecchi amplifica una realidad completamente lógica si tenemos en cuenta que la misma corporación que le representa también es la propietaria del equipo en el que compite, y con el que está negociando la ampliación del contrato que expira a final de este curso. En su segunda temporada en MotoGP, el chico de Rimini, de 24 años, ha cogido el testigo dejado por Enea Bastianini para convertirse en un invitado inesperado en la gresca por el título.

Antes de la novena parada del calendario que el primer fin de semana de agosto se celebrará en Silverstone, Bezzechi figura el tercero en la tabla general, con 1 punto menos que Jorge Martín y 36 menos que Pecco Bagnaia, el líder, tras haber ganado dos grandes premios (Argentina y Francia) y sumado cuatro podios en total. Ese salto de calidad le ha colocado en el foco del mercado con vistas a 2024, a la vez que ha magnificado la compleja gestión que VR46 debe hacer de la situación. En la mayoría de negociaciones, los representantes de los corredores buscan cerrar el mejor acuerdo para sus clientes, tanto en la vertiente económica como en la deportiva. Eso genera un tira y afloja con los ejecutivos de las escuderías, quienes, evidentemente, también miran por sus intereses.

Pero ¿qué ocurre cuando la matriz de los dos cabeceros de la mesa es la misma? La solución introducida por VR46 desde principios de año fue la de dividir la parte operacional de su estructura en dos cuerpos diferenciados: equipo y Academy. Sobre el papel, esa fórmula tiene lógica, aunque tampoco resuelve del todo un problema que se hace evidente en el caso de Bezzecchi y su futuro a corto plazo. Eso sí, en el planteamiento que hacen las dos divisiones queda bien claro que el bienestar del piloto, en toda su dimensión, es el objetivo prioritario, por encima de las preferencias que pueda tener la escudería (Mooney) y la Academy.

Valentino Rossi, Marco Bezzecchi, VR46 Racing Team

Valentino Rossi, Marco Bezzecchi, VR46 Racing Team

Photo by: Gold and Goose / Motorsport Images

En condiciones normales, la evolución natural para alguien que ha dado el salto de calidad evidenciado por el #72 durante este ejercicio llevaría a sus agentes a buscarle un encaje en Pramac, dado que la formación de Paolo Campinoti ejerce como una especie de segundo equipo de fábrica de Ducati, y recibe más apoyo que nadie del fabricante de Borgo Panigale. Sin embargo, esa posibilidad no es la prioritaria si escuchamos a Uccio Salucci, director del Mooney VR46. El corredor, por su parte, insiste en que se encuentra como en casa en su actual entorno, y que no ve motivos para cambiar. La mano derecha de Rossi quiere retener a Bezzecchi, algo comprensible y por lo que cualquiera en su caso pelearía. No obstante, Salucci tiene otra tratativa en marcha, en este caso con Ducati, para intentar ganar peso como equipo satélite del constructor boloñés.

"Le hemos pedido a Gigi [Dall’Igna, director general de Ducati] una moto oficial para Marco en 2024. Lo mismo que tenía Marini el año pasado. Y también hemos pedido un contrato directamente con la fábrica. Básicamente, las mismas condiciones que tienen [Jorge] Martín y [Johann] Zarco". explica Salucci en conversación con Motorsport.com. "Espero que Ducati nos ofrezca el respaldo que nos merecemos para poder mantener a Bezzecchi. Si no lo conseguimos, lo normal sería que fuera a Pramac", añade Uccio. Evidentemente, es en este punto donde ‘Bez’ y la Academy deberán decir la suya.

Más de MotoGP:

Quien habla a continuación es Francesco Secchiaroli, fichado por VR46 este 2023 y quien defiende las carpetas de Bezzecchi y Luca Marini. La nueva incorporación trabaja codo con codo con Gianluca Falcioni, director general de la compañía y quien lleva las carpetas de Bagnaia y Franco Morbidelli. Preguntado por ese posible conflicto, él defiende la honestidad como elemento articulador de todo. "Lo encaramos con mucha profesionalidad. Los papeles de cada uno están muy bien definidos. Nosotros, como Academy, tenemos nuestros intereses, y el equipo tiene los suyos. Marco tiene dos contratos: uno con nosotros y otro, con el equipo. Nuestro objetivo como agentes es encontrarle el mejor lugar posible para que pueda exprimir su talento", prosigue Secchiaroli, que asegura sentarse a negociar con Salucci, de la misma forma que lo haría con cualquier otro director de equipo. "Yo solo estoy vinculado al área de representación. Soy la parte contraria a la escudería. Para mí, negociar con Uccio es como hacerlo con Lin Jarvis. Lo bueno es que somos amigos, y eso nos permite decirnos las cosas a la cara", argumenta el italiano.

Consultados los puntos de vista de la Academy y del Mooney, la tercera variable de la ecuación corresponde a Ducati, que tiene que responder a todas las peticiones que le llegan y cumplir con los compromisos adquiridos. Eso supone, además de hacerse cargo del taller oficial (Bagnaia y Bastianini), abastecer a Pramac, con quien tiene vínculo hasta finales de 2024, además de VR46 y Gresini (Alex Márquez y Fabio Di Giannantonio).

Marco Bezzecchi, VR46 Racing Team

Marco Bezzecchi, VR46 Racing Team

Photo by: Gold and Goose / Motorsport Images

Preguntado por las mencionadas demandas del Mooney en lo relativo a Bezzecchi, Paolo Ciabatti, director deportivo de la marca de las motos rojas, entiende perfectamente esa perspectiva, aunque eso no signifique que esté en condiciones de complacer a su cliente, sobre todo en aquello que se refiere al material. "De entrada, ha quedado bastante demostrado que a la moto de Marco no le falta nada para ganar. Ahora, la diferencia de potencial entre nuestros modelos es mínima, pero la gestión de las versiones nuevas sí que se complica", reflexiona Ciabatti a quien escribe estas líneas. En este sentido vale la pena resaltar que VR46 optó en su momento por contratar a sus propios técnicos, como es el caso de Matteo Flamini y David Muñoz, responsables del grupo de Bezzecchi y Marini, respectivamente, mientras que Pramac se nutre de más efectivos de Ducati.

"Una moto que llega a final de año como campeona del mundo ya sabemos cómo funciona y requiere mucho menos esfuerzo de desarrollo que una nueva", añade el directivo, que estos días trabaja en dar con la fórmula que mantenga contenta a todas las partes implicadas, algo nada fácil si tenemos en cuenta todos los intereses cruzados que hay: el piloto y la Academy, el equipo (Mooney), Pramac y Ducati.

Marco Bezzecchi, VR46 Racing Team, celebra con su equipo

Marco Bezzecchi, VR46 Racing Team, celebra con su equipo

Photo by: Gold and Goose / Motorsport Images

Be part of Motorsport community

Join the conversation
Artículo previo Martín se realiza una doble operación en la pierna izquierda
Artículo siguiente Por qué Honda se arriesga a quedarse sin Alex Rins

Top Comments

Sign up for free

  • Get quick access to your favorite articles

  • Manage alerts on breaking news and favorite drivers

  • Make your voice heard with article commenting.

Motorsport prime

Discover premium content
Suscríbete

Edición

Espanol Espanol