Un campeonato antes de largar

En la víspera del arranque de la temporada 2016 de MotoGP, Martin Urruty repasa la preparación que tuvieron los principales protagonistas de la categoría reina del motociclismo mundial durante la pretemporada.

Marc Márquez corrió más de un campeonato antes de comenzar su cuarto Mundial en MotoGP. Fue el piloto que más kilómetros recorrió en las pruebas de pretemporada, repartidas en nueve jornadas en tres países: Malasia, Australia y Qatar.

Valentino Rossi dio casi la misma cantidad de vueltas de preparación que su examigo, y Tito Rabat, novato en la élite luego de haber sido campeón y tercero en las dos temporadas anteriores de Moto2, completó apenas un par de kilómetros menos que el italiano.

Que Jorge Lorenzo haya quedado décimo en la tabla de los corredores ordenada según cuánto probaron es una muestra de cuán seguro se sintió el campeón sobre las prestaciones de la Yamaha 2016.

Las 18 carreras de 2015 -programadas en idéntico orden al almanaque 2014- totalizaron 2.108,824 kilómetros.

Eso dejó una media de 117,156 kilómetros de recorrido por Gran Premio. Sólo Rossi y Bradley Smith, al cabo los únicos que sumaron puntos en todas las fechas, completaron el 100% de las vueltas el año pasado.

Puesto a ensayar en la pretemporada 2016, Márquez exprimió las distintas versiones de Honda durante 2.273 kilómetros, el equivalente a 19,4 carreras.

Si se tiene en cuenta que el Mundial mantiene este año 18 fechas, el catalán de Cervera completó más de una temporada antes de llegar a la grilla de la primera fecha, cuando en Qatar den las nueve de la noche del domingo.

Así como los giros dados por Lorenzo, combinados con los tiempos que consiguió, pintan el poderío del palmesano y su Yamaha, las extenuantes sesiones de Márquez -y sus registros parciales y totales- son signos de la preocupación que envuelve a Honda.

La casa del Ala llegó a probar diferentes versiones del motor, desquiciado con la nueva electrónica Magneti Marelli desde este año común a todos los prototipos de la clase reina. Cuentan que el gigante japonés construyó un impulsor que gira al revés en el intento por domesticar a la RC213V, para que sea más dócil en aceleración y al momento de frenar.

Esa sería la luz al final del túnel que Márquez dijo haber visto en la última tanda de ensayos en Qatar, cuando logró arrimarse a los registros de Yamaha.

Las limitaciones reglamentarias, se recuerda, imponen la homologación de un tipo de motor para ser usado durante toda la temporada.

Honda debe añorar por estas horas las épocas de libertad: así podría colocar el impulsor más conveniente a cada circuito. Otros tiempos. Las restricciones actuales cuentan tanto en número como en la especificación elegida.

Menos cómodo con la M1 que su compañero de equipo, Rossi giró casi tanto como Márquez en pretemporada: 2.261 kilómetros, equivalente a 19,3 carreras, y buena parte recorridos después de haber cumplido 37 años. Il Dottore sabe que puede ser el mejor del resto, justo detrás de Lorenzo, pero ese consuelo no le alcanza.

Quiere pelear y ganarle al tricampeón como lo hizo durante la mitad inicial de la temporada que pasó. El italiano venció en la apertura de 2015 con la involuntaria colaboración de Lorenzo, quien manejaba el ritmo de la carrera en Losail cuando perdió visión por el desprendimiento del relleno del casco.

El campeón tomó recaudos para que aquello no vuelva a ocurrir este año: cambió de proveedor y ahora es asistido por la fábrica francesa Shark. En pista, fue el único capaz de dar una vuelta en menos de 114 segundos durante la pretemporada, el que más giros completó con tiempos de 1m55 y quien apabulló con un total de 52 rondas con registros de 1m56 en el pequeño emirato del golfo Pérsico. Lorenzo había mostrado su poder inicialmente en Sepang y fue consistente en el siguiente test en Phillip Island.

El corredor de Ducati con más recorrido en los ensayos previos fue un novato en la marca: Scott Redding, quien desde este año revista en la escudería Avintia.

Maverick Viñales, quien confirmó el progreso de Suzuki con sus tiempos en el final de la pretemporada, rodó casi un campeonato en los nueve días de entrenamientos previos. La casa de Hamamatsu cuenta este año con la caja sin costuras y sustanciales mejoras en el motor, aunque aún no usa la potencia suficiente como para apurar aún más a Honda y Yamaha porque desde Japón marcaron como prioridad la confiabilidad para luego buscar más rendimiento.

Cuando los 21 pilotos de MotoGP se alisten este domingo en la grilla de Losail, al medio de una larga recta flanqueada en el lado interno por los boxes y en el externo, por la única tribuna del circuito habitualmente incompleta, buena parte de esos hombres llegará con media docena de carreras corridas en Qatar sólo en los últimos tres días de la pretemporada, apenas un par de semanas antes del Gran Premio.

Cuando los semáforos apaguen sus luces rojas y comiencen las 22 vueltas de la cita, Andrea Iannone recordará que dio ¡146! en los ensayos previos.

Héctor Barberá, el que menos giró (85 rondas), ya corrió cuatro carreras este año en ese asfalto. Lorenzo arribará a la parrilla con 135 vueltas, Rossi con 144 y Márquez, con 139.

Apenas una parte del campeonato que corrieron probando antes de iniciar el campeonato que quieren ganar.

Escribe un comentario
Mostrar comentarios
Acerca de este artículo
Series MotoGP
Tipo de artículo Análisis