Rossi: “En Phillip Island están a seis grados; mejor jugamos a la Play”

Valentino Rossi y Jorge Lorenzo llegan a Australia con la incertidumbre que les genera el rendimiento de las gomas Michelin, en una pista en la que en el test de febrero se acumularon las caídas.

Rossi: “En Phillip Island están a seis grados; mejor jugamos a la Play”
Valentino Rossi, Yamaha Factory Racing
Valentino Rossi, Yamaha Factory Racing
Valentino Rossi, Yamaha Factory Racing, fans
Valentino Rossi, Yamaha Factory Racing
Valentino Rossi, Yamaha Factory Racing
Jorge Lorenzo, Yamaha Factory Racing, Valentino Rossi, Yamaha Factory Racing
Valentino Rossi, Yamaha Factory Racing
Jorge Lorenzo, Yamaha Factory Racing, Valentino Rossi, Yamaha Factory Racing
Valentino Rossi, Yamaha Factory Racing, Jorge Lorenzo, Yamaha Factory Racing
Jorge Lorenzo, Yamaha Factory Racing, Valentino Rossi, Yamaha Factory Racing, Marc Márquez, Repsol H
Jorge Lorenzo, Yamaha Factory Racing, Marc Márquez, Repsol Honda Team, Valentino Rossi, Yamaha Facto
Jorge Lorenzo, Yamaha Factory Racing, Marc Márquez, Repsol Honda Team, Valentino Rossi, Yamaha Facto
Marc Márquez, Repsol Honda Team, Valentino Rossi, Yamaha Factory Racing
Marc Márquez, Repsol Honda Team, Valentino Rossi, Yamaha Factory Racing

Phillip Island.- Aquel viernes de febrero, el último día de los tres en que los equipos rodaron en el trazado aussie, se contabilizaron un total de 13 caídas en una jornada en la que el termómetro se desplomó, aunque ni mucho menos llegó tan abajo como hasta ahora: a las diez de esta mañana el sol lucía y la temperatura era de 12 grados, y algunas previsiones vaticinan que por la tarde, cuando empiece a oscurecer, se puede llegar a los seis.

“Si hace frío, tendremos que estar muy atentos porque ya debíamos estarlo mucho con las Bridgestone"

Además, a día de hoy (miércoles), la mayoría de aplicaciones apuntan a un porcentaje de probabilidades de lluvia muy alto para el viernes (la media es del 90%) y no tanto para el sábado (alrededor del 45%). Eso, cuando hay parte de la parrilla que no se fía de los neumáticos, anticipa un fin de semana de lo más estresante y movido.

En Japón, Marc Márquez se proclamó campeón del mundo a partir de las caídas de Rossi, en la séptima vuelta, y de Lorenzo, en la 19. Nunca, en los siete años que llevaban como compañeros, había rodado por el suelo los dos en carrera.

"Dicen que allí están a seis grados de temperatura, si es así mejor que nos vayamos a jugar a la PlayStation, que será menos peligroso”

Según aseguraron ambos a los pocos minutos de bajarse de sus motos, ninguno entendió demasiado bien por qué terminaron en la grava. Eso es lo que más desconfianza le genera a un corredor, más aún a las puertas de un gran premio como el de este domingo, en un circuito en el que hará bastante frío.

“Si hace frío, tendremos que estar muy atentos porque ya debíamos estarlo mucho con las Bridgestone. No perdamos la cabeza antes de hora, porque el año pasado el tiempo fue muy bueno. Dicen que allí están a seis grados de temperatura, si es así mejor que nos vayamos a jugar a la PlayStation, que será menos peligroso”, bromeaba Rossi en Motegi.

“Una caída que no me esperaba, no tengo la sensación de haber hecho nada distinto, pero está claro que si me caí es que cometí algún error”, explicó entonces el de Tavullia.

Lorenzo señala a los Michelin

Menos ganas de cháchara tenía Lorenzo, muy cabreado por haber perdido la oportunidad de superar a su vecino de box por culpa de un accidente que puso de manifiesto la sensibilidad de Michelin.

“Abrí el acelerador medio metro antes que en la vuelta anterior, y con eso bastó. Michelin y Bridgestone son dos fabricantes distintos, con dos filosofías distintas. El ritmo de giro es similar entre el producto del uno y del otro, pero con los Michelin hay muchos más accidentes”, puntualizó el español, que urge a la marca de Clermont Ferrand a reaccionar y pronto.

Lorenzo: "Está habiendo muchas caídas por culpa de los neumáticos. No te avisan y cuando te das cuenta ya estás en el suelo”

“Hay que mejorar el agarre del neumático trasero en las aceleraciones, porque patina mucho, y también del delantero. Está habiendo muchas caídas por culpa de los neumáticos. No te avisan y cuando te das cuenta ya estás en el suelo”, zanjó el mallorquín antes de coger un avión que le llevó a Sídney, donde se ha pasado los últimos dos días.

Una de las esperanzas del tricampeón es el nuevo compuesto que Michelin desplazará hasta Phillip Island para este fin de semana, diseñado especialmente para este escenario a partir de los datos recogidos en aquel test de invierno que se convirtió en una escabechina.

compartidos
comentarios
Barberá: “En Australia parto de otro nivel con la Ducati porque ya sé a qué me enfrento”
Artículo previo

Barberá: “En Australia parto de otro nivel con la Ducati porque ya sé a qué me enfrento”

Artículo siguiente

Rossi: “Los datos no reflejan por qué me caí en Motegi”

Rossi: “Los datos no reflejan por qué me caí en Motegi”
Mostrar comentarios