MotoGP GP de España

El control de la presión de los neumáticos en MotoGP pasa para Mugello

El nuevo sistema TPMS de comprobación de la presión de los neumáticos, implantado esta temporada, seguirá en modo de prueba y sin sanciones, al menos hasta el GP de Italia del próximo mes de junio.

Neumáticos Michelin

MotoGP y la FIM anunciaron para la temporada 2023 la unificación de un sistema de comprobación y monitoreo de la presión de los neumáticos de todos los pilotos que toman parte en la clase reina del campeonato del mundo. El sistema se implantó desde la pretemporada y a partir del primera fin de semana del curso, el de Portimao.

Inicialmente, la federación internacional y la IRTA, la asociación de equipos, decidieron que las tres primeras pruebas de la temporada, hasta el Gran Premio de las Américas, sirvieran de prueba para afinar el sistema y asegurarse de que las mediciones son correctas, marcando el Gran Premio de España, que se celebra este fin de semana, como el primero en el que se impondrían ya sanciones si algún piloto no está dentro de los parámetros que marca Michelin en lo que se refiere a las presiones mínimas en el neumático delantero.

Más de MotoGP:

Según ha podido saber Motorsport.com, sin embargo, el sistema seguirá en modo de pruebas durante el fin de semana y el test del próximo lunes en Jerez, extendiéndose hasta el GP de Francia, por lo que está previsto que el sistema actúe ya completamente a partir de la carrera de Italia, el 4 de junio.

Este nuevo sistema, consistente en un sensor que mide constantemente la presión de los neumáticos y, en tiempo real, informa de la misma a Dirección de Carrera, se está utilizando desde la pretemporada, y aunque el sistema funciona correctamente, los responsables consideran que se necesita un poco más de tiempo para perfeccionarlo y evitar, absolutamente, cualquier error cuando ya se puede utilizar para sancionar a los pilotos.

Las mediciones mínima y máxima de la presión, que marcará Michelin en cada gran premio en función de las condiciones, se situará entre los 1.88 y 1.90 bar de presión, una cota por debajo de la cual ningún piloto podrá estar, en carrera, durante más de la mitad de las vueltas.

Las presiones se controlarán mediante un TPMS (Tire Pressure Monitoring System), que consta de un sensor que transmite datos codificados a los organizadores en tiempo real.

Esta medida se ha incluido dentro del reglamento 2023 de MotoGP, por lo que los pilotos que incumplan la norma, serán sancionados. De momento, la imposición de estos castigos se aplaza mientras el sistema siga en revisión, a la espera que ya sea efectivo en Italia.

Por los datos que maneja la FIM, en los tres primeros grandes premios del curso, supuestamente ningún piloto hubiera sido sancionado.

Be part of Motorsport community

Join the conversation
Artículo previo El MotoGP cancela su visita a Kazajistán
Artículo siguiente Los 'daños' para Honda por la baja de Márquez en Jerez

Top Comments

Sign up for free

  • Get quick access to your favorite articles

  • Manage alerts on breaking news and favorite drivers

  • Make your voice heard with article commenting.

Motorsport prime

Discover premium content
Suscríbete

Edición

Espanol Espanol