Análisis
MotoGP GP de Valencia

Por qué Michelin debe defenderse de las acusaciones en MotoGP

Mientras el cronómetro legitima el rendimiento de los neumáticos Michelin, al suministrador del Mundial de MotoGP le convendría hacer un ejercicio de transparencia para rebatir a quienes afirman que serán las gomas defectuosas las que decidirán este campeonato.

Paddock, camiones Michelin

La mayoría de los pilotos de la categoría reina evita criticar abiertamente a la marca francesa. Dicen que detrás de cada una de sus denuncias llegará, antes o después, un toque de atención que será más o menos severo en función de la aspereza de sus palabras.

Este domingo, en Qatar, Jorge Martín no se mordió la lengua al explicar los motivos que lo llevaron a cruzar la meta en el décimo puesto, sin tener ninguna opción de luchar con Pecco Bagnaia, su rival directo en la pelea por la corona de MotoGP. Tras esta última cita, el italiano dispone de un colchón de 21 puntos sobre el español, y puede ser campeón ya el próximo sábado, en Valencia, siempre que gane la sprint y el de Pramac sea tercero o peor.

"Hoy fui un segundo y medio más lento por culpa de una goma que no funcionaba. Fue una vergüenza. Creo que el nivel de los neumáticos tiene que subir mucho. No puede ser que se decida el Mundial de MotoGP por un compuesto que no funciona", soltó Martín, que llegó a decir que sentía que le habían "robado" la posibilidad de ganar el Mundial.

En esa misma línea se mostró, por ejemplo, Aleix Espargaró, otro de los que habitualmente no se guarda nada: "Yo no quiero hablar mal de nadie, pero la calidad de los neumáticos no está a la altura del campeonato", declaró el de Aprilia.

De hecho, hasta el propio Bagnaia, el segundo gran triunfador de Losail –el honor de ser el primero debería corresponder al ganador, Fabio Di Giannantonio–, vino a decir que entendía perfectamente el enojo de Martín, dado que él había pasado por una situación muy similar el día anterior, en la prueba corta, en la que concluyó quinto.

"El problema que tuve ayer (por el sábado) no era de la moto, así que para la carrera no cambiamos nada. Fue muy extraño. Lo que me pasó a mí (en la sprint) le ha pasado hoy (por el domingo) a Jorge", convino el italiano, que en un solo día pasó de estar contra las cuerdas, porque en su Desmosedici "no funcionaba nada", a dominar la mayor parte de la carrera larga, con la única oposición de un renacido Di Giannantonio.

Concluido el Gran Premio, Piero Taramasso, máximo responsable de Michelin en el certamen, quiso destacar en primer lugar que Enea Bastianini fuera capaz de establecer un nuevo récord de vuelta rápida en Losail, en el último giro: "Eso demuestra la consistencia en el rendimiento de los neumáticos Michelin". Sobre los lamentos de Martín, el italiano prefirió no pronunciarse hasta tener los datos de los exámenes que se llevarán a cabo.

Piero Taramasso, Michelin

Piero Taramasso, Michelin

"Estamos analizando la información. Lo que podemos decir en estos momentos es que su goma se desplazó hasta aquí directamente, después de su fabricación. No había sido ni precalentada ni usada antes de la carrera", puntualizó Taramasso, que en este último concepto se refería a un recurso empleado por Michelin, cuando la agenda concentra varios eventos en semanas consecutivas. Esta práctica se basa en reutilizar unidades que previamente se han entregado a los equipos, que estos han colocado en los calentadores pero que no se han llegado a calzar en las motos, y que el domingo han sido devueltos al fabricante. 

Marc Márquez, que lleva en este negocio mucho tiempo, se las ingenió para decir lo mismo que Martín Espargaró y Bagnaia, pero siendo más sutil, menos directo que ellos.

"Yo creo que, precisamente, lo que pasa es que las gomas van demasiado bien. Y que, cuando sale una que va un poquito peor, pues se nota mucho. Ese es el problema. Si todas fueran un poco peor, no lo notaríamos", opinó el de Honda, en referencia a la multitud de récords que se han batido desde que Michelin se convirtió, en 2016, en el proveedor único del campeonato, en sustitución de Bridgestone.

Este último debutó en MotoGP en 2002, y en 2009 se convirtió en el suministrador único después de que la empresa de Clermont-Ferrand decidiera abandonar la competición, para volver siete años más tarde. Desde entonces, la compañía del muñeco Bibendum firma las vueltas rápidas absolutas de todos los circuitos del actual calendario menos del de Argentina, que permanece en manos de Márquez desde 2014, con Bridgestone.

Si bien los récords son logros de lo más meritorios, episodios como este último, en Losail, son susceptibles de dañar seriamente la credibilidad, no solo de Michelin, sino también del campeonato. Sobre todo, si tenemos en cuenta que los dos aspirantes al título hacen la misma lectura. Ya es mala suerte que el sábado le tocara a Bagnaia un neumático que no funcionó como se esperaba que lo hiciera, y que eso mismo le pasara a Martín al día siguiente.

 

"Cualquier otro elemento de la moto de un proveedor externo como, por ejemplo, las suspensiones, uno puede desmontarlo y ver qué pasa. De los neumáticos lo único que sabemos es que son negros, duros y redondos, y que tienen un adhesivo con un código cuya información tienes que creerte", explica a Motorsport.com un ingeniero de una de las escuderías de la categoría de las motos pesadas.

Esta voz autorizada subraya que los pilotos tienen más posibilidades que en la etapa del suministrador anterior de recibir una de esas gomas que se podrían definir como defectuosas. "Lo que Michelin responde cuando algún equipo se queja es que puede existir una ligera variación en las condiciones que existen cuando el compuesto se fabrica. Y que, aunque toman medidas de seguridad –se desechan las primeras diez unidades–, las prestaciones de una y otra pueden sufrir variaciones mínimas", ahonda esta fuente.

Dolido por lo sucedido en pista, Martín se despachó a gusto por considerarse víctima de una de esas gomas que no giraban redondas. “Ni ellos (Michelin) entienden por qué pasa, pero pasa. No digo que sea a propósito, y espero que no fuera a propósito. Me gustaría que esto no le pasara a nadie”, finalizó el español.

Llegados a este punto, parece evidente que la mejor estrategia que puede adoptar Michelin para evitar ser visto como juez de este Mundial pasa por un ejercicio de transparencia que debería poder visualizarse antes de que el curso baje el telón, esta misma semana. Básicamente, para evitar cualquier tipo de suspicacia relativa al proceso de adjudicación de los compuestos, que se hace cada jueves, que es completamente anónimo y con la presencia de un representante por constructor.

Be part of Motorsport community

Join the conversation
Artículo previo Las combinaciones para que Bagnaia sea campeón de MotoGP 2023
Artículo siguiente Se viene un jueves de anuncios en MotoGP para la parrilla 2024

Top Comments

Sign up for free

  • Get quick access to your favorite articles

  • Manage alerts on breaking news and favorite drivers

  • Make your voice heard with article commenting.

Motorsport prime

Discover premium content
Suscríbete

Edición

Espanol Espanol