Michelin busca el "neumático perfecto"

Terminó la pretemporada y los equipos de MotoGP todavía no saben a ciencia cierta qué neumáticos van a encontrarse dentro de diez días, cuando regresen a Qatar para afrontar el primer gran premio del curso.

El miércoles, Michelin tenía muy claro qué compuesto delantero iba a desplazar a Losail, y sin embargo, los datos recabados en los tres días de pruebas le obligarán a dar un ligero volantazo.

El detonante de esta contramarcha es el cambio en el comportamiento de la especificación de goma número 34 en solo dos semanas. Esta tipología gustó mucho a los pilotos de fábrica (los pocos que la probaron) en los entrenamientos celebrados en Malasia a principios de febrero, y sin embargo se les atravesó en Australia. Eso es hasta cierto punto comprensible si atendemos a que las condiciones de una pista y otra no tienen nada que ver.

Además, en según qué garajes aseguran que una de las particularidades de los nuevos neumáticos es su gran sensibilidad a las variaciones de temperatura: la ventana en la que trabajan es bastante más estrecha que, por ejemplo, los Bridgestone.

"De todas formas", comenta a Motorsport.com Piero Taramasso, el responsable de Michelin en MotoGP, "hemos mejorado mucho en ese aspecto gracias a los campeonatos de resistencia. Mientras se ruede a buen ritmo y su temperatura no caiga, no hay problema".

Completados los test en Sepang, quienes probaron aquella número 34 se mostraron muy satisfechos, de modo que Michelin decidió comenzar a producirla a mayor escala para llevarla al gran premio.

El problema surgió cuando menos de dos semanas más tarde, en Australia, aquel compuesto 34 no transmitió más que incertidumbre. De hecho, en la última jornada de test se acumularon hasta 13 caídas cuando la temperatura del asfalto se desplomó. Y a la vez se probó otra, bautizada con el número 36 y con un perfil distinto, que en Phillip Island tuvo una mayor aceptación.

En esas que nos plantamos en Qatar para ponerle el cerrojo al invierno. Y lo que ocurre en Losail es que gran parte de la parrilla se encuentra mejor con la especificación más blanda, la 36, aunque casi nadie, al margen de Pol Espargaró, es capaz de completar con ella un simulacro de carrera sin que el neumático se destruya en pocas vueltas por su flanco derecho.

"Aquí, el 36 nos fue bien a algunos pero a otros no por ser demasiado blando. En Michelin nos han dicho que seguramente traerán uno nuevo, más duro pero no tanto como el 34. Ese debería ser el neumático perfecto", comentaba este viernes Jorge Lorenzo.

"Lo que haremos será traer la especificación 34 y una evolución de la 36, con un poco más de goma en el flanco derecho", confirma Taramasso, consciente del poco margen de tiempo del que disponen para que todo llegue a tiempo a la primera parada del calendario. "Iremos justos, pero creo que llegaremos", zanja el técnico.

 

Escribe un comentario
Mostrar comentarios
Acerca de este artículo
Series MotoGP
Tipo de artículo Noticias de última hora