“Un segundo puesto de Maverick se habría visto como un desastre”

Ramón Forcada, jefe de mecánicos de Maverick Viñales, analiza la carrera del piloto español en Qatar, en la que lidió con la presión de verse obligado a ganar tras dominar toda la pretemporada.

Y eso que las condiciones del domingo parecían haberse alineado en contra de los intereses del nuevo piloto de Yamaha, que apenas dio opciones a sus rivales durante el invierno (lideró siete de las once sesiones colectivas), y que arrancó desde la ‘pole’ gracias su estratosférico registro del viernes.

En esa coyuntura, el desbarajuste que provocó el mal tiempo en Losail, las idas y venidas en la parrilla y la falta de adherencia en una pista cada vez más fría, solo podía que jugar a favor de los demás, más aún si tenemos en cuenta que no llevó a cabo una de sus mejores salidas.

Y sin embargo, Viñales interpretó su papel a las mil maravillas: fue paciente en las primeras vueltas a pesar de rodar el quinto; no se inmutó a pesar de ver cómo Johann Zarco (vuelta siete) y Andrea Iannone (once) rodaban por el suelo en sus narices, especialmente el segundo; fue de menos a más hasta que asumió el liderato tras superar a Marc Márquez (vuelta 12) y Andrea Dovizioso (en la 14); y se defendió del italiano hasta cruzar la meta cuatro décimas por delante de él, a pesar de la endiablada velocidad punta de la Ducati.

Fue todo un manual de cómo manejar una situación de lo más delicada por las expectativas creadas a lo largo de dos meses de ensayos, que no obstante en el momento en que se apagaron los semáforos pesaban como una tremenda losa a espaldas del catalán.

“En el ambiente había la sensación de que un segundo puesto de Maverick se habría visto como un desastre. Parecía que lo único que podía hacer era confirmar su dominio, o sea ganar sí o sí, y que otra cosa hubiera sido un fracaso. Eso supone una tremenda presión, más aún por las circunstancias en las que se corrió”, explica Forcada en conversación con Motorsport.com en la que hace una radiografía de cómo vio al chico de Roses en los distintos momentos de la prueba.

“No hizo su mejor salida y Zarco se le coló. Luego esperó acontecimientos y mantuvo la calma cuando se le cayó Iannone justo delante. A partir de ahí fue hacia arriba y se preparó para atacar”, añade el ingeniero, especialmente satisfecho por cómo el corredor afrontó los dos últimos giros en ese trepidante duelo que mantuvo con Dovizioso.

“Supo abrir hueco para llegar a la última vuelta con algo de margen sobre la Ducati, que es rapidísima y acelera mucho a partir de cuarta marcha. Era la única forma de desactivar cualquier opción de rebufo y lo clavó. Lo hizo todo perfecto”, zanja Forcada.

Escribe un comentario
Mostrar comentarios
Acerca de este artículo
Series MotoGP
Evento GP de Qatar
Pista Losail International Circuit
Pilotos Maverick Viñales
Equipos Yamaha Factory Racing
Tipo de artículo Noticias de última hora
Etiquetas Maverick Viñales, motogp, motogp viñales, ramon forcada, vinales, yamaha

Zona roja: lo que ahora está en tendencia