Análisis

Las señales que sugieren que Márquez piensa romper con Honda en MotoGP

Aunque Marc Márquez repite una y otra vez que tiene contrato con Honda para 2024, varios indicativos invitan a pensar que el español se plantea una salida que la marca japonesa trata de evitar con un plan de incorporaciones que se puso en marcha en Austria.

Marc Márquez, Repsol Honda

Márquez lleva meses midiendo mucho sus palabras para que nadie pueda llegar a acusarle de mentiroso en el futuro. En las últimas semanas, la pregunta que más veces se le ha hecho en sus comparecencias ante los periodistas es la siguiente: "¿Seguirás corriendo con una Honda el año que viene?". Misma cuestión, misma respuesta. "Tengo contrato", contesta el catalán, que no sale de allí y que le da vueltas a un hecho irrefutable: su acuerdo con la compañía del ala dorada expira a finales de la temporada que viene, aunque eso no implica necesariamente que vaya a cumplirlo.

En este sentido, HRC ha afirmado por boca de su presidente, Koji Watanabe, que, si el #93 manifiesta su intención de romper el vínculo un año antes de lo acordado, por su parte no se lo impedirán: "Es evidente que nos gustaría que siguiera. Pero, al final, es él quien decide. Si quiere marcharse no le retendremos".

Evidentemente, Honda tiene miedo de que la piedra angular de su proyecto en MotoGP, ganador de seis de los siete títulos que se pusieron en juego entre 2013 y 2019, se vaya en las actuales circunstancias; con una moto en decadencia que carrera sí, y carrera también, deambula por las catacumbas de la clasificación.

El nuevo orden establecido por las fábricas europeas, capitaneadas por Ducati, ha provocado que la brecha entre ellas y las japonesas (Honda y Yamaha) crezca exponencialmente este curso. Esas diferencias, combinadas con la altivez de HRC, que vive enrocada en una metodología de trabajo que ha quedado obsoleta, ha dado como resultado el hartazgo de Márquez. Hace tiempo que el corredor de Cervera (Lleida) señala el test posterior al Gran Premio de San Marino, que se disputa la semana que viene, como la fecha clave que marcará hacia dónde se dirige su futuro.

El lunes que viene, Honda pondrá en pista la primera versión de la RC213 que ha proyectado para 2024. Sin embargo, el quid de la cuestión ya no pasa por la moto que se estrene en Misano, porque la sensación más extendida dentro del propio taller decorado con los colores de Repsol es de total escepticismo: nadie piensa que sea el cambio de concepto que todos los pilotos de Honda, sin excepción, llevan reclamando desde hace infinidad de tiempo.

 

Motorsport.com entiende que HRC ya sabe que la condición que ha puesto Márquez para quedarse es la contratación de personal técnico especializado en las áreas clave de la moto. En otras palabras, esos ingenieros, muchos de ellos europeos, que han permitido que Ducati, Aprilia y KTM hayan dado un salto cualitativo gigante. En esas conversaciones ha llegado a salir el nombre de Gigi Dall’Igna como objetivo, por más difícil que pueda ser que el 'padre' de la generación actual de Desmosedici pueda abandonar al constructor de Bolonia.

KTM, por ejemplo, incorporó hace un par de años a Fabiano Sterlacchini, por aquel entonces mano derecha de Dall’Igna en las motos rojas. Massimo Rivola, CEO de Aprilia, desembarcó procedente de la Fórmula 1 con varios refuerzos bajo el brazo, y la mayoría de ingenieros de rendimiento de Suzuki, en gran parte italianos, fueron reabsorbidos por KTM una vez se confirmó el adiós al Mundial de la firma de Hamamatsu.

En esa búsqueda se encuentra estos días Alberto Puig, team manager de Honda, después de recibir la aprobación por parte de la jefatura. En las últimas carreras, el expiloto se ha reunido periódicamente con varios de los directivos más influyentes de Honda para tratar de convencerles de la necesidad de ir a ‘pescar’ en los otros equipos, y así intentar retener a Márquez. Todo bajo la supervisión de Watanabe (HRC), que el pasado fin de semana estuvo en Montmeló.

Hasta Mugello se acercó Shiniji Aoyama, el segundo ejecutivo de mayor rango dentro de Honda Motor. En Silverstone, Puig se reunió con Hikaru Tsukamoto, máximo responsable de la división de dos ruedas, que también estuvo en Austria. Fue allí, en el Red Bull Ring, donde Tsukamoto dio luz verde para acudir al mercado de ingenieros.

 

Vale la pena destacar que este cambio en el criterio de Honda se aceleró después de que Márquez decidiera no subirse a la moto en Sachsenring, el domingo, al haber acumulado cinco caídas en dos días y medio de ensayos. Llegados a este punto, el problema es el escaso margen de maniobra que tiene Puig, tanto por lo avanzada que está la temporada como por la dificultad de convencer a sus objetivos.

Si tenemos en cuenta todo lo anterior, la lógica invita a pensar que Márquez está preparando el terreno para tener a su alcance una alternativa a Honda con vistas a 2024, opte finalmente por irse, o no. Una vez más, la mayoría de indicativos señalan hacia un garaje, el de la escudería Gresini Racing. Independientemente de que en ella corra Alex, su hermano, no es normal que una Ducati, una de las motos más codiciadas del 'paddock’, todavía no tenga dueño. Más aún si pensamos que tanto la llegada de Franco Morbidelli a Pramac, como la renovación de Luca Marini por el Mooney VR46, son prácticamente un hecho confirmado por todas las partes.

En cambio, esa moto que ahora está en manos de Fabio Di Giannantonio se le ha negado a todo aquel que ha preguntado por ella. A Jake Dixon y a Tony Arbolino, que han renovado sus contratos en Moto2 con Aspar y Marc VDS, respectivamente. Y todo parece indicar, que Diggia tampoco repetirá, habida cuenta de que está en conversaciones muy avanzadas con Fantic para descender a la categoría de plata.

A todo lo anterior hay que añadirle también el rotundo silencio de los dirigentes de Gresini, que no abren la boca, y lo más concluyente: la inquietud que hay en Ducati, que empieza a considerar como una posibilidad real el que Márquez aterrice en la formación de Faenza encima de una de sus Desmosedici.

"Con Gresini, es el equipo el que tiene que decidir a quién ficha. Nosotros, evidentemente, podemos recomendar. Pero eso es todo", advierte Paolo Ciabatti, director general de la marca de Borgo Panigale. Allí son conscientes de la algarabía que podría provocar la entrada de escena de Márquez en el ‘statu quo’ de sus pilotos, actualmente en total armonía.

 

Be part of Motorsport community

Join the conversation
Artículo previo Takahashi irá por Rins en Misano
Artículo siguiente Los pilotos no se ponen de acuerdo sobre el accidente de Barcelona

Top Comments

Sign up for free

  • Get quick access to your favorite articles

  • Manage alerts on breaking news and favorite drivers

  • Make your voice heard with article commenting.

Motorsport prime

Discover premium content
Suscríbete

Edición

Espanol Espanol