La Ducati agarrota a sus pilotos

La Ducati es seguramente la moto más física de la parrilla de MotoGP. En Silverstone, Andrea Iannone, que rodó por el suelo, y Andrea Dovizioso, que terminó el sexto, las pasaron canutas por el dolor en sus antebrazos.

Iannone protagonizó una espectacular remontada que le llevó desde la quinta plaza (primera vuelta) hasta la segunda, a seis giros para el final. Sin embargo, el italiano acabó en el suelo (vuelta 14) y según dijo, como consecuencia de fuertes dolores en su antebrazo derecho, los mismos que reconoció sufrir Dovizioso.

“Mi mayor problema fue el antebrazo. Se me agarrotaba, no tenía sensibilidad ni fuerza, y los cambios de dirección y las frenadas se complican mucho en estas condiciones porque llegas un poco tarde a todo”, explicó Iannone.

“Al llegar a la penúltima curva, pasé por un bache y se me cerró el tren delantero. Es un pena porque lo estaba gestionando todo bien. Pero en esas condiciones, conduciendo con una mano y con el nivel que hay en MotoGP, era fácil que la cosa terminara de esa manera”, añadió el corredor de Vasto, que hacía tres años que se había olvidado por completo del conocido como síndrome compartimental.

Esta dolencia es un mal casi endémico en los pilotos de motos, que someten a un sobreesfuerzo a sus antebrazos y provocan que los músculos de esa zona crezcan y presionen los nervios, circunstancia les provoca ese agarrotamiento y falta de sensibilidad.

“Eso ya lo tuve en 2013 pero me operé, y es la primera vez que me pasa desde entonces. Este lunes haremos una resonancia en Italia y le pediremos al doctor Xavier Mir, que es quien me operó, que nos de su opinión”, abundó el Maníaco, que se ha caído en cinco de las 12 pruebas disputadas hasta la fecha.

Tanto él como Dovizioso coinciden en al considerar que la Desmosedici requiere un tremendo esfuerzo físico para poder marcar la diferencia, y por eso insisten en puntualizar que no es fácil llevarla al límite sin traspasarlo.

Dovizioso, por su parte, terminó el sexto en Silverstone y estuvo a punto de entrar en la pelea por el podio, aunque cuando llegó el momento de dar el último empujó para contactar con Dani Pedrosa se quedó sin fuerzas.

“La moto es demasiado física, y además, no pude pilotarla de forma fluida. A falta de cuatro vueltas para el final tenía delante a los que peleaban por el podio, pero estaba fundido y con el brazo destrozado. Lo que ha pasado hoy demuestra que hay aspectos de la moto que todavía deben mejorar”, desgranó Dovizioso.

“Creo que el perfil del circuito puede influir [en los dolores en el brazo] pero la moto, sobre todo. Creo que la Ducati es la moto que mas se mueve, requiere mucho esfuerzo y eso se ve claramente en televisión”, zanjó Iannone.

Escribe un comentario
Mostrar comentarios
Acerca de este artículo
Series MotoGP
Pilotos Andrea Dovizioso , Andrea Iannone
Equipos Ducati Team
Tipo de artículo Noticias de última hora
Etiquetas andrea dovizioso, andrea iannone, ducati, motogp