Honda sufre una catarsis

El gatillazo de Le Mans supone el peor resultado de la marca del ala dorada en lo últimos ocho meses, y pone en evidencia las carencias de la actual RC213V. “Tenemos más problemas de aceleración que el año pasado”, lamenta Pedrosa.

Le Mans (Francia).- En Honda saben que tienen un grave problema por más que la calidad de Marc Marquez hubiera conseguido camuflarlo hasta este fin de semana, en Le Mans, donde las vergüenzas de la RC213V quedaron al descubierto de forma irremediable por el perfil del circuito francés.

La caída de Márquez y la cuarta posición de Dani Pedrosa suponen, en conjunto, el peor resultado del fabricante japonés de los últimos ocho meses (desde Gran Bretaña), un gatillazo en toda regla que, según fuentes de la marca, no es más que el reflejo más fiel de la realidad.

De los teóricos aspirantes al título, Márquez era el único que todavía no había rodado por el suelo, pero en Francia cometió un error al tratar de evitar que Valentino Rossi se escapara. Fue trincar los frenos un pelín más tarde y más fuerte y perder la rueda delantera.

Las circunstancias en las que se produjo el accidente son el retrato exacto el momento que atraviesa el constructor más poderoso del campeonato: Márquez y Pedrosa se la juegan para recuperar en las frenadas el tiempo que pierden en la salida de las curvas por falta de aceleración. Y eso, desde la entrada en escena de los nuevos neumáticos Michelin, se ha convertido en una práctica de riesgo.  

“Los problemas de aceleración que estamos sufriendo son peores que los del año pasado. Hay que tener en cuenta que el motor es nuevo, igual que las gomas y la electrónica”, responde Pedrosa.“No nos faltan caballos, porque en cuarta, quinta y sexta la moto va. Lo que nos falta es aplicar mejor la potencia al acelerar, al salir de las curvas”, define el piloto de Castellar del Vallès.

“En los entrenamientos crees que vas a tope, miras los tiempos y ves que te sacan dos o tres décimas. No lo entiendes. Pero luego, en carrera, vas pegado al de delante y te das cuenta de que en las curvas no es donde se te va. Es saliendo, es gratis. Cuando estás rodando solo, eso no lo puedes apreciar. Es cuando te comparas con los demás. Al principio, me era casi imposible estar detrás de las Suzuki por todo lo que perdía al salir de las curvas”, disertaba el catalán tras la carrera.

“En Le Mans, la Honda no iba para nada, reconoce un miembro de un equipo de Ducati. “Nada más salir de la última curva veías todo lo que se dejaba Marc, que iba con el gancho y claro, pasó lo que pasó. Parecía una ochocientos en vez de una mil”, apostilla esta voz autorizada.

La experiencia de 2015 hizo mella en Márquez, que se fue al suelo en seis ocasiones. Tres de estos accidentes (Italia, Cataluña y Aragón) pueden ser perfectamente atribuibles a la naturaleza de la moto que conducía, muy crítica y poco permisiva. En dos (Argentina y Malasia) se tocó con Valentino Rossi, mientras que en Silverstone se cayó cuando bajo la lluvia trataba de evitar la escapada del italiano.

Todo eso ha provocado un cambio de mentalidad en el de Cervera, más consciente que nunca de todo lo que puede perder si no controla ese impulso que le puede llevar a tomar más riesgos de los que su actual moto tolera.

“Tengo que seguir con este enfoque, porque si soy más agresivo puedo encontrarme con muchos ceros por delante”, se convence el #93. En Honda, a su vez, se resignan, convencidos de que esta será la tónica del curso debido a las limitaciones que impone el reglamento en aquello relativo a los motores, que permanecen congelados.

Escribe un comentario
Mostrar comentarios
Acerca de este artículo
Series MotoGP
Evento GP de Francia
Pista Le Mans Circuit Bugatti
Pilotos Dani Pedrosa , Marc Marquez
Equipos Repsol Honda Team
Tipo de artículo Análisis

Zona roja: lo que ahora está en tendencia