‘Erre que Erre - San’, la columna de Ernest Riveras

Fiel a su cita con los lectores de Motorsport.com, el comentarista de MotoGP analiza el crítico momento por el que está pasando la emblemática fábrica japonesa Honda en el campeonato.

Han pasado varios días desde el carrerón de Mugello. Y todavía estoy pensando en una cosa que se dijo en la transmisión de Movistar+. Y no seáis malos, no me refiero al ‘resbalón’ de dar ganador a Márquez ante Lorenzo y 19 milésimas después tener que cambiar el discurso (a toro pasado todo el mundo es Manolete). ¡No! Me refiero a una cosa que dijo Alex Crivillé en la transmisión: “No sólo Yamaha y Ducati son superiores. Ahora mismo hasta la Suzuki es mejor moto que la Honda”. Los que comentábamos con Àlex, o sea, Juan Martínez, Ricard Jové y yo mismo, nos quedamos petrificados ante tal rotundidad. “¡Sacrilegio!”, gritamos sin hablar mientras nos mirábamos. Pensé que me hubiese gustado que estuviese Alberto Puig y poder saborear el previsible debate que se avecinaba. Pero estoy seguro que Àlex no se hubiese movido una coma de lo que había dicho, porque si a alguien le duele lo que está pasando estos dos años en HRC es a él. ¡Y algo está pasando!

Por segundo año consecutivo, ¡Honda se ha equivocado!

Ya que no está Alex delante, por aquello de que mi hijo es feo, pero sólo lo digo yo, aprovecho para dar mi versión sobre el tema. Es verdad Alex, “el niño es feo”. Por segundo año consecutivo, ¡Honda se ha equivocado! Vamos por partes. En 2015 ya tuvieron problemas con el motor. Era demasiado agresivo. Ese motor no gustó a los pilotos ni en el Test de Brno, en verano de 2014, ni tampoco en el test de post temporada de Cheste (noviembre). Tras trabajar todo el invierno para crear el motor que habían pedido Márquez y Pedrosa, en el test de Sepang (febrero 2015) parecía que se había dado un paso adelante. Pero resulta que después nos enteramos que el calor de Malasia había enmascarado el problema de la entrega agresiva de potencia. Y las carencias cayeron a peso a partir del GP de España en Jerez, allá por el mes de mayo de 2015. Y con los motores congelados, HRC sólo pudo trabajar en la periferia para parchear el verdadero problema de fondo. Trajeron un nuevo basculante, trabajaron en mejorar la electrónica, cambiaron el chasis, etc... Resultado: pocas mejoras y seis caídas de Márquez en carrera por querer dar lo que no tenía la moto… ¡y el Mundial al carajo!

Los tres días de test privados en noviembre dejaron muy tocado anímicamente a Márquez

Y entramos en 2016. Tres días de test privados en noviembre de 2015 (tras los oficiales de Valencia), dejaron muy tocado anímicamente a Márquez. En Jerez, ¡Redding fue mucho más rápido que él! El encargo a HRC era claro: queremos esto, esto y aquello. “Trabajad bien en Tokio que no podemos meter la pata dos años seguidos” debió ser la consigna. “Esta entrega de potencia continua siendo demasiado brusca” seguro que añadieron. Y a todo esto que llega enero de 2016. HRC organiza su schooling (montaje del motor) en su sede en Japón, del 11 al 15 de enero. Me imagino a Santi Hernández y su equipo por un lado, y Ramón Aurín y el suyo por otro, ilusionados como el primer día de colegio o Universidad, montando ese motor que tenía que ser la panacea y volver a colocar a Honda por delante de Yamaha. ¡Si alguien podía dar la vuelta a la situación, esta era Honda!

La euforia de ganar en Argentina y Austin fue la espuma que tapó el agujero

Esta vez no fue el calor de Malasia el que enmascaró el problema. La llegada de la nueva electrónica y la vuelta de Michelín, hicieron menos evidentes los verdaderos problemas del motor de la RC213V. Básicamente los mismos que en 2015. Y eso que incluso HRC había dado un vuelco copernicano  a su concepto haciendo girar su cigüeñal al revés, como el resto de motos. Pero algo no iba. Bien es cierto que Marc ganó en su circuito de Austin y luego de Argentina y la euforia fue la espuma que tapó el agujero. Pero a partir de Le Mans se vio que con el nuevo motor no hay aceleración, no hay agarre, el wheelee es grande… Le Mans fue un “escándalo”. Marc y Dani coincidieron en que regalaban tiempo gratis saliendo de cada curva. Y la derrota de Mugello fue definitiva. ¿Habíais visto antes a una Yamaha ganando a Honda por aceleración, punta o rebufo?

Márquez confía en que HRC le traerá ‘algo’ para el test post GP de Catalunya

Bien es cierto que Honda ha continuado trabajando. Probaron unas triples aletas en el test de Jerez post GP de España. Y las pusieron en pista en Francia. Trajeron una nueva boca de admisión en el FP4 de Mugello (como en Austin 2014). Y la rechazaron ya que no aportaba nada. Pero el motor no se puede tocar y algo van a tener que inventar. Márquez encendió la alarma tras el GP de Italia. Vino a decir que la segunda plaza de Mugello fue yendo por las paredes. Que de continuar por esa vía acabará como en 2015. O sea, por el suelo. Márquez está confiado en que HRC le traerá “algo” para el test post GP de Catalunya. Pero, ¿qué? Los motores están congelados y un año más, cuando le tenían que haber escuchado fue en invierno. Y Erre que Erre, no lo hicieron.

Con la nueva electrónica, las motos están teniendo problemas con el limitador del régimen de vueltas

A todo esto, y por si fuese poco, Márquez ya ha abierto 4 de los 7 motores que tiene para todo el año. Y encima, dos de ellos, han desaparecido (supongo que han sido enviados a Japón). El primer motor abierto durante la temporada (en FP1 de Catar), falló practicando salidas al final de la FP1 del GP de España. Y el tercer motor (el que se abrió en Austin) se le paró al pasar meta, también en Jerez. Con la nueva electrónica, las motos están teniendo problemas con el limitador del régimen de vueltas (previsible respuesta a las roturas de motor de las Yamaha de Lorenzo y Rossi en Mugello). Y en el caso de HRC, para paliar el problema, han abandonado la ayuda del Launch Control en las arrancadas.

A ver si Márquez nos da la sorpresa, y en lugar de firmar dos años, firma 1 + 1

En fin. Que los japoneses harían bien en escuchar más a sus pilotos y a sus técnicos. Si no le traen algo nuevo a Marc, puede repetirse la película de la temporada pasada y quedarse en blanco, él y ellos, que en juego está la triple corona piloto, constructor, equipo. ¡Y cuidado! No sé si la tardanza en anunciarse la renovación de Marc tiene algo que ver con todo esto. Y está claro que ahora mismo, el de Cervera no puede irse a ningún otro sitio. Pero si este año las cosas no funcionan, y los de HRC siguen Erre que Erre, a ver si Márquez nos da la sorpresa, y en lugar de firmar dos años, firma 1 + 1. Y si se vuelven a equivocar el próximo invierno, igual en 2018 les dice: “ahí os quedáis”.

Dani Pedrosa, Repsol Honda Team

Dani Pedrosa, Repsol Honda Team
5/9

Dani Pedrosa, Repsol Honda Team

Dani Pedrosa, Repsol Honda Team
6/9

Photo by: Repsol Media

Marc Márquez, Repsol Honda Team

Marc Márquez, Repsol Honda Team
7/9

Marc Márquez, Repsol Honda Team

Marc Márquez, Repsol Honda Team
8/9

Dani Pedrosa, Repsol Honda Team

Dani Pedrosa, Repsol Honda Team
9/9

Escribe un comentario
Mostrar comentarios
Acerca de este artículo
Series MotoGP
Pilotos Dani Pedrosa , Marc Marquez
Equipos Repsol Honda Team
Tipo de artículo Artículo especial