¿En qué piensa Yamaha?

El inminente anuncio del fichaje de Lorenzo por Ducati confirma que o bien la marca japonesa considera que puede optar al título con Rossi, o que le basta con su vertiente propagandística.

A la espera de que Ducati haga oficial en los próximos días la contratación de Jorge Lorenzo, Yamaha movió ficha a última hora y decidió colocar a Lin Jarvis, su máximo capitoste en el Mundial de MotoGP, en la rueda de prensa oficial previa al Gran Premio de España del próximo domingo.

No es habitual ver a un ejecutivo sentado un jueves al lado de los verdaderos protagonistas de este circo, circunstancia que permite intuir que se trata de una iniciativa de la marca de los diapasones. Aquello que busca el constructor es poder dar réplica a cualquier cuestión que surja, bien sea sobre el adiós del mallorquín o sobre su futuro como estructura a corto y medio plazo.

El sentido común lleva a pensar que Jarvis no lo tiene fácil. Por un lado se habrá visto en la obligación de justificar ante la cúpula del fabricante, en su práctica totalidad integrada por japoneses, la marcha del actual campeón del mundo, el piloto que se ha coronado bajo su símbolo las últimas tres veces, y probablemente quien tiene más números de pelear con Marc Márquez por este título.

Llegados a este punto, uno llega a la conclusión de que Yamaha se ha entregado a Valentino Rossi a partir de dos posibles razonamientos que en ningún caso son excluyentes la una con la otra: o los jefes todavía ven al italiano capaz de pelear por el título o han apostado por la vertiente propagandística, capital en los tiempos que corren.

Maverick, el primero de la lista

La escudería nipona dispone de la que seguramente sigue siendo la moto más equilibrada de la parrilla, un elemento muy a tener en cuenta porque permite entender la forma de proceder de su brazo ejecutivo: Jarvis sigue convencido de que cualquier corredor firmaría cualquier cosa que se le pusiera delante con tal de hacerse con una de las dos M1 oficiales. Otra cosa es saber si calculó bien los costes reales que puede acarrear la operación, económicos y deportivos.

Maverick Viñales aparece el primero de la lista de sustitutos de Lorenzo, pero en ese sentido el catalán tiene todas las cartas a su favor.  Dado que Márquez parece convencido de seguir en HRC, Viñales es el diamante más codiciado de la parrilla además de ser español, un aspecto relevante si atendemos a que Movistar es el principal patrocinador de Yamaha.

Pues resulta que el chico no saldrá de Suzuki a cualquier precio. Porque allí se siente en casa, porque también está negociando con Honda y porque es más que consciente de la urgencia que empieza a tener Yamaha.

‘Mack’ es leal a Suzuki, de quien ha recibido una muy buena oferta para renovar. La tropa de Hamamatsu le dispensa un trato preferencial y eso es algo que vale la pena tener presente. Sobre todo si la alternativa pasa por meterse en el mismo taller que Rossi después de que el italiano se haya ‘librado’ de Lorenzo.

Así las cosas, resulta llamativa la situación en la que se encuentra Yamaha, que en unos meses pasará de contar con una pareja de pilotos que le garantizaba resultados y ventas, a verse obligada a darle más de lo que desearía a un joven de 21 años que tiene por delante un futuro de lo más prometedor pero que todavía no ha conseguido subirse al podio.  

Escribe un comentario
Mostrar comentarios
Acerca de este artículo
Series MotoGP
Pilotos Valentino Rossi , Jorge Lorenzo , Maverick Viñales
Equipos Yamaha Factory Racing
Tipo de artículo Análisis