Dovizioso y un Mundial a la medida

Las curiosidades del Mundial de MotoGP 2017 y el avance logrado por Andrea Dovizioso le dan al piloto de Ducati una oportunidad inmejorable para ir por el título.

Si había alguien que cuestionaba la presunta falta de temperamento por parte de Dovizioso, el Gran Premio de Austria del domingo en el Red Bull Ring, donde venció a Marc Márquez en el intenso duelo que ambos mantuvieron hasta la última curva, permite concluir que esa hipotética desventaja ya es cosa del pasado. Hoy, el paquete que forman el piloto de Forli y la Demosedici está a la altura de la alianza entre Márquez y su Honda, algo que, mientras se espera por el resurgimiento de Maverick Viñales y Valentino Rossi, augura un tramo final de temporada de alto voltaje.

Dovizioso llega en el mejor momento de su trayectoria al desenlace de una temporada que parece hecha a su medida por la importancia del componente estratégico que esconde: si hay alguien que se maneja bien en esas condiciones en las que el análisis es casi tan importante como el talento puro, ese es el bueno de Dovi, alguien capaz de sobrevivir a las comparaciones con Dani Pedrosa, Casey Stoner y ahora con Jorge Lorenzo, algunos de los que han sido sus compañeros de equipo.

Claramente hay elementos que han cambiado en la forma en que Dovizioso enfrenta las cosas –desde hace tiempo trabaja con un psicólogo–, no solo las carreras, y que eso ha tenido una repercusión directa en su rendimiento. En este sentido, contrasta que pasaran siete años entre su primera victoria en MotoGP, en 2009 (Doningnton Park), y la segunda (Malasia 2016), y que en los últimos diez meses acumule cuatro, tres de ellas en este 2017, capitales para cimentar su papel de serio candidato al título. Su experiencia y su genética dan como resultado el mejor analista de la parrilla, alguien que se maneja de maravilla en un campeonato tan caprichoso como el de este 2017.

Las victorias obtenidas en Mugello, Montmeló y Austria son importantísimos tanto por el valor material (en puntos) que tienen como por la forma en las que se gestaron, todas distintas entre sí. La Desmosedici hizo lo suyo en Italia, la estrategia de su piloto marcó la diferencia en Cataluña y recientemente dejó atrás a un búfalo como Márquez en Austria, un abanico tan amplio que permite hacerse una idea de los registros que domina Dovizioso.

Especialmente llamativo fue el desenlace del pasado domingo, puesto que no es fácil ganarle al piloto líder de HRC en un intercambio de golpes a cara de perro, lógico en cualquier gran premio que no se decide hasta los últimos metros.

"Esto es otra prueba de fuerza, igual que haber luchado durante toda la carrera y haber trabajado durante todo el fin de semana. Esto te convence de que puedes jugarte las victorias y al mismo tiempo hace que los demás lo vean", dijo Dovizioso, quien se erigió como la principal apuesta de Ducati en la disputa por este Mundial.

La presión con la que Lorenzo desembarcó en la marca de Borgo Panigale ha liberado a su vecino, con quien nunca contaba nadie para las cosas grandes. A diferencia de lo que ocurre con el resto de los opositores al título, Dovi se siente cómodo porque nadie vería como un fracaso que no lo ganara. Eso, probablemente lo convierte en el contendiente más peligroso de todos. "Ahora creo en mí más que antes", aseguraba el domingo pasado. Después de lo que acababa de hacer en la pista, no solo él, sino probablemente el paddock entero.

Escribe un comentario
Mostrar comentarios
Acerca de este artículo
Series MotoGP
Pilotos Andrea Dovizioso
Tipo de artículo Artículo especial
Etiquetas andrea dovizioso, dovizioso motogp, motogp 2017