‘Cuatro bodas y un GP’, la columna de Ernest Riveras

Nuestro columnista Ernest Riveras nos ofrece un nuevo artículo en clave de futuro en torno al campeonato del mundo de MotoGP, que afronta una semana en la que puede desencallarse el mercado de fichajes para 2017.

Primera boda.- De hecho una que no ha sido. Y no es que haya habido divorcio. Es que el novio se lo está pensando. Me refiero a la noticia que dimos en Movistar+ durante el GP de las Américas. Que Valentino Rossi podía optar a la plaza 24 de MotoGP para 2017. La noticia no se confirmó… lo que está muy lejos de querer decir que es una mentira, tal y como me acusaron en las RRSS. Después de 30 años de profesión, sé respetar el off the record. Y tal como marcan los cánones, no contrasté la información en dos fuentes. ¡En este caso fueron tres! Lo que pasa es que la declaración de Rossi en la rueda de prensa, anuló esa posibilidad. Ojo, para 2017, que no para siempre. Si escucháis la entrevista de Pablo Nieto durante el FP4 de Austin (“¿Cómo os habéis enterado?”) y luego la declaración de Rossi en la rueda de prensa de las poles (“ha habido conversaciones”), la noticia es verdad. Lo único que no posible para 2017.

Como las parejas que se dejan sin saber muy bien quién lo dijo primero, pero ambos llegan a la decisión de que es mejor así, este matrimonio no consumado llega sin saber muy bien quien se lo pidió a quien, pero sabiendo que no puede ser de otra manera. Todo esto nace de un deseo absolutamente plausible del campeonato de que su gran estrella tenga más peso en el futuro pensando en su adiós en 2019. Y en esas conversaciones de jueves a domingo en el paddock, surgió la opción. No es que el campeonato fuese a privilegiar una plaza para Rossi y el VR46 ante las peticiones de Sito, Cecchinello o el equipo de Luthi de Moto2 (que han pedido esa plaza 24 para 2017). ¡En absoluto! Porque tendrá plaza el que tenga el mejor proyecto, el mejor business plan, un buen piloto y las normas que marque IRTA. Y tal vez no se la den a nadie si no lo ven claro (el 29 de abril acaba el plazo). Pero que Rossi estuviese en la carrera hubiese sido una gran noticia para MotoGP.

Estoy seguro que Rossi no dejará nuestro Mundial aunque haya dicho que tras su marcha se pasa a las 4 ruedas. Esa será su pasión. ¡Pero esta es su vida! Me dicen los que le conocen bien que a pesar de sus 20 temporadas en el mundial, todavía disfruta de esta vida que engancha. Una vida de carreras, circuitos, aeropuertos y hoteles. ¡Y cariño del público! Si la noticia se hubiese confirmado para 2017 estaríamos especulando varias opciones: que sería bueno para el campeonato que la moto 24 fuese una KTM, pero que Rossi sólo podría tener este proyecto con Yamaha; que el piloto debería ser italiano, pero no Iannone. En fin. Lo único que me sabe mal es si con nuestra noticia inesperada “fastidiamos” un poco la operación que se llevaba con sigilo. Es posible. Porque como me dijo un buen amigo con una responsabilidad importante en el campeonato, “cada vez que se desvela una negociación, esta se complica”. Si eso, me callaré para 2019.

 

Segunda boda.- La del noviazgo a voces. La del que se da cuenta de que la novia de toda la vida va a estar siempre enamorada de otro por mucho que le des. Y de repente, llega un pibón que te desea y te pasas semanas pensando cuál será la trampa (podré ganar con la Ducati, se adaptará a mí, porque no gana aún, etc…) ¡Hasta que te decides! Y eso es lo que ha hecho ya Jorge Lorenzo. Decidirse por Ducati y olvidarse de ser embajador de por vida de Yamaha (algo que le hacía verdadera ilusión). Como mi artículo anterior en Motorsport.com, este puede tener fecha de caducidad (ya estar descatalogado cuando lo estéis leyendo). Pero en el previo del GP de España, esto va a ir así. Entre lunes y miércoles, Yamaha debería anunciar la marcha de Jorge. Y a continuación, Ducati anunciaría el fichaje. Este es un paso que deben dar los equipos y no Jorge. Y nadie hablará hasta el jueves.

Estas son mis cábalas máxime teniendo en cuenta que Lin Jarvis, máximo responsable de Yamaha en los circuitos, está anunciado en la rueda de prensa del jueves a las 17h (en directo en Movistar+). Y sentado junto a Márquez, Lorenzo, Dovizioso, Maverick Viñales y Redding, no creo que sea para hablar de neumáticos ni motores. De hecho, no sé si se ha dado cuenta alguien. Pero con la alineación en la mano, es una rueda de prensa perfecta para hablar sobre la marcha de Lorenzo: estará el involucrado, su posible relevo, el gran rival y el probable compañero de 2017. Yo creo que Jarvis sustituye en el cartel a Rossi (que en Jerez es el que más ha ganado y debería estar) para que Il Dottore no tenga que opinar mucho sobre el tema ¡Guión de Hollywood!

Repito que cuando estéis leyendo esto, tal vez las cosas hayan cambiado. Pero se espera que aunque salgan los comunicados de los equipos antes del jueves, ni Jorge ni nadie hable antes de la rueda de prensa. Se quieren guardar todas las formas, por cortesía y por contrato. Será interesante preguntar a Jarvis el jueves si le dejarán a Jorge probar la Ducati en los tests de Valencia (noviembre 2016). Supongo que sí. A Rossi en 2010 le dejaron. Por cierto. Repasando las notas de Jerez 2015, me encuentro con que el viernes del año pasado, entre el FP1 y el FP2, Yamaha confirmó la extensión del contrato 1+1 con Jorge. ¿Hace un año podíamos pensar que el adiós de un matrimonio sólido de 8 años de convivencia se rompería en el lugar de la Luna de Miel? ¡Para nada! Pero esto es lo que hay. Ganas de que llegue el jueves.

 

Tercera boda.- Una de esas a las que te invitan pero sin fecha fija y ahora mismo no sabes si se va a celebrar. La de Maverick Viñales con Yamaha. Todo el mundo se había preparado para que Mack fuese el sustituto de Jorge en cuando se anunciase el fichaje por Ducati. Yamaha había hablado con él, tenían la oferta y encima, el beneplácito de Rossi (ya se dan rueda descaradamente en cada QP). Pero mira por donde, se acaba de añadir un factor de corrección. ¡Maverick ha cambiado de manager! Ya no está con Aki Ajo, el que le subió a MotoGP (parece ser que el baremo del finlandés como manager estaba fuera de mercado). Y su nuevo manager (aunque se haya filtrado, respetaré no decir el nombre por lo que decía antes, porque el off the record es sagrado y porque haciendo caso a mi amigo, yo no fastidiaré ninguna negociación más citándolo). Pero sin decir nombres, sí aludiré a su CV: serio y riguroso. Y conocedor del medio. Y esto significa que pondrá encima de la mesa de Maverick todas las ofertas posibles, que no son sólo las de Yamaha y Suzuki. Así que la respuesta de Maverick se puede hacer esperar más de los que algunos ya anunciaban en Argentina.

Y otra cosa. Maverick está contento en Suzuki. Los de Hamamatsu están creciendo como prometieron. Si el propio Mack no hubiese caído en Termas, ya estaríamos hablando de su primer podio. Y cantidad de dinero encima de la mesa le ponen. En una conversación de café de paddock con un manager, hablábamos de manera genérica de muchas cosas, incluido el futuro del de Roses. Y me dijo: “ir a Yamaha está muy bien. Pero siempre le podrán decir que con esa moto es fácil ganar. Quedarte en Suzuki y ganar de azul, tendría más mérito. Sería una victoria de prestigio. Recuerda a Kevin Schwantz. Sólo gano un título, pero es más recordado y admirado por ejemplo que Lawson que ganó cuatro”. Es verdad. Y Schwantz ganó con Suzuki. Veremos que hace Maverick. Igual no hay cambio de equipo. Y la próxima os digo quien era ese manager.

 

Cuarta boda.- Más que una boda, varias bodas que se anuncian en el horizonte porque los pilotos ya hace tiempo que cogieron el ramo y están en capilla. Bodas que se pueden retrasar hasta el parón del verano o enterarnos por sorpresa que ya han pasado por el juzgado. Creo que la de Marc Márquez será una de estas. De repente, HRC anunciará la renovación. Si fuese noviembre, los test de Jerez y Marc estuviese por detrás de Redding, la opción de escuchar a Ducati (que habló con su entorno) sería real. Pero Marc es el líder del Mundial, Honda está mejorando a todas luces y no me imagino al de Cervera cambiando. Y con Jorge en Ducati, menos.

¿Y su compañero, Dani Pedrosa? Esto me resulta más opaco. Ahora mismo no sabemos quién lleva cualquier negociación sobre el futuro de Dani. Tras la marcha de Alberto Puig, Raúl Jara primero, relevado después por Eric Pedrosa, eran su entorno más habitual. Pero ninguno de los dos le sigue ya por los circuitos y tampoco eran sus managers. Así que el futuro de Dani es una incógnita para mí y al margen de al piloto, a los que no les gusta hablar de contratos, no sé a quién preguntar. Creo que HRC, con Àlex Rins en la recámara, no creo que piense que a corto plazo vaya a encontrar alguien más fiable que Dani. Pero, ¿y si fuese el de Castellar el que quisiese cambiar de aires? Mirando la publicidad de su gorra, Red Bull va a ir a fondo con la KTM para 2017. La moto está girando con Kallio quien hará Wild Card en Cheste’16. Ya el año pasado dijimos que KTM quería hablar con Dani, no que lo hubiese hecho, cosa que repito ahora porque lo desconozco. Si Pedrosa quiere cambiar de aires, ganar dinero y afrontar un reto, ese es su sitio. Si él y HRC quieren “amarrar”, deben seguir juntos.

 

Y un Gran Premio.- Y a todo esto, llega Jerez. Un GP feudo de los españoles. 30 victorias les contemplan, 11 en MotoGP. El circuito en el que los nuestros más han ganado en la categoría reina desde que lo hiciese Alberto Puig en 500cc el 7 de mayo de 1995. El Mundial se anima, llegamos a territorio Lorenzo con Marc liderando por 21 puntos. Pedrosa quiere ganar. Las Ducati también, pero Jerez no es el sitio. Maverick estará bien. Rossi viene de caer pero es el recordman de la pista andaluza. En fin, que después de hablar en las ruedas de prensa será el momento de hacerlo en la pista. Nos vemos el jueves.

¡Y vivan los novios!

Otros artículos de Ernest Riveras

Escribe un comentario
Mostrar comentarios
Acerca de este artículo
Series MotoGP
Pilotos Valentino Rossi , Jorge Lorenzo , Dani Pedrosa , Marc Marquez , Maverick Viñales
Equipos Yamaha Factory Racing
Tipo de artículo Artículo especial

Zona roja: lo que ahora está en tendencia