Crutchlow, con el tobillo hinchado y negro, espera poder correr

compartidos
comentarios
Crutchlow, con el tobillo hinchado y negro, espera poder correr
Por:

Cal Crutchlow se pondrá a prueba este viernes en Montmeló con los ligamentos del tobillo rotos y tras visitar a un cirujano plástico que le cerró la cicatriz en el brazo que le impidió correr el fin de semana pasado en Misano.

El británico no sale de una que se mete en otra. La cuestión es que el piloto del equipo LCR ha encadenado tres lesiones distintas que le han hecho perderse tres de las siete carreras que se han disputado hasta la fecha.

Para contrarrestar la falta de fuerza que le provocó la operación en el escafoides derecho a la que se sometió tras caerse en Jerez, Crutchlow sobrecargó el brazo izquierdo hasta el extremo de tener que ser intervenido para liberarle los músculos. La cicatriz no se cerró de la forma esperada, lo que le llevó a no poder tomar parte en el doblete en Misano y a visitar a un cirujano plástico para que reparara la avería.

Este miércoles, el #35 fue a Montmeló para someterse al pertinente examen relativo al coronavirus, y al salir de la habitación se cayó y se rompió los ligamentos del tobillo izquierdo.

También lee:

Este jueves, los médicos del campeonato lo declararon apto para correr de modo que se subirá a la RC213V en el primer ensayo libre en Montmeló. Otra cosa será hasta qué punto podrá ser competitivo.

“En Misano no pude correr porque tenía el brazo abierto. Ni yo quería correr, ni los médicos querían que corriese. El único que quería que lo hiciera fue Lucio, pero no le correspondía a él tomar esa decisión. El brazo necesitaba descanso”, comentó Crutchlow, antes de relatar el desafortunado incidente del día anterior.

“Ayer vine al circuito a hacerme el test PCR. Salí de la sala, empujé la puerta pero esta no ofreció ninguna resistencia. Había un escalón muy alto y me caí. Noté el golpe y supe que me había hecho algo, en el hueso o en los ligamentos. Llamé al doctor Mir y me extrajeron la sangre acumulada”, explicó el del LCR, que de cualquier forma es optimista con vistas a su participación en la carrera: “Tengo el tobillo hinchado y está completamente negro, pero creo que puedo correr”.

El de Coventry es consciente de que la Honda, por su exigencia física, no es el prototipo que le hace la vida más fácil a un corredor que no esté al 100% físicamente –“la Honda no perdona”, soltó–. Sin embargo, la ausencia de Marc Márquez, principal apuesta de la marca, y el buen papel de Alex la semana pasada en Misano –terminó el séptimo–, le llevan a concluir que el constructor japonés está trabajando para tratar de hacer de la RC213V una moto menos implacable.

“Alex estuvo soberbio en Misano. No tenéis ni idea de lo duro que es llevar la Honda, y más siendo novato. Y Alex lo está haciendo muy bien. Por cómo pilota, lo puede hacer bien con esta moto. Su progresión ha sido muy buena y está terminando las carreras, que es lo que debe hacer. La semana pasada, [Takaaki] Nakagami terminó justo por delante de él. Esto demuestra la mejoría de Alex y de la Honda”, cerró Crutchlow.

 
Márquez dirá presente en el Circuit de Catalunya

Artículo previo

Márquez dirá presente en el Circuit de Catalunya

Artículo siguiente

Rossi firmará únicamente para 2021 con Petronas

Rossi firmará únicamente para 2021 con Petronas
Mostrar comentarios

Sobre este artículo

Campeonatos MotoGP
Evento GP de Cataluña
Subevento Jueves
Pilotos Cal Crutchlow
Equipos Team LCR
Autor Lewis Duncan