Análisis

Por qué a Bezzecchi le iría mejor en VR46 que en Pramac

Dada la eclosión de Marco Bezzecchi en su segundo año en MotoGP, su incorporación a Pramac en 2024 se entendería como el paso natural. Sin embargo, una mirada más en detalle lleva a pensar que el italiano ofrecería una mejor versión de sí mismo si permanece en su actual equipo.

Marco Bezzecchi, VR46 Racing Team

En época de ausencia de carreras, la efervescencia de los posibles movimientos del mercado monopolizan el foco de la atención en el Mundial. Independientemente del caso de Marc Márquez, que dedica este verano a deshojar la margarita ante su hipotética salida de Honda, Marco Bezzecchi es otro de los elementos de la parrilla que atrae más miradas.

A sus 24 años, el piloto del Mooney VR46 se ha convertido en la sensación de esta temporada, en la que ha ganado dos veces en domingo (Argentina y Le Mans), y una vez en sábado (Assen), además de subirse al podio en la mitad de las ocho citas que se han celebrado hasta el momento.

Cuando el campeonato vuelva a echar a rodar en Silverstone, el primer fin de semana de agosto, el chaval de Rimini se presentará allí en la tercera posición de la tabla general, con solo un punto menos que Jorge Martín, el segundo, y a 36 puntos de distancia de Pecco Bagnaia, el líder. Probablemente, para entonces ya se sabrá si el curso que viene seguirá en su actual estructura o se enfundará el mono de Pramac, que son las dos alternativas que tiene a su alcance.

Hasta este año, pasar a la formación de Paolo Campinoti se interpretaría como un paso adelante; una evolución a todos los niveles, sobre todo si tenemos en cuenta que se trata del equipo satélite que más recursos recibe de la fábrica que le ampara, en este caso Ducati. De hecho, el constructor de Borgo Panigale ha insistido en los últimos tiempos en definir a su cliente como un segundo equipo de fábrica, habida cuenta de los recursos que inyecta en él. Un alto porcentaje de los técnicos que trabajan en el garaje ocupado por Martín y Johann Zarco, empezando por Daniele Romagnoli y Massimo Branchini, jefes de mecánicos del español y el francés, están a nómina de Ducati.

Marco Bezzecchi, VR46 Racing Team, se abraza con Paolo Ciabatti, director de Ducati

Marco Bezzecchi, VR46 Racing Team, se abraza con Paolo Ciabatti, director de Ducati

Photo by: Gold and Goose / Motorsport Images

Sin embargo, la ambición por crecer de VR46 y otros factores que detallaremos a continuación seguramente provoquen que esa condición de privilegio que ostentaba Pramac pierda peso o, al menos, que se equilibre un poco más con la estructura de Valentino Rossi. Ese cambio de estatus del Mooney es uno de los argumentos que esgrime Uccio Salucci, director de la escudería, para argumentar sus deseos de retener a Bezzecchi. "Nosotros lo que queremos es progresar, y Pramac no deja de ser un rival directo. Si Marco quiere, nuestra prioridad es que él se quede", cuenta a Motorsport.com el amigo del alma de Il Dottore.

Al margen del pelo y las pintas medio desaguisadas, Bezzecchi tiene otras similitudes que le acercan a Rossi. Una de las más evidentes es su enfoque de las carreras y la importancia que le da al entorno que le rodea. Al fin y al cabo, la Academy y el Mooney tienen la misma matriz y son vasos comunicantes, de modo que la mayor parte de la gente con la que se entrena y divierte en su día a día, es la que se encuentra en los circuitos. En ese sentido, Matteo Flamigni, ex técnico de Rossi y que ahora capitanea su lado del garaje, también juega un papel fundamental para entender el salto de calidad dado por el #72.

En caso de firmar por Pramac, el chico aterrizaría en un ecosistema nuevo para él, con gente diferente y con la que no ha tenido roce, circunstancia que seguramente jugaría en contra de su tranquilidad.

Este planteamiento lógico no escapa a los ojos de Ducati, consciente de la relevancia que tienen para Bezzecchi las personas que le rodean cuando de lo que se trata es de sacar a relucir su mejor versión. "Creemos que todavía no está listo para emprender una aventura en solitario, sin los suyos", cuentan desde los despachos de Borgo Panigale, donde estos días se trata de encajar todas las piezas del puzzle.

Si la vertiente humana puede ser decisiva en el futuro a corto plazo del corredor de Rimini, la técnica, también. En un primer momento, Ducati había proyectado un 2024 con Bezzecchi subido a una Demosedici GP23, la misma fórmula que rige actualmente, dado que corre con un modelo de 2022. Eso supondría un ahorro de alrededor de unos 800.000 euros para VR46 si se compara con la inversión que implicaría solicitar una GP24.

Lo que ocurre es que Pramac, que hasta ahora ha contado con dos prototipos de los más evolucionados, tampoco vería con malos ojos pasar a disponer de una sola GP24 (Martín) y que Zarco, o quien ocupe su puesto la próxima temporada, compita con una GP23. Desde VR46 ven ese panorama como el ideal, sobre todo por el nivel de dominio de la moto adquirido recientemente. "Como equipo estamos listos para manejar una GP24, porque tenemos más experiencia. El año pasado, con Luca Marini -condujo la GP23– sufrimos algo más, pero ahora estamos preparados”, tercia Salucci. Ducati está dispuesta a hacer un esfuerzo extra para darle al piloto la moto 'pata negra'. Eso sí, con condiciones.

Bezzecchi junto a la dupla de Pramac, Martín y Zarco, en el podio de Le Mans

Bezzecchi junto a la dupla de Pramac, Martín y Zarco, en el podio de Le Mans

Photo by: Gold and Goose / Motorsport Images

Para entender la primera hay que echar un vistazo al acuerdo entre VR46 y Ducati, que expira a finales de 2024. Evidentemente, una de las prioridades que se marca la compañía boloñesa es la de mantener a Bezzecchi encima de una de sus motos, independientemente que Mooney pueda plantearse firmar por otro suministrador con vistas a 2025.

Aunque ese cambio sorprendería por la falta de competitividad demostrada recientemente por las M1, esta posibilidad no se puede descartar del todo si atendemos al potente vínculo que hay entre Rossi y Yamaha. Eso podría llevar a Ducati a ofrecerle un contrato como piloto oficial, para así asegurarse que se quedará bajo su paraguas, dejando al margen qué motos vaya a usar VR46. Ese escenario tiene toda la lógica dado que Ducati solo tiene a cuatro corredores en nómina (Bagnaia y Bastianini, Martín y Zarco) después de que Jack Miller se fuera a KTM, de modo que la 'vacante' dejada por el australiano sería la que pasaría a cubrir Bezzecchi.

Be part of Motorsport community

Join the conversation
Artículo previo Por qué Honda se arriesga a quedarse sin Alex Rins
Artículo siguiente Mir vuelve a subirse a una moto y volverá al "100%" en Silverstone

Top Comments

Sign up for free

  • Get quick access to your favorite articles

  • Manage alerts on breaking news and favorite drivers

  • Make your voice heard with article commenting.

Motorsport prime

Discover premium content
Suscríbete

Edición

Espanol Espanol