Análisis

Por qué Australia definirá el final de MotoGP que nos espera

Tras el resbalón de Jorge Martín en Mandalika, Phillip Island calibrará la capacidad de recuperación del aspirante al título que Pecco Bagnaia confía revalidar, a partir de la serenidad que le llevó a superar de forma brillante un mal trago como el que vivió en Indonesia.

Jorge Martín, Pramac Racing, Francesco Bagnaia, Equipo Ducati

A medida que la lucha por el título se ha ido cerrando y que, con la mirada a cierta distancia de Marco Bezzecchi –se encuentra tercero, a 63 puntos del primero y a 45 del segundo–, ha quedado prácticamente circunscrita al pulso entre el actual campeón del mundo y el español, el tira y afloja entre ellos dos ha ido ampliando su radio de acción. Hasta hace unos días, prácticamente no se hacían referencia el uno al otro. Pero eso cambio drásticamente en Mandalika.

Allí, en la previa, Jorge Martín declaró tener cierta prisa por ponerse al frente de la general de la tabla de puntos. "Si puedo salir de aquí como líder, lo intentaré. Yo creo que ya ha llegado el momento", dijo el jueves, en un anticipo de lo que ocurriría al día siguiente y, sobre todo, el sábado. La inercia que le había llevado a recortarle a Pecco Bagnaia 63 puntos, desde el sábado de Montmeló y hasta el viernes pasado, parecía seguir vigente en Lombok. Para rematarlo, el turinés se quedó fuera de la Q2 por primera vez esta temporada. "Eso solo lo sabe Pecco", respondió Martín, a la pregunta de si tenía la sensación de que su rival estaba acusando la presión. "Lo que está claro es que no pasar de la Q1 es un error", añadió.

Bagnaia simplemente lanzó un recordatorio que terminaría siendo premonitorio: "La última vez que pasé por la Q1 fue en Jerez, y terminé ganando la carrera. La serenidad es fundamental. Cuando un problema está muy localizado estoy seguro de que lo resolveremos". Esa "serenidad" a la que hacía referencia al terminar la jornada del viernes es la que le llevó a no exagerar el sábado, durante la sprint, en la que cruzó la meta el octavo, a cinco segundos y medio de Martín, inapelable vencedor. Y la misma calma que le acompañó durante la carrera larga, ya el domingo, en la que interpretó de la mejor manera imaginable un guión delicadísimo por las condiciones del asfalto, con temperaturas más allá de los 60 grados que convirtieron el trazado en un skating: de los 21 corredores que tomaron la salida solo terminaron 14.

Si Martín arrancó bien –pasó del sexto al primer puesto antes de la primera frenada–, Bagnaia aún recuperó más posiciones a su paso por el primer giro –se colocó el sexto desde la 13ª plaza de la parrilla–. El toque entre Brad Binder y Luca Marini en la segunda vuelta le dejó el cuarto para después, en el tercer giro, rebasar a Fabio Quartararo y situarse el tercero. Superado el fogonazo inicial, el #1 bajó el pistón para no arriesgarse más de la cuenta.

Francesco Bagnaia, Ducati Team

Francesco Bagnaia, Ducati Team

Photo by: Gold and Goose / Motorsport Images

Exactamente lo contrario a lo que hizo Martín, que se fue al suelo a mitad de camino (13ª vuelta de 27), cuando rodaba cómodamente al frente del pelotón y sin que nadie le incordiara. En el momento en que perdió el tren delantero de su Ducati, el madrileño tenía en el bolsillo casi tres segundos de margen sobre Maverick Viñales, a quien Bagnaia adelantó después (20º giro) para poner fin a una racha de casi dos meses sin ganar en domingo (Austria).

Además de servirle para recuperar la batuta del Mundial que había perdido el sábado, el subidón hizo que el puntal de Ducati se viniera arriba y lanzara un mensaje para quien quisiera sentirse aludido. "Hay veces que se habla demasiado. Es mejor dejar que las cosas pasen, y hablar después", soltó, en una frase que todo el mundo interpretó que iba dirigida al principal obstáculo entre él y su objetivo de revalidar la corona. A él, y a todos esos compañeros de pista que, en las últimas dos semanas, habían etiquetado como favorito a Martín. "Me sorprende porque ellos son pilotos, no periodistas, y saben lo rápido que pueden cambiar las cosas", apostilló Bagnaia.

Si bien es cierto que Martín le recortó 59 puntos en cuatro eventos, desde Montmeló hasta Motegi, el piloto oficial de la marca boloñesa fue el tercer integrante de la parrilla que más réditos sacó en ese periodo (68 puntos), solo por detrás del #89 (127), y de Bezzecchi (82). Eso permite cuestionarse el impacto real de ese supuesto mal trago del puntal de Ducati, que en un solo domingo puso el freno de mano a esa teórica caída libre.

Llegados a este punto, la gresca no se detiene y ya no lo hará hasta que el campeonato ponga el cerrojo, en Valencia, en noviembre. Este fin de semana, Australia albergará el próximo asalto, en la primera de las cinco últimas paradas del calendario, concentradas en solo seis semanas. Si hasta Indonesia la pelota estaba en el tejado de Bagnaia, que debía encontrar la fórmula para romper la dinámica que catapultaba a Martín en la misma medida que le iba minando a él, ahora le toca al aspirante demostrar que, además de una velocidad pura y una explosividad descomunales, también tiene la mentalidad necesaria para salir de un mal trago, de una forma tan brillante como lo ha hecho su oponente. En su entorno no tienen dudas.

"Jorge ha completado 14 carreras seguidas sin cometer un solo error, recuperando muchos puntos respecto de Pecco, a quien llegó a superar este sábado en la general. Después de tanto tiempo podía llegar un fallo, es estadística", declaraba Gino Borsoi, team manager de Pramac, a Motorsport.com, haciendo un análisis pragmático de lo sucedido.

"Estará fastidiado hasta el primer ensayo en Australia, pero allí se le olvidará. Lo que está claro es que no tiene que recuperarse de nada en especial, porque todo le funciona. Nos vamos con la conciencia tranquila, y con la sensación de que, en este tramo de la temporada, Jorge es el más fuerte", añade el expiloto, que considera que el resultado de este último domingo será más beneficioso para Bagnaia, que perjudicial para Martín: "El punto de inflexión es seguramente para Pecco, porque, de un fin de semana difícil ha sacado una victoria".

La hinchada no puede hacer otra cosa que confiar en que Borsoi tenga razón. De ser así, el duelo entre las mejores versiones de Martín y Bagnaia emergerán ya este viernes en Phillip Island, el mejor escenario posible para actuar de termómetro.

Be part of Motorsport community

Join the conversation
Artículo previo Ducati no quiere detener a Martín para beneficiar a Bagnaia
Artículo siguiente Zarco descarta reemplazar a Márquez en el Repsol Honda

Top Comments

Sign up for free

  • Get quick access to your favorite articles

  • Manage alerts on breaking news and favorite drivers

  • Make your voice heard with article commenting.

Motorsport prime

Discover premium content
Suscríbete

Edición

Espanol Espanol