Honda va y vuelve a la luna tres veces

Un estudio de ExternPro, la compañía que prepara los motores de Moto2, estipula que los prototipos de la categoría intermedia han recorrido más de dos millones de kilómetros desde su introducción en el Mundial de 2010.

Los motores de 250cc y dos tiempos fueron sustituidos en aquel momento por los de 600cc y cuatro tiempos. Desde entonces y hasta ahora, los pilotos de la categoría intermedia han recorrido una distancia superior a la que supondría ir y volver a la luna tres veces, según los datos de ExternPro, la compañía que se encarga de la preparación de estos motores Honda desde finales de 2012, cuando cogió el relevo de Geo Technology.

En estas cinco temporadas y media las Moto2 han completado más de dos millones de kilómetros. El control que se lleva de estas unidades de potencia es milimétrico en todos los sentidos.

Cada piloto recibe un motor de CBR600RR potenciado –con componentes de HRC– cada tres carreras, bien sea nuevo o reacomodado, y la repartición se hace mediante sorteo, de modo que en total hay unos 200 propulsores en permanente circulación.

“Nuestro mantra es el de no cometer errores”, asegura Trevor Morris, el director técnico de ExternPro, que forma parte del Mundial desde principios de la década de los años ochenta. “Seguramente hemos ido un poco demasiado lejos con el nivel de preparación, pero nuestra idea es la de maximizar la fiabilidad y la igualdad entre los motores”, añade el técnico.

Según este estudio, los pilotos de Moto2 ejecutan unos 90.000 cambios de marcha durante un gran premio, una cifra que supera el millón y medio a lo largo de un curso entero.

“Tenemos pilotos que, al reducir, llevan el motor hasta las 17.000 revoluciones por minuto (rpm). Después de cada ensayo obtenemos todos los datos de esos motores, y si vemos que algún piloto ha subido demasiado de vueltas, lo analizamos al detalle. Nuestro software nos reclama cuando hay algún parámetro que sale de la norma, bien sea por exceso de rpm, por temperatura o por cualquier otra circunstancia”, relata Morris.

“Si vemos que la práctica se mantiene, podemos reducir un poco la potencia de ese motor en concreto para que no corra ningún riesgo”, añade el técnico. Dorna, el promotor del campeonato, permite una variación de hasta el 3% en la potencia de estos motores, aunque a día de hoy, entre el que entrega más caballos (todos están alrededor de los 130) y el que menos, hay poco más de un 1%. “Acabamos de hacer una prueba a 60 motores y el diferencial de potencia entre ellos es del 1,2%”, zanja Morris.

Desde su entrada en escena como categoría intermedia, el objetivo de Moto2 siempre fue el de convertirse en un campo asequible a la vez que competitivo. A la vista del saludable aspecto que luce la parrilla podemos afirmar que se ha logrado con creces.

Escribe un comentario
Mostrar comentarios
Acerca de este artículo
Series Moto2
Tipo de artículo Noticias de última hora
Etiquetas honda, moto2, motores honda

Zona roja: lo que ahora está en tendencia