Las mejores historias de 2018
Tema

Las mejores historias de 2018

Las mejores historias de 2018, #15: G-Drive despojado de su victoria en Le Mans

compartidos
comentarios
Las mejores historias de 2018, #15: G-Drive despojado de su victoria en Le Mans
Jamie Klein
Por: Jamie Klein
Traducido por: Luis Ramírez
18 dic. 2018 10:37

El conteo de Motorsport.com's countdown de las historias más importantes del deporte motor este año continua con la sorprendente noticia de la descalificación del equipo G-Drive Racing tras su dominante victoria en la clase LMP2 en las 24 Horas de Le Mans.

No fue sorpresivo que el Oreca # 26 de G-Drive Racing dominara la división LMP2 de la edición número 86 de las 24 Horas de Le Mans, después de todo, el equipo ruso llegaba con una conveniente victoria en la primera carrera de la Supertemporada 2018/2019 del Campeonato Mundial de Resistencia en Bélgica, así como una victoria igual de importante en la primera competencia de la European Le Mans Series en Monza.

El equipo intentó doblar las reglas que rodean a la clasificación de los pilotos alineando a todos profesionales con Jean-Eric Vergne, Roman Rusinov y Matthieu Vaxiviere, aunque G-Drive finalmente retrocedió reemplazando a este último con Andrea Pizzitola, quien se ha convertido en uno de los pilotos plata más convincentes en las carreras de sports cars.

Con la elección correcta del prototipo LMP2 Oreca (Ligier y Dallara siguen rezagados con respecto a Oreca) y una alineación de pilotos directamente de primer nivel, parecía que la larga espera de Rusinov y su preocupación de G-Drive por una victoria en Le Mans por fin estaba llegando a su fin, como lo demostró al menos en el inicio.

Una primera y rápida parada en boxes impulsó al # 26 al liderato de la clase, y desde allí Vergne, Rusinov y Pizzitola no cometerían ningún error. Sin complicaciones ni incidentes imprevistos que frenaran su progreso, el trío simplemente se alejó de sus rivales de clase y ganó la categoría por dos vueltas.

También lee:

Pero al día siguiente, la bomba cayó en forma de un boletín de los comisarios: G-Drive y TDS habían hecho trampa.

La explicación técnica completa de lo que hicieron mal es demasiado larga para reproducirse en su totalidad aquí, pero se trata del uso de un dispositivo ilegal insertado en la plataforma de repostaje que esencialmente aceleraba el flujo de combustible y, por extensión, llevaba a un menor tiempo las detenciones en boxes.

Los delegados técnicos alertaron de esto a los comisarios de la competencia, quienes señalaron que las paradas en boxes del # 26 (y su máquina hermana # 28) eran significativamente más rápidas que las de sus rivales.

Un vistazo a la hoja de análisis del pitstop muestra que la detención más rápida del # 26 era de 1m01s, con un promedio de 1m09s. Comparado eso con el prototipo que finalmente heredó la victoria, el Oreca # 36 Alpine Signatech de Nicolas Lapierre, Pierre Thiriet y Andre Negrao, cuya parada más rápida (excluyendo una última recarga de combustible al final) fue de 1m07s. Su promedio fue de 1m15s.

G-Drive y TDS apelaron el resultado. Su caso no fue escuchado hasta mediados de septiembre y el veredicto no se emitió hasta principios de octubre.

Ellos trataron de convencer al Tribunal Internacional de Apelación de la FIA de que su pieza adicional no estaba prohibida explícitamente por el reglamento, y que era una "innovación técnica elogiable", pero el tribunal dictaminó que, debido a que la parte se extendió al limitador de flujo de combustible (que está estrictamente regulado), era ilegal. De esa forma la descalificación se mantuvo.  

Lo triste fue que, si hubieran elegido seguir las reglas, G-Drive todavía habría ganado.

El tribunal de apelación estimó que el equipo ganó de seis a 10 segundos por parada en los boxes al usar ese dispositivo. Incluso si asumimos que la ganancia estaba en el último extremo de esa escala, eso solo era una diferencia de 360 segundos (seis minutos) durante el transcurso de todo el tiempo del # 26 durante la competencia.

El margen de victoria para Vergne, Rusinov y Pizzitola fue de dos vueltas, al menos siete minutos.

Fue un resultado triste todo el año. La escuadra Signatech Alpine no merecía exactamente ganar, ya que G-Drive le había vencido en ritmo, pero estaba claro que la victoria con trampa del equipo ruso no podía mantenerse.

Dado que la carrera por la victoria absoluta tampoco fue exactamente una película de suspenso, ya que Toyota logró una victoria con 12 vueltas de ventaja, simplemente consolidó a Le Mans 2018 como una edición que será recordada por razones equivocadas.

También lee:

LMP2 podium: winners Roman Rusinov, Andrea Pizzitola, Jean-Eric Vergne, G-Drive Racing, Alexander Krylov, G-Drive Racing team principal

LMP2 podium: winners Roman Rusinov, Andrea Pizzitola, Jean-Eric Vergne, G-Drive Racing, Alexander Krylov, G-Drive Racing team principal

Photo by: Nikolaz Godet

Next article
Porsche correrá con cuatro coches en Le Mans

Previous article

Porsche correrá con cuatro coches en Le Mans

Next article

Las mejores historias de 2018, #10: Toyota finalmente rompe el hechizo en Le Mans

Las mejores historias de 2018, #10: Toyota finalmente rompe el hechizo en Le Mans
Load comments