Urrutia: “Es el momento más crítico de mi carrera”

Santiago Urrutia recibió a Motorsport.com en Uruguay para una entrevista exclusiva mientras busca el apoyo necesario para competir en la Serie Indy Lights en 2017 y mantener viva su campaña deportiva.

Son días difíciles para Santiago Urrutia. Los más difíciles, según se desprende de sus palabras. Desde el 11 de septiembre, cuando se le escapó el campeonato de Indy Lights y perdió así la beca para subir a IndyCar en 2017, la carrera del piloto uruguayo entró en un interrogante que todavía no tiene fin.

"Se me nubló la mente, sentí mucha angustia, pensé en el día a día, qué iba a pasar conmigo, qué cosas había hecho para que me pasara esto", cuenta Urrutia mientras dialoga con Motorsport.com en su hogar de su Miguelete natal, un pueblo de unos mil habitantes ubicado a casi 200 kilómetros de Montevideo.

Aquella sensación de que era el final de su carrera deportiva aún lo persigue: "Lo pienso hasta ahora, porque todavía no sé si voy a correr. 

"Es una lucha que tengo mentalmente día a día. Afrontar la realidad, que es esta: no sé si corro. Hoy en día plata en la mano no tengo, entonces no sé si voy a correr".

Pero Santiago está acostumbrado a las difíciles. Y a los golpes. Ya desde muy niño, como cuando se desmayó al tener una caída corriendo en moto. Tenía cuatro años y lo recuerda perfectamente: "Me metí en una huella de una moto grande, estaba medio lloviendo y me caí, me golpeé la cabeza y me desmayé", cuenta, un poco entre risas, sobre un momento que, al final, tuvo mucho que ver para que al poco tiempo, principalmente por presión de su madre, Claudia, dejara las motos para centrarse en las cuatro ruedas y comenzara una carrera en el automovilismo deportivo.

Y vaya si la siguió luchando. A los 14 años se fue a vivir a Italia, solo, persiguiendo un sueño y teniendo que tomar responsabilidades que jamás hubiera tenido en su casa de Miguelete.

"Tuve que tomar la decisión de mi vida de si seguía corriendo o dejaba de correr. Y si dejaba de correr todo el esfuerzo que había hecho mi familia, todo lo que había hecho yo para atrás como que no me servía de mucho, y opté por irme solo a vivir a Europa con 14 años.

"Ni lo pensé. Capaz que hoy, con todo lo que he vivido, lo pienso un poco más. Por el hecho de las vivencias que tuve, que fue un poco difícil. No hablaba inglés, no hablaba italiano, nada. Me fui como un kamikaze".

El día a día lejos estaba de ser lujoso ni mucho menos, debiendo buscar la manera más económica para mantenerse: "Me hacía cargo de todo: cocinar, viajar en tren, de la bicicleta, de hacer las compras, de todo. Ahí era decisión mía todas las cosas que hacía y era responsable de todo. 

"Iba a comer a un lugar que hacían carne que era barato. Me había hecho amigo de los dueños y me hacían un descuento. Cuando tenía ganas de comer carne iba ahí. Pero sino comía carne, me cocinaba algún pollo a la plancha, a veces un guiso, algo así. Siempre buscando lo más económico. De haber tenido la plata me iba a comer todos los días a un restaurante, pero así no funciona", cuenta el uruguayo.

Era campeón o dejaba de correr

Está claro que Urrutia se acostumbró a vivir al límite. No solamente por acelerar una moto prácticamente desde la cuna, sino porque para él, como piloto uruguayo, nunca fue fácil reunir el dinero necesario para competir.

Cada año en Europa era un nuevo desafío al momento de buscar patrocinadores. Y cuando dejó el Viejo Continente para enfocar su carrera en Estados Unidos tras un frustrante 2014 en GP3 Series y un ambiente que no le gustó, Urrutia encaró el proyecto de correr en la Serie Pro Mazda con una clara promesa para sus sponsors.

"Fui a verlos prometiendo uno por uno que si no salía campeón, no corría más y no les iba a pedir más plata. Y salí campeón".

Y no fueron solamente palabras. Realmente lo sentía así. "En la GP3 había tenido un año muy malo, si me iba a Estados Unidos y no salía campeón... era lo que tenía que hacer. Y terminé cumpliendo".

Por una definición en diciembre

Cada día que pasa es una mala noticia cuando se está a la búsqueda de apoyo para afrontar un campeonato y los resultados no son los esperados. El tiempo apremia y Urrutia necesita cuanto antes una solución que le permita continuar viviendo su sueño de representar a Uruguay en el mundo. Y la situación es difícil más aún con la reciente notificación por parte del Schmidt Peterson Motorsports, el equipo para el que corrió en 2016, de que no tendrá una estructura en 2017 por la falta de pilotos. Ahora Urrutia debe ir en busca de una organización nueva.

Al momento de consultarle si se pone una fecha límite para resolver su futuro, Santi mantiene su claridad: "Creo que de acá al 10 de diciembre, o antes de Navidad, voy a saber si corro o no corro. No voy a salir en enero a hacer cuatro pruebas y largar un campeonato. O capaz que sí, pero no sería lo ideal. 

"Creo que es el momento más difícil y más crítico dentro de mi carrera deportiva. Si no corro en la Indy Lights, es muy difícil que siga corriendo. 

"De repente puedo terminar corriendo en el Súper TC2000 o el Top Race de Argentina o en el Stock Car de Brasil, que no me desagradaría, pero mi objetivo es llegar a la IndyCar, alcanzar la máxima categoría de los Estados Unidos, y si no se puede buscaré algún Plan B, pero hoy en día es el momento más difícil de mi carrera deportiva. Siempre es más difícil abajo que arriba del auto".

Ante esta situación, Miguelete es el lugar ideal para tomarse las cosas con calma. O al menos intentarlo. Allí Santiago puede moverse como uno más, y mientras recorre el pueblo con Motorsport.com, se encuentra con su abuela y no deja pasar la oportunidad para darle un beso antes de dirigirse a la escuela donde cursó sus estudios. También aprovecha para saludar queridos amigos como Pablo Planchón, el encargado de diseñar sus cascos, o a "Cholo", su primer mecánico y quien trabajara con su padre, Carlos Urrutia, en sus días de corredor –y exitoso por cierto- en la categoría Limitada 31 de Uruguay.

"Hay veces que estoy bien, hay días que estoy un poco amargado, que se me hace difícil levantarme", cuenta Urrutia sobre sus días.

"Puedo ir a una reunión con toda la mejor onda y me enfrento que me digan  'no, nosotros no te vamos a apoyar' y ahí salís mal. Pero me mantengo acá con la gente que me conoce de chiquito, en Miguelete, con los amigos, con mis padres, con la familia en general".

El karting que tiene le permite sacarse un poco las ganas de acelerar y mantenerse en forma. Pero Urrutia quiere mucho más que eso. Su deseo es continuar corriendo en Estados Unidos para cumplir el sueño de disputar las 500 Millas de Indianápolis. Queda poco tiempo, pero es una carrera que no abandonará fácilmente. La reconocida garra charrúa no se lo permite.

Escribe un comentario
Mostrar comentarios
Acerca de este artículo
Series Indy Lights
Pilotos Santiago Urrutia
Tipo de artículo Entrevista

Zona roja: lo que ahora está en tendencia