Artículo especial

Cuando Robby Gordon soñaba con ir de la IndyCar a la F1

El número del 13 de mayo de 1993 de la revista Autosport presentaba a un joven Robby Gordon, que buscaba llegar a lo más alto del automovilismo. Desde el respaldo de Ford y la amistad con Nigel Mansell hasta la rivalidad con Eddie Cheever, así es como el californiano que creció en las carreras de tierra llegó a la fama.

Robby Gordon, A.J. Foyt Enterprises

Robby Gordon quiere ser el próximo piloto de Indycar en la Fórmula 1. Va camino de la cima. Su primera carrera automovilística fue en las 24 Horas de Daytona de sportcars y su primera salida en monoplazas fue en un Indycar. Pero entre medias, destrozó máquinas de Fórmula 3000 y de la Winston Cup de NASCAR.

La primera vez que vi a Robby Gordon fue en las 500 Millas de Daytona de 1991, donde el joven hacía su debut en la Copa Winston. Era el hombre del momento. Durante los entrenamientos le pregunté a Gordon Kirby, nuestro corresponsal en EE.UU., cómo valoraba a Robby. Antes de que Kirby tuviera tiempo de terminar, se oyó un sonoro "golpe" desde la dirección de la pista.

"Tenemos un coche en el muro de la curva 4", anunció el comentarista del circuito. "Es el Publix Ford número 90 de Robby Gordon..."

Dos años después, el breve y desastroso coqueteo de Gordon con NASCAR hace tiempo que se ha olvidado. También se desvanece el recuerdo de una prueba de F3000 que acabó con un fuerte encontronazo con la barrera.

A sus 24 años, Gordon va camino de la cima. Su progresión en IndyCar desde su debut el año pasado ha sido asombrosa, coronada por una brillante actuación en Surfers Paradise, en la que compartió el podio con los campeones del mundo de Fórmula 1 de 1972 y 1992. Pero luego se decepcionó al estrellarse en Phoenix y enredarse con Eddie Cheever en Long Beach.

Su forma puede ser irregular, pero Robby es una estrella para el futuro. Tiene un talento natural, pero a veces su confianza sin límites ha sido demasiado grande incluso para el control de su coche. Su filosofía siempre ha sido "ganar o reventar...".

Gordon procede del mundo de las carreras todoterreno, una especialidad de su California natal entre cuyos graduados se encuentra Rick Mears. Pero incluso antes de eso, compitió en motocross.

"Corrí en motos de motocross desde que tenía ocho años", recuerda. "Gané dos campeonatos de minimotos, y luego corrí en 125, y gané un título Pro-Am cuando tenía 15 años. Pero me lesioné dos veces. Me rompí una muñeca y luego una clavícula. Tienes que volar mucho, y si no puedes hacer los saltos dobles, mejor te quedas en casa. Y había visto a un par de amigos quedarse paralíticos. Una vez que has visto a un par de amigos hacerse daño de verdad, sientes que es hora de salir. Sentí que era el momento de seguir adelante".

Gordon truly caught the eye when he made his IMSA bow in 1990

Gordon llamó la atención cuando debutó en la IMSA en 1990.

Foto: Motorsport Images

"Mi padre corría con coches todoterreno, así que hice una temporada con él, cuando tenía 16 años. Ganamos el campeonato el primer año".

De 1985 a 1989, el adolescente Gordon ganó un montón de títulos en eventos todoterreno y pruebas de velocidad en estadios Mickey Thompson, y pronto se ganó el apoyo de Ford. Ganó la Baja 1000 con una carrera en solitario de 17 horas, y en un momento dado conducía para Ford en los desiertos y para Toyota en los estadios. Obligado a decidir entre Toyota y Ford, Gordon eligió este último. Una sabia decisión. El jefe de deportes de motor de Ford, Mike Kranefuss, lo tomó bajo su protección y desde entonces ha sido su hada madrina.

Orientándole hacia las carreras en circuito, Kranefuss pidió a Robby que probara un Roush Mustang en Sebring. La historia cuenta que Gordon tuvo que tomar un caro taxi desde el aeropuerto de Orlando, porque a sus 20 años era demasiado joven para alquilar un coche... Fue rápido, y lo firmaron para el equipo Roush works Ford IMSA GTS para 1990.

Con 21 años recién cumplidos, debutó en Daytona y ganó la categoría. Al igual que Scott Pruett, graduado de Roush, Gordon recibió una buena base en la competitiva serie "silueta", aprendiendo su camino en circuitos mixtos y urbanos. Otras tres victorias lo llevaron al segundo puesto en la lucha por el título, aunque se cayó en varias ocasiones. La gente empezó a fijarse en este joven descarado y arrogante, que pareció no tener problemas para adaptarse de la tierra a los circuitos. Con Kranefuss detrás, todo era posible.

"Nige es un gran tipo. Creo que ha sorprendido a muchos americanos por lo simpático que es. Supongo que probablemente ni siquiera sabía quién era yo, y mucho menos pensó que le daría una carrera por la pole en Surfers'" Robby Gordon

Ese verano, Mike y Eddie Jordan lo invitaron a probar un GA Motorsport F3000 en Snetterton. Era su primera salida en un monoplaza, y se adaptó rápidamente. Por aquel entonces, Robby quería llegar a la Fórmula 1 y no tenía ningún interés en IndyCar.

El siguiente paso eran las carreras de stock cars. Como de costumbre, Robby se adaptó bien: a finales de 1990 participó en una carrera en ARCA que acompañaba la final de la Winston Cup en Atlanta, y consiguió una sorprendente pole. En la carrera lideró... y se estrelló.

Para 1991, Kranefuss dirigió a Robby a la Winston Cup con el equipo Ford de Junie Donlavey, establecido desde hacía tiempo pero sin éxito. Impresionó durante las pruebas de Daytona, y fue el cuarto más rápido durante el invierno. Luego destrozó un coche en los entrenamientos de las 500 Millas. Los habituales de la Winston Cup sonrieron con complicidad. Otra valiosa lección...

"No se puede reducir la velocidad", me dijo esa tarde. "Si vas más despacio, nadie te reconoce. Al menos, si vas rápido, la gente sabe quién eres. Quiero entrar en ese grupo de élite de pilotos".

En las 500 se vio implicado en un accidente en el que se vio involucrado Richard Petty, y después de otra decepcionante salida, el acuerdo previsto de 18 carreras en la NASCAR fue desechado. Robby se concentró en IMSA GTS durante el resto de 1991, alternando victorias y accidentes.

An exciting character, Gordon had the speed but tendency to crash to match

Gordon, un personaje apasionante, tenía la velocidad y la tendencia a estrellarse que le caracterizaban.

Foto: Motorsport Images

En julio de ese año, Kranefuss llevó a su protegido al Gran Premio de Gran Bretaña para presentarle a gente influyente. Ese mismo verano, Robby probó por segunda vez un coche de F3000, esta vez un Lola de Paul Stewart Racing. Sin embargo, tras unas pocas vueltas erráticas en el circuito Bugatti de Le Mans, se estrelló contra el muro en la chicana Dunlop. El coche quedó destrozado, y también la reputación de Robby Gordon...

"Nunca había conducido sobre bandas rugosas. En la primera curva toqué mis neumáticos del lado derecho en la banda rugosa, y tiró el coche a la derecha. Pero tenía que ir a la izquierda... Todavía estoy muy desanimado por eso".

Los planes para que Gordon hiciera F3000 se abandonaron en silencio, pero surgió otra oportunidad. Ford volvía a la IndyCar, y la anterior falta de interés de Robby por la serie quedó en el olvido. Kranefuss sugirió a Robby para el segundo Lola de Chip Ganassi para 1992; el equipo casualmente tenía el motor Ford.

Gordon probó en el óvalo de Phoenix en diciembre de 1991. No había pilotado un IndyCar antes, y Kranefuss debía tener los dedos cruzados. Pero Robby no lo defraudó esta vez. No tuvo ningún accidente, impresionó al equipo y le contrataron para correr algunas carreras en circuitos mixtos.

Gordon sorprendió a mucha gente con sus buenas actuaciones en un programa de siete carreras. Hubo trompos y algunos roces con los muros de los circuitos urbanos cuando buscaba el límite, pero era rápido, a menudo más que su compañero Cheever, y nadie podía reprocharle su determinación.

"El primer año en IndyCar fue realmente bien. En las dos últimas carreras nos clasificamos entre los 10 primeros, y en cuanto empezó la carrera estuvimos entre los cinco primeros. Deberíamos haber subido al podio en Vancouver".

Gordon no lograba encontrar un asiento para 1993, pero Ford lo ayudó una vez más, con un acuerdo de motor que le permitió formar equipo con AJ Foyt. AJ tenía fama de masticar y escupir a los jóvenes pilotos; o hacías las cosas a su manera, o no. Pero al menos Robby cuenta con los servicios de Kenny Anderson, el antiguo ingeniero de F1 que conoció en Ganassi.

"Tuve la suerte de conservar a Kenny, ya que trabajé bien con él en Ganassi. No creo que Foyt haya tenido nunca un ingeniero. Surfers Paradise fue dinamita. Fuimos muy rápidos allí. Creo que fui el más rápido en todos los entrenamientos, excepto en la clasificación. Terminé cuarto, pero eso era todo lo que tenía el auto del 92. Tal vez otro podría haberlo llevado un poco mejor, pero eso es todo lo que pude hacer".

En la carrera, Robby luchó con Fittipaldi y Mansell, y terminó tercero. El propio AJ no estuvo allí para verlo, pues prefirió saltarse el viaje a Australia. Sin embargo, sí estuvo en Phoenix, donde Gordon sufrió un aparatoso accidente.

A self-confessed rookie mistake ended Gordon's race at Phoenix

Un error de novato acabó con la carrera de Gordon en Phoenix.

Foto: Motorsport Images

"Fuimos rápidos en Phoenix, y creo que podríamos haber ganado la carrera si hubiéramos aguantado un poco más. En ese momento creo que estaba dos vueltas por delante de Mario, y él acabó ganando. Fue un error de novato. Entré detrás de dos coches, me fui alto, y luego intenté cruzar por debajo en la parte baja de las curvas 1 y 2. Perdí aire, el coche se puso liviano y me fui contra el muro. Es el único choque real que he tenido en un IndyCar. No me dolió, y no me da miedo".

Dos semanas después estaba en la guerra en Long Beach, enredándose no una sino dos veces con Cheever. Gordon se quedó atrapado detrás durante 20 vueltas, y cuando consiguió pasarlo, Eddie lo golpeó y le provocó un pinchazo. La segunda colisión pareció un ataque de venganza poco sutil por parte de Robby, ya que los dos antiguos compañeros de equipo no son los mejores amigos. ¿Había perdido los nervios?

"Bueno, hay un par de casos diferentes. Sí, estaba muy enojoado con él, pero mientras tanto, cuando entré en boxes, derramaron combustible en la parte trasera del coche y se quemaron los conductos de los frenos traseros. ¡Es verdad, sin tonterías!"

"Perdí los frenos traseros por completo, y esta fue la primera vuelta saliendo de boxes después del pinchazo. Estaba dando vueltas, intentando quitarme de en medio. Tenía que volver a la curva y Cheever no me dejó pasar. No nos tocamos tan fuerte. Me encanta Long Beach, pero no podía esperar a salir de ese lugar..."

"Definitivamente me interesa la F1, y me gustaría hacerlo algún día, con el equipo y los ingenieros adecuados. Con IndyCar, puedes quedarte allí y ser feliz, o puedes pasar por allí y ser feliz" Robby Gordon

Hasta ahora Gordon se lleva bien con Mansell, y el campeón del mundo elogió al joven después de Surfers.

"Nige es un gran tipo. Creo que ha sorprendido a muchos estadounidenses con lo simpático que es. Supongo que probablemente ni siquiera sabía quién era yo, y mucho menos pensó que le daría una carrera por la pole en Surfers. Es un piloto duro, y conduce como Cheever o los otros chicos de F1. Fue criado para bloquear. Si no puedes correr con él, bloquéalo. Pero añade buena competencia a nuestra serie. Aumenta el nivel de los pilotos. Si quieres adelantar, tienes que esforzarte".

La presencia de Mansell en IndyCar ha ayudado a dar a conocer el nombre de Gordon en todo el mundo, y él sigue queriendo llegar a la F1.

"Esto es lo que hay. Definitivamente estoy interesado en la F1, y me gustaría hacerlo algún día, con el equipo y los ingenieros adecuados. Tengo que sentarme y ver dónde quiero acabar a largo plazo. Con la IndyCar, puedes quedarte ahí y ser feliz, o puedes pasar por ahí y ser feliz".

Gordon picked up a rivalry with Cheever but found a friend in Mansell

Gordon inició una rivalidad con Cheever pero encontró un amigo en Mansell

Foto: Motorsport Images

¿Puede Ford ayudarlo a llegar a la F1?

"Ford puede ayudarme, pero creo que puedo ayudarme a mí mismo. Yo diría que los buenos finales te llevan a la F1. En las carreras tienes que estar en el lugar adecuado en el momento adecuado para conseguir un buen asiento, como Michael Andretti".

"Le deseo mucha suerte a Michael. Espero que se ponga las pilas, porque cuanto mejor lo haga, más fácil será para el próximo estadounidense. No sé si voy a ser el próximo, pero me gustaría. Creo que cada vez está más metido. Sé cómo es, ya que yo mismo he estado allí..."

Ahora es Indianápolis. Es la primera visita de Gordon, y, de hecho, su primera carrera de IndyCar en un superóvalo. Pero hasta ahora todo va bien, ya que Robby fue el segundo más rápido en las pruebas de novatos de la semana pasada. También está la presión añadida de representar a Foyt, aunque el propio AJ está planeando "no retirarse".

"Estoy impaciente. Va a ser muy divertido: mi primera Indy 500, e ir allí con AJ. Estoy seguro de que él también pilotará, pero yo seguiré teniendo a Kenny, a todos mis chicos y el coche del 93" No sé por qué inscribió cinco coches; todo lo que sé son dos 93 y un 92 actualizado".

"Creo que Nigel y yo estamos en la misma posición; saltando al agua con los dos pies...".

¿Qué pasó después?

El paso a la Fórmula 1 nunca llegó para Gordon, cuyas promesas iniciales en monoplazas nunca se tradujeron en una lucha sostenida por el título de IndyCar.

Gordon lideró dos vueltas en su debut en la Indy 500, pero se retiró por problemas en la caja de cambios a 35 vueltas del final. Su temporada de 1993 culminó con un segundo puesto en Mid-Ohio por detrás de Fittipaldi y en 1994 pasó a Walker Racing.

Gordon impressed in CART but never truly hit the heights his early promise hinted at

Gordon impresionó en la CART, pero nunca alcanzó el nivel que prometía en sus inicios.

Foto: Motorsport Images

Gordon consiguió un par de poles en circuitos urbanos canadienses, en Toronto y Vancouver, pero tuvo que esperar hasta 1995 para lograr su primera victoria en Phoenix, un resultado que igualó desde la pole en Detroit. A partir de entonces, su lucha por el título se apagó, pero seguía habiendo esperanzas para el futuro. Sin embargo, su quinto puesto en la clasificación demostraría ser el punto álgido de la carrera de Gordon en los monoplazas.

La campaña de 1996 fue una amarga decepción, ya que sólo consiguió subir al podio en la carrera inaugural de Miami. Las relaciones con Ford se agriaron cuando Gordon criticó públicamente la fiabilidad de sus motores. Nunca volvió a ganar en monoplazas, con un octavo puesto como mejor resultado cuando dirigió su propio equipo en 1999 con motores Toyota ineficaces, alternando entre chasis Swift y Eagle.

Sin embargo, tuvo la mala suerte de no ganar la Indy 500 de 1999, por entonces una prueba de la escindida Indy Racing League. Su Menard se quedó sin combustible cuando lideraba a dos vueltas del final, dando la victoria a Kenny Brack antes de caer hasta la cuarta posición, mientras que en 2001 también lideró las 22 primeras vueltas tras clasificarse en primera fila.

Gordon continuó haciendo apariciones anuales en la Indy 500 hasta 2004, después de convertirse en un habitual de NASCAR en 2000. Consiguió tres victorias en la Cup Series, dos de ellas en circuitos mixtos, con Richard Childress Racing antes de que el éxito se agotara cuando comenzó a correr para su propio equipo en 2005. Aunque siempre fue protagonista en pistas mixtas, no consiguió más victorias mientras cambiaba de Chevrolet a Ford, luego a Dodge y a Toyota en otras tantas temporadas.

La última participación de Gordon en NASCAR Cup fue en 2012, y desde entonces se ha centrado en su serie Stadium Super Truck, en la que ha ganado dos títulos. En 11 participaciones en el Rally Dakar, su mejor resultado fue un tercer puesto en 2009 en la primera edición disputada en Sudamérica entre Argentina y Chile.

Gordon led until the closing stages of the 1999 Indy 500 before having to duck into the pits for fuel

Gordon lideró hasta los últimos compases de la Indy 500 de 1999 antes de tener que entrar en boxes para repostar.

Foto: Motorsport Images

Be part of Motorsport community

Join the conversation
Artículo previo El nuevo paquete de aerodinámico de IndyCar: ¿acierto o error?
Artículo siguiente Rossi ve "un impulso" por la IndyCar en Argentina y México

Top Comments

Sign up for free

  • Get quick access to your favorite articles

  • Manage alerts on breaking news and favorite drivers

  • Make your voice heard with article commenting.

Motorsport prime

Discover premium content
Suscríbete

Edición

Espanol Espanol