Entrevista

Ricardo Juncos: "Siempre supe que íbamos a andar bien en IndyCar"

Ricardo Juncos recibió a Motorsport.com en el taller de su equipo en Indianápolis para una extensa entrevista tras la exhibición en Argentina y mientras prepara la temporada 2023 de IndyCar. Esta es la primera de dos entregas que haremos sobre esa conversación.

D2209_INDYFGPM_1858_CJM

Los días tranquilos son un lujo que un dueño de equipo de IndyCar no suele tener, ya que siempre hay asuntos que atender aunque la categoría se encuentre actualmente en receso. Sí, esta etapa llamada offseason es una de muchísimo trabajo para preparar lo que viene.  

En el caso de Ricardo Juncos, las obligaciones se potencian debido a que está en cada detalle de la organización que supo construir de cero desde que dejó Argentina para comenzar una nueva vida en los Estados Unidos. 

Dentro de esa vorágine, Juncos se toma un buen tiempo para recibir a Motorsport.com en sul oficina del impactante taller del Juncos Hollinger Racing, ubicado apenas a unos pocos metros del Indianápolis Motor Speedway. Claro, al ver lo que ha conseguido un argentino que llegó a EE.UU. hace dos décadas, resulta inevitable que la primera pregunta de Motorsport.com sea si ya se acostumbró a todo lo conseguido o si aún se permite asombrarse en algunos momentos. 

Ricardo Juncos: Es raro pero no, y yo mismo me lo pregunto a veces. Es como que me acostumbré y no lo pienso mucho. Y siempre me lo cuestiono: ¿por qué será que no lo valoro, no le doy importancia? Pero es tanta la vorágine del día a día que no tengo tiempo para pensar en eso. Y también cuando miro para atrás está toda la parte de todo lo que me costó llegar acá, que quizás es mayor que el éxito. Yo siempre digo que, hace 20 años, sabiendo por todo lo que pasé, si tuviera que volver a empezar, sabiendo el resultado de hoy, no sé si vuelvo a empezar.

- Motorsport.com: ¿En serio lo decís?

Ricardo Juncos: La gente no lo sabe, porque tampoco lo cuento nunca. Porque uno tampoco se quiere victimizar. Obviamente la gente muy cercana sabe por lo que pasamos. Y varias veces cosas jodidas. Sí, de afuera se ve todo muy lindo, pero cuando miro para atrás no veo solo lo lindo, veo todo. Y eso lo veo yo nada más, entonces quizás por eso es que no me detengo a pensar mucho. Al principio cuando abrimos el nuevo taller quizás sí. Las primeras semanas al llegar era un cambio respecto al otro taller que teníamos, que era un taller chiquito que alquilábamos, a venir todos los días a esto. Te sorprendía todo, pero nunca pensé que esto era mío, que lo hice yo. Eso no. Como que vamos y me acostumbré. Obviamente, es como todo, creo que al ser el actor principal uno no se da cuenta de las cosas. El que viene de afuera ve las cosas, ve los defectos, las virtudes. Uno que está en una familia no ve las cosas. O pasan 20 años que no viste a un amigo y lo volvés a ver te das cuenta cómo cambió y el también ve lo mismo de vos. Pero si hubieras estado con él permanentemente no veías el cambio. Entonces el cambio uno no lo ves cuando estás metido, lo ve el que está desde afuera. Por eso quizás llama más la atención y yo no lo pienso.

- Pero estás contento con todo lo conseguido, ¿no? ¿O siempre hay un objetivo por venir y cuesta entonces estar satisfecho?

Ricardo Juncos: Es una buena pregunta esa porque yo soy muy raro en ese sentido. Yo no tengo metas, nunca tengo una meta específica, porque si tenés una meta específica y es un objetivo real, cuando lo cumpliste se terminó ahí. Y si no lo cumpliste, queda la frustración. Entonces, si vos lográs el objetivo y es muy intenso el objetivo, ¿después qué? Se terminó, logré el objetivo. Entonces no lo tengo, pero sí trato de hacer siempre lo que quiero hacer y no hacer lo que no quiero. Y es como una felicidad permanente. Estoy contento no importa lo que me toque hacer, yo trato de estar contento siempre. Yo soy una persona feliz, pero soy una persona feliz por una consistencia, no porque hice tal cosa y me dio felicidad este hecho puntual. Entonces siempre hay más, y como siempre hay más, ese más te quita la posibilidad de sentir una felicidad grandísima por algo que hiciste porque igual ya quedó atrás, ya viene otro.

- Motorsport.com: Eso debe ser complejo para quienes compiten. Por un lado lo bueno es que siempre hay revancha, pero cuando ganás, al día siguiente ya estás pensando en la próxima carrera.

Ricardo Juncos: Sí, como un piloto. Es como que la vida la veo así también, entonces nunca digo 'Ya está, llegué a la IndyCar, construí el taller, estoy recontra feliz por el resto de mis días'. Porque mañana me levanto y si me salió algo mal, me enojo por un hecho y eso va a tapar todo lo bueno que hicimos. Y también soy muy exigente, entonces por ser extremadamente exigente es como que siempre miro lo negativo de todas las personas. Yo te veo a vos diez virtudes y dos defectos, y me voy a concentrar en los dos defectos para tratar de corregirlos y que seas perfecto. Uno no es que no mira lo bueno, pero lo bueno está, es muy lindo, disfrutemos diez segundos, pero acá hay tres cosas que hay que corregir. La obsesión de ser perfecto, que eso sí lo tengo, no sé si será bueno o malo, esa obsesión que tengo por la perfección hace que siempre vea los defectos, no las virtudes. Las virtudes están ahí para disfrutarlas, no hay que cambiarlas si las tenés, y es como pasa con la gente. Con mis hermanos les marco todo el tiempo los errores. Sí, hacés un montón de cosas bien, pero si querés vamos a tomar una cerveza por eso, no importa. Es como que soy medio cruel en eso, y lo mismo lo hago conmigo. Entonces eso también te quita el sentimiento de la satisfacción.

Ricardo Juncos, Juncos Racing

Ricardo Juncos, Juncos Racing

Photo by: James Black

- Motorsport.com: Venís de un gran año tras haber disputado toda la temporada en la IndyCar. ¿Qué balance te quedó?

Ricardo Juncos: El balance es muy bueno. Siempre tuve la confianza de que íbamos a andar bien en cualquier categoría y que íbamos a andar bien en IndyCar. Hemos ganado en todo lo que corrimos, hemos ganado y salimos campeones y hemos hecho cosas buenísimas y este sigue siendo un auto de carrera. Será más potente, con más agarre y andará más rápido, pero sigue siendo un auto de carrera. Obviamente es muy complejo, pero yo esa confianza la tuve siempre, lo que no esperaba era llegar a la performance. Sacando las dos primeras carreras del campeonato, en todas las demás estábamos para estar entre los ocho, diez primeros, y al final del campeonato top cinco, top tres en todas las carreras. De hecho en la última clasificamos segundos, lo cual fue una locura. No lo podíamos creer ni nosotros, ni Penske, ni nadie. Porque los demás se preguntan quiénes son estos tipos.

- Pero ya estás establecido, ¿o realmente crees que pasa eso?

Ricardo Juncos: Es que venimos del Road to Indy, no teníamos experiencia en IndyCar, es extremadamente complejo. Vos tenés equipos como el de Rahal con tres autos, presupuestos ilimitados como el de McLaren, que tiene dos autos pero el presupuesto es de seis. Y resulta que en muchísimas carreras nosotros estuvimos mejor que ellos, entonces uno se pregunta qué pensarán. Se les debe complicar justificar un sponsor. Nosotros venimos calladitos, el auto en blanco y varias veces lo hicimos muy bien. En Toronto fuimos los más rápidos, clasificamos séptimos a dos décimas de la pole, a milésimas de entrar en los seis, con la goma usada, éramos el único auto con la goma usada, que eso la gente quizás no lo sabe. Si teníamos gomas rojas nuevas era pole en Toronto.

Arrancando el año yo sabía que podíamos proyectar y yo tenía una idea en que pensaba: 'bueno, esto va a salir de esta forma', y no me equivoqué. Por bien o por mal, porque sabía que íbamos a cometer errores en determinadas áreas, que los cometimos, por más que uno trata de evitarlos, es imposible. Ves el error que va a venir y pum. Si sabíamos, ¿cómo puede ser? Pero es tan complejo, hay tanta cantidad de variables y tanta cantidad de errores que uno puede cometer, y cometimos un montón. Errores chiquitos por los que pagás un precio altísimo a veces por eso, pero las cosas que hicimos bien, las hicimos bien. Hicimos muy bien la parte de la performance, que eso sí me sorprendió. En Barber, tercera carrera del año, veníamos sextos o séptimos, con ritmo de punta. Después el piloto se fue afuera. No lo esperábamos. Ahí sí es donde me llevo una sorpresa para bien. Lo bueno es que creo que las cosas difíciles las hicimos bien, y en las cosas muy tontas nos equivocamos. Pero esas son fáciles de corregir, con lo cual el año que viene deberíamos, y ahí viene un poco la presión, pero deberíamos andar mucho mejor y deberíamos apuntar ya a un podio porque estuvimos muy cerca este año.

- Motorsport.com: Hablando de los rivales, desde afuera se ve cierta camaradería entre los pilotos en IndyCar. ¿Cómo es entre los jefes de equipo?

Ricardo Juncos: Hay buena onda. Somos bastante amigos, las reuniones son bastante bien. Cuando entramos en las 500 Millas en 2019, que veníamos de romper todo el auto, sin sponsors, me abrasaban de todos los equipos, desde Penske hasta Rahal, contentos y no lo sentí algo falso, lo sentí real. Te ayudan, que es algo en lo que se ve mucho en este país también. En la época del karting yo tenía rivales y cuando nosotros crecíamos me ayudaban, me daban un crédito. Hablo de otros equipos de karting. En la pista les ganábamos, y sin embargo en el día a día nos ayudaban. Me acuerdo que me decían que me iba a ir bien, que iba a llegar. Y hoy ellos siguen teniendo equipo de karting, nosotros estamos acá y seguimos siendo amigos.

Ricardo Juncos, Callum Ilott, Juncos Hollinger Racing

Ricardo Juncos, Callum Ilott, Juncos Hollinger Racing

Photo by: IndyCar Series

- Motorsport.com ¿Cómo evalúas el año de Callum llott?

Ricardo Juncos: Lo evalúo bien, como lo había predicho, porque es joven, muy talentoso y rápido, pero vehemente. Cometió errores, si bien quizás menos que otros, o menos de lo que yo me imaginaba. Tiene una personalidad muy fuerte, algo en lo que hay que trabajar porque a veces se le sale la cadena un poco, mismo en una carrera, cosa que hay que tratar de controlar. Es un piloto muy vehemente, pero muy bueno, obviamente ya sabía que iba a ser rápido. Me sorprendió el feedback que tiene, me sorprendió mucho la capacidad que tiene para entender bien que está pasando con el auto y cómo lo transmite al ingeniero. Me parece que él tiene una ventaja ahí, un don especial comparado a otros pilotos. No es porque venga de Fórmula 1 es así o que todos son así, este es un caso especial. Es por él. De hecho un F1 o F2 no tienen ajustes de nada. Es muy simple comparado a un IndyCar o a un Indy Lights. No tenés barra estabilizadora ni nada, es mucho más simple el auto. En F1 es extremadamente simple, no tenés nada para hacer. Ni siquiera los ingenieros. El diseño del auto es bueno o es malo y salís campeón del mundo o estás atrás, pero no tenés ni siquiera para tocar parrillas ni nada. Es todo fijo. Aerodinamias y alturas, es todo lo que tocan en un F1. Con lo cual lo hace extremadamente fácil una vez que el auto está construido. Es difícil construirlo, pero una vez que está construido. Entonces yo pensé que por eso generalmente les cuesta un montón un IndyCar a los pilotos de F1. Por ejemplo Romain Grosjean, que en su segundo año en la categoría, con Andretti, y terminó 13 en el campeonato. Y es alguien que andaba bien, es rápido, no será el mejor de F1. Por eso sería lindo poder ver a un Sebastian Vettel, a Max Verstappen, a Lewis Hamilton, pero no quieren venir. Pero sería lindo verlos porque me parece que es mucho más complejo de lo que la gente cree y el talento está ahí. De hecho Alex Palou probó el F1 ahora y quedó a dos décimas de Lando Norris en el único día de pruebas en su vida en un auto de F1. Ahí te habla del nivel que tiene la IndyCar, que es lo que siempre digo y me matan.

Entonces me sorprendió esa parte en Callum, por no venir de categorías que son tan complejas técnicamente, cómo él tiene ese feedback y cómo transmite muy, muy bien al ingeniero. Pero creo que cuando ya lo firmamos, sabíamos que iba a andar rápido. O sea, la velocidad la tenía por haber visto lo que hizo antes, y después obviamente ver las planillas de tiempo de Ferrari contra Charles Leclerc prácticamente igual, siempre más rápido que Carlos Sainz y Antonio Giovinazzi. Desde 2019 que ya manejaba un F1, alguien que está acostumbrado a las fuerzas G, a las velocidades y a trabajar en un ambiente complejo.  Más allá de todo, son equipos de F1, tienen un montón de piezas, de gente, de protocolos complejos, mucho más que los de IndyCar, entonces en ese sentido creo que estuvo bien.

- Motorsport.com: Con toda la experiencia de 2022, seguro esperás cosas buenas para 2023.

Ricardo Juncos: Sí, hay que manejar la cabeza porque ahora él también va a esperar resultados y ahí van a volver los errores. Porque antes quizás hubo errores que no se cometieron porque era el año de aprendizaje y muchas veces él no empujó más, ahora va a empujar y hay que ver cómo controlamos esa parte. Y el otro tema es que vamos a ir con dos autos. Como equipo pasamos a reestructurar todo, teníamos todo muy aceitado con un auto y ahora tenemos que tratar de duplicar eso sin que se nos compliquen las cosas y se nos van a complicar. La realidad es que va a ser muy difícil para nosotros. Vamos a cometer errores por el hecho de agregar un auto, va a haber cosas a favor, porque al tener un segundo auto va a mejorar la parte técnica y la comparación entre un piloto y otro, eso va a ser mejor, pero en sistemas y en protocolos nos vamos a complicar más, con lo cual va a volver a ser un año de aprendizaje y 2024 sería recién el primer año donde podamos replicar exactamente un modelo idéntico sin cambios.

Callum Ilott, Juncos Hollinger Racing Chevrolet

Callum Ilott, Juncos Hollinger Racing Chevrolet

Photo by: Phillip Abbott / Motorsport Images

- Motorsport.com: El equipo tendrá dos coches en 2023 ¿Para el segundo piloto qué es lo que se busca? ¿Juventud, financiamiento, experiencia?

Ricardo Juncos: Básicamente es un combo. Lamentablemente los pilotos que no quisiera tener, no los podemos tener. Tengo muy claro qué pilotos queremos.

- Motorsport.com: ¿Están corriendo ahora en IndyCar?

Ricardo Juncos: Claro. Estuvimos muy cerca de cerrar algunas opciones, pero ya estaban con contratos que, dependiendo los juicios entre un equipo y otro y ese tipo de cosas, entonces quedamos a la espera y esos pilotos ya están por lo menos por un año, o dos en algunos casos, comprometidos. Con lo cual ahora se trata simplemente de evaluar, de todos los pilotos que tenemos, los distintos niveles de performance que yo considere en comparativa con la plata que hay en la mesa. Hay pilotos que tienen el presupuesto para toda la temporada, hay pilotos que lo tienen para la mitad, hay pilotos que tienen un poco, hay pilotos que no tienen nada, hay pilotos que hay que pagarles. Tenemos la otra variable que es la del sponsor del equipo, que hoy estamos todavía cerrando patrocinadores, aún no sabemos con cuánto contamos, con lo cual es muy complejo. Porque no puedo saber con cuánto cuento y llega un momento en que se me va a acabar el tiempo y tengo que definir. Y si no tengo la seguridad del sponsor, tengo que ir quizás con el piloto que traiga el dinero aunque no sea el que y quiera.

- Motorsport.com: ¿Y la idea es un piloto para todo el año o puede ser uno unas carreras y ver?

Ricardo Juncos: Podríamos hacer un mix quizás entre un óvalo y una pista permanente, pero lo que pasa es que si hago eso, al piloto que no lo subo al auto en el óvalo ahora, va a ser rookie en 2024. Entonces dependiendo el contrato, si yo quiero un piloto de dos años, aunque sea un rookie, me conviene ponerlo todo el año aunque sea un desastre en los óvalos que poner uno que tenga experiencia en los óvalos, que la performance puede ser mejor, por eso depende si es un año de contrato, si son dos años, si son tres años. Eso estamos analizando.

- Motorsport.com: Si pudieses elegir, dentro de ciertas limitaciones, ¿preferís experiencia antes que un debutante?

Ricardo Juncos: Sí, totalmente. Bueno, experiencia si es bueno, porque tenés pilotos con experiencia que son muy malos, o un debutante que es talentoso pero es debutante. Entonces es complejo. Si el debutante es bueno, me tiro con el debutante si podemos hacer dos o tres años de contrato. Porque lo espero a que sea bueno, y si no tengo opción y tengo que ir con el que tenga experiencia o con el que más plata traiga porque sino no dan los números. Pero ya sabemos que estamos complicados si es así. Fijate que los debutantes no andan mal. Si son buenos pilotos, andan bien y es preferible a tener uno que está hace 20 años en la IndyCar que nunca llegó a un puesto diez.

Próximamente publicaremos la segunda parte de la entrevista de Motorsport.com con Ricardo Juncos en Indianápolis, donde repasa la exhibición realizada en noviembre en Argentina, las posibilidades de realizar una carrera de IndyCar en Termas de Río Hondo y sus ganas de ser el promotor local del evento, además de la sorprendente adaptación de Agustín Canapino al coche de IndyCar y por qué le gustaría ver pilotos de IndyCar en la Fórmula 1, entre otros temas.

Agustín Canapino, Juncos Hollinger Racing

Agustín Canapino, Juncos Hollinger Racing

Photo by: Juncos Entertainment Group

Be part of Motorsport community

Join the conversation
Artículo previo IndyCar cambia de parecer respecto al motor híbrido para 2024
Artículo siguiente IndyCar quiere mejorar visibilidad del aeroscreen en lluvia

Top Comments

Sign up for free

  • Get quick access to your favorite articles

  • Manage alerts on breaking news and favorite drivers

  • Make your voice heard with article commenting.

Motorsport prime

Discover premium content
Suscríbete

Edición

Espanol Espanol