Las 20 historias de 2017

Las 20 historias de 2017: #20 el resurgimiento de IMSA y los prototipos

Motorsport.com inicia su conteo anual con las 20 mejores historias dentro del deporte motor y en esta ocasión toca el turno al resurgimiento de la serie IMSA y los prototipos.

Se supone que las fórmulas de equivalencia no funcionan en el automovilismo, porque cuanto más abiertas sean las reglas, mayores serán las posibilidades de que alguien tome una ventaja y el resto haga lo mismo. Aunque ese fue el caso inicial de IMSA en 2017, el órgano de gonierno tenía un as en la manga: el balance de desempeño.

En el 2017, la clase de Prototipos de IMSA consistía en una selección de cuatro chasises desprendidos de los LMP2: Ligier, Oreca, Dallara y Riley fabricados por Onroak. Los equipos podían optar por mantener las especificaciones estándar, motorizados por la unidad de potencia Gibson V8 4.2L, pero con el objetuvo de atraer a los fabricantes de automóviles, podían adaptar paneles de carrocería únicos a cada chasis y colocar su propio motor para darle identidad propia.

Cadillac, Mazda y Nissan aprovecharon la oportunidad de comercializar sus autos con estos prototipos. Crearon una carrocería distintiva que reflejaba el lenguaje de diseño actual de su marca, y en las bahías de los motores aparecieron unidades consideradas clave para las marcas.

Así, como IMSA había soñado, su máxima categoría tenía una variedad de marcas haciendo felices a los fanáticos de los autos deportivos, pero también manteniendo el interés de los fabricantes.

Cadillas ingresó al juego montando un motor V8 6.2L en un chasis Dallara. Nissan combinó su V6 biturbo de 3.8L en un chasis Onroak, mientras que el motor de cuatro cilindros en línea turbocargado de 2.0L de Mazda ingresó en un chasis Riley.

Wayne Taylor Racing compitió bajo los colores de Cadillac, mientras que Action Express Racing tomó dos coches de la marca americana. SpeedSource operó el proyecto de Mazda (al menos en el primer semestre), mientras que ESM Racing compitió con Nissan.

De los otros equipos inscritos de tiempo completo, la mayoría compitió con el motor estandar Gibson, mientras que PR1 / Mathiasen Motorsports lo hizo con un Ligier, DragonSpeed y JDC-Miller Motorsports lo hicieron con Orecas, mientras que Visit Florida Racing comenzó con un Riley pero cambió a Ligier a tres carreras de terminar la temporada.

Pero si 2017 fue bueno, al mismo tiempo que la serie crecía, surgían dos nuevas noticias. Acura confirmó su llegada a la máxima categoría con un proyecto liderado por Penske para 2018 con dos coches Oreca vestidos con una carrocería de la marca japonesa impulsados por un motor twin-turbo V6 3.5L.

La segunda fue el cambio de Mazda, que dejó las últimas tres rondas de la temporada para concentrarse en 2018 en donde el equipo Joest se hará cargo de la operación.

Sin embargo, esas noticias llegaron al final de la temporada, mientras que al inicio del año existían muchas dudas de cómo resultaría el experimento de IMSA tomando coches de LMP2 y dotándolos con particularidades por parte de las marcas.

Sin importas lo que los creadores de las reglas hicieron para reducir la velocidad de los Cadillac, los coches apoyados por la marca americana dominaron las primeras siete carreras del año, con el equipo de Wayne Taylor Racing llevándose las cinco primeras y Action Express tomando las dos siguientes.

Pero poco a poco el Balance de Desempeño se aseguró que de los tres Cadillacs vieran sus ventajas reducidas, por lo que Nissan se llevó dos de las últimas tres carreras, dejando una victoria para el Ligier de Visit Florida Racing. Sin embargo, Cadillac se mantuvo al frente de la tabla de puntos, con el equipo de Wayne Taylor Racing lideraron a los coches de Action Express.

Con esto, es justo decir que ¿sirve el Balance de Desempeño? Eminentemente es discutible, pero al final, IMSA logró nivel el juego entre los rivales.

Cuando Penske ingresó en un auto en el final de temporada, Petit Le Mans, como preparación para el próximo año, compitió con un Oreca propulsado por un motor Gibson, aún sin tener las modificaciones que presentará bajo el nombre de Acura. El equipo presentó una alineación con Juan Pablo Montoya, Helio Castroneves y Simon Pagenaud.

En esa primera aparición de Penske, Castroneves tomó la pole y de no haber sido por el accidente de Montoya con un GTD, el equipo podría haberse asegurado la victoria.

Unos días antes de Petit, Motorsport.com le preguntó al presidente de IMSA, Scott Atherton, cómo planeaba la serie evitar que los fabricantes opacaran a los equipos privados que usaban un chasis Oreca o Ligier y eran propulsados por un motor Gibson, ante esta situación respondió que: “Los LMP2 de mejor rendimiento ha sido, son y seguirán siendo el punto de referencia para medir todos los demás prototipos", respondió.

"Un fabricante puede gastar lo que desee en su automóvil DPi, pero si lo mueve fuera del reglamento que se ha definido, se realizarán ajustes para ponerlo de nuevo en la línea de juego”.  

Escribe un comentario
Mostrar comentarios
Acerca de este artículo
Series IMSA
Tipo de artículo Artículo especial
Etiquetas dallara, dpi, imsa, oreca, riley
Topic Las 20 historias de 2017