Tatiana Calderón: “Quiero competir contra los mejores”

Correr contra otras mujeres nunca ha sido del interés de Tatiana Calderón, y en una entrevista exclusiva con Motorsport.com contó que sus razones se remontan a su infancia en Colombia.

Fue en el fin de semana del Gran Premio de Malasia de Fórmula 1 de 2015 cuando Bernie Ecclestone causó revuelo al sugerir la idea de crear una nueva categoría exclusivamente para mujeres con motores de F1.

Sin sorprender, la reacción por parte de la mayoría de las mujeres piloto en ese momento fue negativa ante esta propuesta y así fué el caso de Tatiana Calderón que entonces competía en la Fórmula 3, diciendo a Motorsport.com que tenía dudas de que hubiera suficientes mujeres para hacer una parrilla. 

Por eso, resultó una sorpresa cuando la piloto nacida en Bogotá y residente en Madrid recibió un correo electrónico hace algunos meses donde le mencionaban la posibilidad de competir en un campeonato exclusivo de mujeres en 2017.

Esto llegó poco después de que había firmado su cambio de la Fórmula 3 a la GP3 junto a Arden para esta temporada, y fue una propuesta a la que, lógicamente, le prestó poca atención.

"Toda mi vida siempre competí contra hombres", dijo Calderón. "Empecé a correr cuando tenía nueve años, he triunfado carreras en varios campeonatos y nunca sentí que no pudiera ganar.

"Quizás no es posible para las mujeres competir en otros deportes, donde el aspecto físico es un factor mucho mayor, pero tenemos lo suficiente para correr en Fórmula 1.

"Pienso que somos capaces de competir al más alto nivel, y a medida que pasa el tiempo lo demostramos más y más".

Las palabras de Ecclestone sobre las mujeres piloto han sido una fuente constante de titulares en los últimos años, siendo una de las declaraciones más recientes de Bernie cuando dijo que dudaba que una chica pueda ser tomada en serio en la F1.

"Me molesta, pero al mismo tiempo me motiva porque quiero demostrar que él está equivocado", dijo Calderón sobre los últimos comentarios de Ecclestone.

Entre hombres

Entonces, ¿por qué ser juzgada por su género? Para encontrar la respuesta, debemos regresar a la infancia de Calderón en Bogotá, donde sus padres, Alberto y María clara, la condujeron hacia actividades físicas desde una temprana edad.

Y eso hizo que inevitablemente, pasara mucho tiempo de sus años de formación entre muchos hombres.

"Mis padres siempre quisieron que practicara algún deporte, como tenis, fútbol o hasta equitación", recuerda. "Así que siempre estuve involucrada en los deportes y en el colegio los niños estaban más interesados en los deportes que las niñas".

Su hermano Felipe, dos años menor que ella, también fue una gran influencia: "Solíamos hacer todo juntos. Jugaba al tenis contra él o al fútbol con él y otros niños.

"Era normal para mí. Pensaba '¿qué importa si soy la única niña jugando al fútbol?'. Y lo mismo fue cuando comencé en el karting.

"Nunca me di cuenta que no había otras niñas y realmente nunca sentí que me trataran diferente por ser mujer.

"Nunca nadie me dijo que no podía correr o que era extraño que a una niña le gustara el deporte".

Habiendo comenzado a correr en karting a los nueve años, no le llevó mucho tiempo a Calderón –inspirada por el éxito de su compatriota Juan Pablo Montoya- darse cuenta que el karting era más que algo para divertirse.

Al ser consultada sobre el momento en que se le cruzó por la mente por primera vez ser una piloto profesional, Calderón respondió: "Quizás cuando tenía diez años, cuando Montoya estaba en lo más alto de su carrera en Fórmula 1.

"Comencé a seguirlo desde su última temporada en IndyCar (año 2000), y luego al año siguiente él fue a la F1 y yo me despertaba temprano para ver cada Gran Premio.

"Cuando empecé a competir en karts me di cuenta que: ¡quería llegar a la Fórmula 1! Recuerdo que mis padres se reían un poco, ¡pero para mí tenía sentido!"

Mientras competía en Colombia, Calderón también corrió varios años en Estados Unidos y fue allí donde eventualmente dió sus primeros pasos hacia los monoplazas.

"En Estados Unidos había muchas más mujeres corriendo que en cualquier otro país donde haya competido", recordó. "Entonces para ellos no era raro ver correr a una mujer.

"Por supuesto de vez en cuando alguien decía 'Es rápida... ¡para ser mujer!' ¡Pero ese tipo de comentarios solamente me daban mayor determinación para ir a ganar!"

El apoyo de la familia

Los logros de Calderón corriendo en los Estados Unidos –compitiendo contra nombres hoy conocidos como Sage Karam, Spencer Pigot y Gabby Chaves- fueron vitales para demostrarles a sus padres que merecía todo su apoyo para construir una carrera en el automovilismo.

"Se puso más serio todo cuando gané el campeonato Stars of Karting (en 2008)", recordó. "Para ese entonces tenía que comenzar a pensar si quería ir a la universidad y allí fue cuando les dije a mis padres que quería dedicarme a las carreras.

"Ellos podían ver que yo estaba poniendo mucho esfuerzo y que estaba teniendo éxito, por lo que me dieron la posibilidad de dedicarme a ello por completo.

"Mi padre es uno de los distribuidores de Kia para Colombia y siempre le han gustado las carreras, por lo que él estaba realmente feliz de que yo quisiera correr. Él nunca tuvo la oportunidad de hacerlo y ahora quería dármela a mí.

"Fue mucho más sencillo convencerlo a él que a mi madre, quien necesitó un poco más de tiempo para digerir la idea, pero ella también siempre me ha apoyado mucho".

Si bien el apoyo de los padres es fundamental en la carrera de cualquier joven, para Calderón hubo otra persona cuya contribución ha tenido un impacto aún más profundo: su hermana Paula.

Siendo siete años mayor que Tatiana, Paula comenzó en el karting al mismo tiempo y compitió junto a su hermana durante algunos años antes de que finalmente dejara las carreras para enfocarse en sus estudios.

Si bien ya no corren juntas, Paula sigue muy involucrada en la carrera de su hermana, siendo una especie de manager, ayudando a Tatiana a tratar con los equipos, patrocinadores y los medios.

"Somos como mejores amigas", dijo Tatiana sobre su hermana mayor. "Ella se mudó conmigo cuando me fui a correr a Europa, así que tenía alguien con quien hablar y que entiende lo que pasa detrás del volante.

"Ella me conoce muy bien. Si estoy molesta y no estoy diciendo nada, ella simplemente me mira y sabe lo que está mal.

"Ella sabe de todo lo que me esfuerzo y ama el deporte tanto como yo. Vivimos el sueño juntas y ella más que nadie quiere que yo tenga éxito".

Por la recuperación

Decir que la pasada temporada no resultó según lo pensado para Calderón sería algo comprensible, ya que la colombiana finalizó su tercer año en la Fórmula 3 Europea sin puntos corriendo para la escudería Carlin.

Fue algo que sorprendió luego del muy buen nivel que tuvo con Jo Zeller/Mücke a finales de 2014, pero su destacada actuación en la categoría MRF Challenge a finales del año pasado, donde logró el subcampeonato, sirvió como un impulso de cara al año clave que afrontará ahora en su campaña.

"El año pasado resultó realmente duro, pero para mí está claro que hubo algo que no funcionaba en la puesta a punto del auto y la comunicación con el equipo", dijo la piloto de 23 años.

"Por supuesto que uno tiene dudas: '¿seré yo, será el auto, qué es lo que pasa?'. No es fácil cuando las cosas salen mal fin de semana tras fin de semana.

"Pero podía ver la información de los pilotos de punta y sentía que era capaz de hacer lo que ellos hacían. Además sabía del año anterior que podía competir contra los mejores en la F3.

"Así que seguí creyendo que, cuando me sintiera cómoda, los resultados llegarían. Y luego en el MRF Challenge finalmente pude demostrar nuevamente que con igualdad de condiciones puedo competir".

De hecho, sus problemas en Carlin el año pasado podrían verse como la preparación ideal para su campaña en GP3 con Arden: "Los momentos difíciles siempre te hacen más fuerte, y aprendí mucho de eso el año pasado.

"Aprendí que no puedo cambiar mi estilo de manejo y que la puesta a punto debe adaptarse a mí, por lo que estoy trabajando duro para sentirme lo más cómoda posible en el auto de GP3, por qué que si logro eso sé que tengo la velocidad necesaria".

Y finalmente, ante la pregunta sobre si de enfrentase este año una temporada tan dura como la de 2015, sería más atractivo aquel ofrecimiento para competir en una categoría exclusivamente de mujeres, su respuesta no cambia.

"No, ¡no lo haría!", dijo. "Quiero correr contra los mejores, por lo que buscaría seguir corriendo sl máximo nivel posible".

Quizás la próxima vez quienes le manden una invitación a Calderón deberán tener un poco más de cuidado respecto a quién le están escribiendo.

Tatiana continuará como columnista de Motorsport.com en 2016, comenzando este fin de semana con la apertura de la temporada de la GP3 en Barcelona.

 

Escribe un comentario
Mostrar comentarios
Acerca de este artículo
Series GP3
Pilotos Tatiana Calderon
Equipos Arden International
Tipo de artículo Entrevista

Zona roja: lo que ahora está en tendencia