Fórmula 1 GP Emilia Romagna

Por qué Norris primero se alejó y luego se acercó a Verstappen en Imola

La lucha entre Max Verstappen y Lando Norris en el Gran Premio de Emilia Romagna de Fórmula 1 fue casi una batalla a dos bandas, ya que cada uno demostró ser más rápido en diferentes fases.

En la fase inicial de la carrera, fue Verstappen quien tuvo la ventaja, ya que, después de mantener el liderato en la salida, fue capaz de abrir una brecha constante con los neumáticos medios para tener más de seis segundos de ventaja hasta la primera ronda de paradas.

Las cosas no parecieron cambiar mucho cuando los pilotos cambiaron a los duros, ya que Norris, que perdió brevemente un poco de tiempo para adelantar a Sergio Pérez de Red Bull, no parecía estar mejor.

La diferencia se estabilizó en torno a los seis segundos, e incluso llegó a rondar brevemente los siete segundos, y Norris parecía estar bajo amenaza cuando Charles Leclerc, de Ferrari, se acercó a él.

Pero a falta de unas 20 vueltas para el final, fue como si se encendiera un interruptor y el coche de Norris cobrara vida, y poco a poco empezó a acercarse al Red Bull para preparar un emocionante final de carrera.

Desde fuera parecía como si se tratara de un simple caso de Verstappen luchando contra algún problema en su coche que dio a Norris su oportunidad, pero la realidad era mucho más matizada que eso.

Hubo dos factores en juego aquí: uno es que los neumáticos de Verstappen habían caído fuera de su ventana de funcionamiento perfecto y fue incapaz de recuperarlos.

Y luego, en el lado opuesto, la gestión cuidadosa de Norris de los duros en el comienzo del stint ayudó a traer a sacarles el máximo provecho justo cuando lo necesitaba.

Como dijo Verstappen sobre sus inconvenientes: "Era como conducir sobre hielo, muy inestable, y puedes sentir cuando los neumáticos ya no tienen agarre".

Max Verstappen, Red Bull Racing RB20

Max Verstappen, Red Bull Racing RB20

Foto: Sam Bloxham / Motorsport Images

Lo que resultó crítico aquí sobre cómo Norris evitó el mismo destino fue cómo gestionó sus neumáticos en la fase inicial de ese segundo stint.

Una de las características de los neumáticos modernos de F1 es que gran parte de su comportamiento general a lo largo de un stint depende enteramente de cómo se tratan cuando salen a la pista por primera vez.

Si se los usa con mucha fuerza, se puede afectar negativamente a su temperatura y a sus niveles de degradación más adelante, lo que puede costar rendimiento al piloto. Comienza a utilizarlos suavemente, como hizo Norris, y entonces las recompensas pueden ser grandes al alcanzar un punto dulce de rendimiento.

Como dijo Andrea Stella, director del equipo McLaren: "El factor principal era la temperatura a la que podías hacer funcionar los neumáticos".

"Parecía que si llevabas los neumáticos a una temperatura demasiado alta, la caída (del rendimiento) era bastante significativa. No era una meseta, sino que había un pequeño precipicio y se perdía bastante rendimiento".

"Para nosotros, los neumáticos al comienzo de la carrera en el primer stint estaban demasiado calientes y estábamos perdiendo terreno con Verstappen".

"Pero en el segundo stint, especialmente Lando, consiguió controlar el ritmo mientras los neumáticos eran más nuevos. Y cuanto más nuevos son, más fácil se calientan en cierto modo. Así que ha sido muy paciente y no se ha pasado de vueltas, lo que ha dado sus frutos al final".

Lando Norris, McLaren MCL38

Lando Norris, McLaren MCL38

Foto: Sam Bloxham / Motorsport Images

A la difícil situación de Red Bull no le ayudó el hecho de no saber cómo se comportaban los duros en Imola. Había optado por evitar una tanda larga en el duro el viernes, en un día en el que había tenido problemas para colocar su RB20 en la ventana de puesta a punto correcta.

Como dijo el jefe del equipo Red Bull, Christian Horner: "Probablemente, en retrospectiva, nos habría ido mejor rodando con el duro el viernes, porque optamos por montar dos neumáticos duros nuevos en la carrera. Tal vez habría sido mejor obtener la información sobre el neumático".

Norris sabía lo que se necesitaba para poner los duros en la ventana correcta, pero su enfoque fue mucho más allá de ser paciente.

Le llevó un tiempo en la fase inicial del segundo stint entender lo que estaba pasando (hubo ese mensaje de radio en un momento dado sobre que otros empujaban más que él), y cómo podía abordar las cosas en una fase de la carrera en la que otros parecían más rápidos.

"No me sentía cómodo en cuanto salí con el neumático duro", dijo Norris. "Rápidamente pregunté, '¿dónde estoy teniendo problemas? Y ellos me decían, 'oh, es que están empujando más que tú'".

"Pero yo estaba preguntando porque me sentía lento y no sentía que pudiera empujar mucho más. Así que tan pronto como empecé a empujar, me sentí que tenía sobreviraje, subviraje, bloqueaba los neumáticos. Los neumáticos no estaban en un buen momento".

Lando Norris, McLaren MCL38

Lando Norris, McLaren MCL38

Foto: Zak Mauger / Motorsport Images

"Y creo que está claro, ya sabes, con Max diciendo algo similar, que tan pronto como no están en la ventana correcta, simplemente no se puede empujar".

"Básicamente cambié todos mis interruptores en el volante para tratar de ayudar a los neumáticos traseros y tratar de matar a los delanteros, porque yo sólo tenía demasiado de delante en ese momento. Y tal vez cinco, 10 vueltas más tarde, las cosas empezaron a volver a mí".

"Así que hacer todos estos cambios y cambiar el diferencial y el equilibrio de los frenos y todas esas cosas realmente me permitió llevar los neumáticos de nuevo a una buena ventana. Tan pronto como llegué allí, me sentí lo suficientemente seguro como para empujar. Y tan pronto como sentí que podía empujar, todo fue en la dirección correcta".

A la situación de Norris se sumó que el equipo también había previsto que el tiempo sería mucho más fresco de lo que resultó ser, por lo que su coche no estaba en la ventana perfecta".

"Esperábamos que hoy hiciera un poco más de frío de lo que ha sido", dijo. "Así que preparamos el coche más para condiciones de frío que de calor, y creo que en general pagué el precio".

"Por eso he tenido que arrancar los neumáticos con tanta suavidad y cuidarlos. Porque si no lo hubiera hecho, habría caído por el precipicio como los demás".

"Mi única oportunidad era conducir mi carrera. Y eso significaba estar bajo la presión de Charles durante más vueltas de las que me hubiera gustado".

"Pero en cuanto me libré del tráfico y volví a mi ritmo, me sentí bien con el coche. Los neumáticos han vuelto a mi, he podido empujar y estaba contento".

"A partir de ahí, el ritmo fue increíble. Así que es una buena señal".

Lando Norris, McLaren F1 Team, 2nd position, lifts his trophy

Lando Norris, McLaren F1 Team, 2ª posición, levanta su trofeo

Foto: Zak Mauger / Motorsport Images

Pero mientras Norris dejó Imola preguntándose qué podría haber sido si las cosas hubieran salido de otra manera, está claro que la carrera expuso tanto algunas fortalezas como debilidades que permanecen en el paquete de McLaren.

"Siempre es bueno tener un buen ritmo de carrera", dijo. "Pero cuando hace más calor y hay más degradación en los neumáticos traseros, empezamos a tener más problemas".

"Y esto es algo que sabemos, quizás podríamos habernos preparado un poco más. Pero a pesar de todo, estoy contento con el resultado".

Más de la Fórmula 1:

Be part of Motorsport community

Join the conversation
Artículo previo GALERÍA: Las victorias de Max Verstappen en la F1
Artículo siguiente Tailandia avanza con su GP de F1 con la visita del Primer Ministro a Imola

Top Comments

¿No hay comentarios. Por qué no escribes uno?

Sign up for free

  • Get quick access to your favorite articles

  • Manage alerts on breaking news and favorite drivers

  • Make your voice heard with article commenting.

Motorsport prime

Discover premium content
Suscríbete

Edición

Espanol