¿Sobrevivirá Binotto a la presión que hundió a Arrivabene?

compartidos
comentarios
¿Sobrevivirá Binotto a la presión que hundió a Arrivabene?
Diego Mejía
Por: Diego Mejía , Editor General
9 ene. 2019 9:30

Llevar el escudo del cavallino en el pecho es un privilegio que trae consigo una presión única en la Fórmula 1. Maurizio Arrivabene quiso liberar a su equipo de tal presión, pero él mismo sucumbió ante esta.

La foto que encabeza estas líneas corresponde a la primera rueda de prensa que ofreció en el paddock de la Fórmula 1 Maurizio Arrivabene. Era la pretemporada 2015 de la Fórmula 1, en el Circuito de Barcelona Cataluña.

Ferrari acaparaba titulares con la SF15-T, Sebastian Vettel volvía a sonreír, con Kimi Raikkonen se llevaban de maravilla, todo pintaba bien. Definitivamente se daba vuelta a la página de un difícil inicio del capítulo de la era turbo híbrida de la F1 y la controvertida ruptura con Fernando Alonso.

Mi primera impresión al verle y oírle, fue positiva. Un tipo con una formación diferente a la de sus antecesores pero conocedor del equipo, que demostraba tener una visión más allá de la F1 y que hizo empatía con los medios rápidamente.

Al mismo tiempo, pronto hizo alarde del buen clima que existía al interior del equipo en el inicio de la era Arrivabene-Vettel-Raikkonen, y de cómo había logrado hacer exorcismo a esas presiones pasadas.

“En Jerez y aquí (Kimi) ha dicho que ahora estamos trabajando como equipo, lo dijo claramente," contaba Arrivabene a los presentes después de escuchar también a su piloto.

"¿Pero es esto acaso porque Alonso generó algún tipo de política internamente? No, no. Conozco a Fernando muy bien, nos conocemos bien y no creo que sea justo apuntarle con el dedo.”

“Era más la situación general, estábamos bajo gran presión y cuando la gente está bajo presión, van a generarse rupturas.”

Palabras de hace casi cuatro años que en perspectiva han resultado premonitorias.  Cuatro temporadas sin título, cuatro años durante los cuales cada vez se acercó más a conseguirlo, como lo demuestran las cifras, pero en los que al final, en realidad, nunca consiguieron mantener opciones hasta la última carrera.

Los números de Maurizio Arrivabene frente a la Escudería Ferrari

Los números de Maurizio Arrivabene frente a la Escudería Ferrari

Photo by: Motorsport LATAM

En este caso las rupturas, ó divisiones internas dentro de Ferrari, han sido claras desde hace unos meses, en especial desde la repentina muerte de Sergio Marchionne, e incluso más en particular con quien pareció convertirse en su contraparte en Maranello, no uno de sus bastiones y ahora su reemplazo, como lo visualizaba Marchionne, Mattia Binotto.

La presión sobre Arrivabene fue in crescendo a lo largo de su lapso al volante y fue algo que permeó a la prensa rápidamente. Se volvió inasequible con los medios internacionales, menos con los italianos.  Prefirió no hablar, no ser luego víctima de sus propias palabras, pues en ocasiones, llegó a serlo.

Para el GP de Singapur de 2018, después de la debacle en casa durante el GP de Italia, con el orden incorrecto de sus pilotos en parrilla, un Vettel que no se sentía apoyado en sus opciones  y que luego se equivocó en carrera, Arrivabene hizo un mea culpa público: “Si quieren un culpable, está en frente de ustedes,” dijo durante una rueda de prensa.

Sin embargo, poco después escogió las palabras incorrectas en Japón cuando, disgustado por el error estratégico de su equipo durante la calificación, criticó públicamente a los suyos por la falta de “sentido común”, al tomar una decisión que los relegó en sus posibilidades de mantener al alcance un título que se escapaba definitivamente.

Para entonces, era evidente que la ruptura era profunda. Salió a flote la incapacidad de Arrivabene de proteger a los suyos y la realidad de la relación con su equipo. Se aisló, les señaló.

 

Ahora Mattia Binotto pasa a la silla caliente y las presiones sobre él no serán diferentes, incluso diría, mayores. Al ser alguien promovido internamente, resulta difícil no ver como dentro del equipo existan quienes estén de su lado y quienes aun hagan la venia a la administración anterior.

Aunque por su formación técnica se compare su llegada con la de Ross Brawn, su caso es diferente, así como su cargo, pero en especial porque Brawn era un externo, llegaba desde Benetton. Por esto, Binotto, un tipo hábil, responsable en alguna medida de poner a Ferrari de nuevo en el camino, tendrá que saber mover las piezas en Maranello para que funcionen los engranes y el equipo pueda poner esa marcha adicional que le ha faltado.

Bernie Ecclestone ha dicho en varias ocasiones que la Ferrari actual es “muy italiana”, que han vuelto a su pasado, cuando no conseguían ganar un título antes de la era Schumacher-Todt-Brawn. Y con razón lo dice. Es, ha sido y seguirá siendo el equipo más político dentro de la Fórmula 1, donde resulta más difícil alinear los intereses.

Un gran reto para Binotto, será saber llevar a la nueva dupla, un cuatro veces campeón a quien parte del equipo le ha perdido la fé, y la joven promesa Charles Leclerc, el aire nuevo que se respirará en el box rojo este año.

Para la Fórmula 1 es muy importante que Ferrari de la talla de sus aspiraciones, de su presupuesto, de su peso histórico y político, y Binotto no tendrá mucho tiempo de acomodarse en su nueva silla. Nada diferente a un título será considerado un éxito en su gestión.

In boca al luppo Mattia!

Maurizio Arrivabene, ex director del equipo y Mattia Binotto, nuevo director de Ferrari

Maurizio Arrivabene, ex director del equipo y Mattia Binotto, nuevo director de Ferrari

Photo by: Andrew Hone / LAT Images

Next article
Load comments