Artículo especial

Así es el simulador de F1 más realista que se puede comprar

Los simuladores se han convertido en una herramienta esencial en el complejo programa de desarrollo de los equipos de Fórmula 1. Jonathan Noble se puso al volante del DMG-1 de Dynisma, un simulador de última generación que puede comprar cualquiera que tenga una buena billetera. Esta es su experiencia.

Generador de movimiento Dynisma

Nunca me he agarrado tanto al volante de un coche como ahora que estoy rodando en el circuito de Fórmula 1 de Barcelona.

Cuando las ruedas del lado izquierdo tocan el bordillo en la curva 9, tanto el ruido sordo como las vibraciones que sacuden el habitáculo te destrozan los sentidos.

Pero hay poco tiempo para pensar en ello, o incluso para disfrutar de lo genial que se siente (y suena).

Los ojos ya están puestos en el punto de giro de la curva a la derecha y en intentar alcanzar perfectamente el vértice que se encuentra en algún lugar cerca de la cresta de la colina.

A pesar de todo lo que se ha dicho a lo largo de los años sobre la velocidad y la brutalidad de conducir un F1, nada puede explicar con palabras cómo se difumina el tiempo cuando estás al límite.

Los milisegundos que tu cerebro utiliza para juzgar lo cerca que estabas del vértice cuando giraste ya han durado demasiado. Donde pensabas que estabas, ya no es donde estás.

La curva 9 ya ha pasado. Has sido escupido por el otro extremo de la curva y ahora te lanzas sobre el bordillo de salida, de nuevo con ese zumbido y esa vibración sacudiéndote por dentro.

Sin dejar de agarrar el volante con fuerza, vuelves a ir por todo, te alejas del bordillo y empiezas a pensar en la siguiente curva. Y así sucesivamente.

Las sensaciones, los sentimientos, la intensidad y las emociones son muy reales, aunque lo que conduzco no sea un Fórmula 1 de verdad.

De hecho, no estoy ni cerca de Barcelona. Estoy en un galpón a las afueras de Bristol, Inglaterra, conduciendo lo que se considera el simulador más realista disponible en el mercado.

El DMG-1, fabricado por la empresa Dynisma, está considerado el segundo simulador más realista del mundo.

Sólo lo supera el simulador oficial de Ferrari que Dynisma construyó en exclusiva para la escudería de Maranello. Es una empresa que sabe lo que hace.

Cuando se habla de realismo en los simuladores de carreras, la obsesión suele centrarse en los gráficos y en lo bien que se manejan los coches. ¿Son bonitos y puedo correr bien contra la IA o contra mis compañeros?

Pero cuando se trata del verdadero realismo en los simuladores -o generadores de movimiento, como prefiere llamarlos Ash Warne, fundador y CEO de Dynisma-, los gráficos caen en el orden de lo prioritario.

Lo que cuenta para que sea una herramienta eficaz tanto para los pilotos como para los equipos que los utilizan es su latencia, es decir, la velocidad a la que la información sobre lo que está haciendo el coche puede llegar al piloto para que éste reaccione.

Dynisma Motion Generator

Generador de movimiento Dynisma

Foto de: Dynisma

Si un modelo de conducción hace que las ruedas traseras pierdan tracción y se salgan, pero el conductor no puede sentirlo con la rapidez suficiente para reaccionar, el coche se mueve de forma impredecible.

Esta retroalimentación de información es algo que hay que computar y procesar para el piloto, no en décimas de segundo, sino en milisegundos.

En años pasados, se consideraba que una latencia de 20-50 milisegundos era aceptable.

Pero el DMG-1 ha llevado las cosas al siguiente nivel, reduciendo la latencia a menos de cinco milisegundos, diez veces mejor que otros simuladores disponibles actualmente en el mercado.

"Es un parámetro realmente crítico", afirma Warne.

También lee:

Anteriormente dirigió el equipo de simuladores de McLaren y trabajó con el modelo de generación anterior de Ferrari cuando estuvo allí como ingeniero sénior de dinámica de vehículos antes de crear Dynisma en 2017.

"Un simulador es un sistema muy integral, que bombardea todos los sentidos del piloto. Pero en última instancia, lo que intentas hacer en un simulador de carreras, especialmente en simuladores de carreras de alto rendimiento como la F1, es conseguir que el conductor responda de la misma manera que lo haría en el coche real".

"Tienes un modelo de vehículo muy preciso, que capta toda la física, pero luego necesitas un sistema de movimiento de alta gama como nuestra tecnología, que proporciona esa información al piloto lo más rápidamente posible".

"Nuestro sistema de movimiento proporciona esa información al conductor en un plazo de tres a cinco milisegundos, lo que le permite responder al instante y detectar cualquier deslizamiento".

"Lo que suele ocurrir en otros simuladores, que no son tan rápidos como el nuestro, es que el piloto intenta conducir el simulador y tiene un poco de sobreviraje. Y la parte trasera se sale porque no han sido capaces de controlarlo".

"No han tenido esa señal de sobreviraje, ese movimiento, a tiempo".

"Yo mismo he conseguido frenar algunos derrapes traseros, sobre todo en la chicana final de Spa y en La Source, y puedo dar fe de que no hay ningún retraso en la rapidez con la que aparece esa sensación".

Es algo que el piloto de simulador de F1 y piloto de Fórmula E Jake Hughes también ha notado al probar el DMG-1.

"Instantáneo es la palabra", dijo después de probarlo. "La señal inicial de guiñada es muy instantánea. El pilotaje en bordillos es bueno y muy realista. Incluso tocando los vértices se siente bien en las curvas a alta velocidad y también el traqueteo de los neumáticos con subviraje".

Dynisma DMG-1 motion simulator

Simulador de movimiento Dynisma DMG-1

Foto de: Dynisma

El valor real de esta latencia de referencia no es sólo para los pilotos, ya que convierte al simulador en una herramienta aún más valiosa para los equipos que lo utilizan.

Los reglajes pueden ser lo más parecidos posibles a los reales, lo que puede acelerar los conocimientos de ingeniería.

Sin una latencia lo suficientemente baja, y si el coche del simulador está girando todo el tiempo, su valor como herramienta se reduce.

Como dice Warne: "Lo que tienen que hacer a menudo es introducir el subviraje en la configuración del coche para poder dar la vuelta".

"Pero, fundamentalmente, no hay correlación entre la configuración en el mundo real y en el simulador. No estás realizando una prueba precisa y representativa".

También es fundamental para el realismo la cantidad de ancho de banda que puede transmitir un simulador. Hace unos años, se pensaba que 20 hercios eran suficientes para la ingeniería. El Dynisma DMG-1 funciona a 100 Hz.

Warne añade: "Antes se hablaba de que un ancho de banda de unos 20 Hz era suficiente".

"La razón era que si te acercas a un coche y le das una patada, los modos de la carrocería del vehículo oscilan entre 5 y 15 Hz. Así que se pensó, ¿por qué se necesita mucho más que eso?"

"En realidad, lo único que hace esa suspensión es atenuar las frecuencias que atraviesan el coche. Todavía puedes tener frecuencias mucho más altas que llegan al conductor, incluso en tu coche de carretera".

"Así que cuando sales a la calle, y conduces sobre una banda rugosa, estas frecuencias pueden ser fácilmente de 100Hz, y las sientes directamente a través del vehículo".

"Pero también hay datos procedentes del modelo del vehículo que nos dicen lo que está haciendo el coche: vibraciones de los neumáticos, dinámica de la zona de contacto y vibraciones de la transmisión. Toda esta cantidad de información se transmite desde frecuencias muy bajas a muy altas".

"Todos los demás simuladores tienen un filtro que lo embota todo y lo convierte en un sistema anestesiado".

Hay otros elementos que, según Dynisma, hacen que el DMG-1 destaque. Uno de ellos es la ausencia de ruidos, tanto mecánicos como sonoros, cuando se mueve en acción.

Después de dar vueltas a Barcelona y Spa (y sí, ¡me las arreglé para ir a Eau Rouge a fondo!), la inmersión en la conducción fue total por el hecho de que parecía tan natural y real. Nada parecía falso o innecesariamente exagerado.

Warne añade: "La relación señal/ruido, es decir, los datos que introducimos en nuestro simulador, llegan al piloto sin un montón de otros errores y ruidos que se producen en otros simuladores".

"Cuando los pilotos prueban nuestro simulador después de haber probado otros, una de las primeras cosas que oímos es lo mecánicos que resultan los simuladores de los demás. Cosas que, obviamente, no se esperan de una simulación precisa".

"Nos centramos desde el primer día en eliminar todas esas cosas, y lo que tenemos es un dispositivo de generación de movimiento realmente puro en el que, lo que el conductor siente, es lo que pedimos, y no un montón de otros ruidos periféricos".

Dynisma Motion Generator

Generador de movimiento Dynisma

Fotografía de: Dynisma

Los simuladores han recorrido un largo camino desde que McLaren creyó por primera vez que serían una herramienta esencial en el arsenal de cualquier equipo.

Lo que también ha cambiado es el hecho de que, mientras que antes eran dominio exclusivo de las escuderías de F1 más ricas, ahora pueden beneficiarse de ellos equipos de todos los niveles.

Dynisma ha dirigido su DMG-1 específicamente a este mercado, ofreciendo una solución llave en mano que puede adaptarse a cualquier categoría de cualquier nivel.

¿Y el costo? "Uno de nuestros simuladores de conducción DMG-1, incluidos los efectos visuales, la informática, los modelos de vehículos y los modelos del terreno, cuesta entre 2 y 3 millones de libras", explica Warne.

No es poca cosa, pero, como herramienta que ayuda a mejorar el rendimiento y puede marcar la diferencia entre ganar y perder, la historia demuestra que el éxito en el automovilismo casi exige uno.

"McLaren fue el primero en demostrar que un simulador de conducción podía ser una herramienta útil para desarrollar un coche de carreras de alto rendimiento", explica Warne. "Básicamente, le quitaron el riesgo para todo el mundo".

"Hasta entonces, nadie sabía realmente que se podía desarrollar una herramienta eficaz. Y eso impulsó a todo el mundo a invertir".

"Pero ahora se ha demostrado que son una herramienta realmente valiosa para el desarrollo del rendimiento de un coche de carreras".

Y, después de haber tenido la suerte de ponerme al volante del último modelo de Dynisma, mis brazos cansados y mi cerebro zumbando pueden dar fe de que los niveles de realismo son otra cosa.


¡Si quieres mantenerte informado al instante sobre las últimas noticias de la Fórmula 1, entra en nuestro canal de Telegram y recibirás todas las novedades de la categoría!

Be part of Motorsport community

Join the conversation
Artículo previo Brown: Había una falta de confianza total cuando llegué a McLaren
Artículo siguiente Alonso quiere su tercer título: no hay lugar en un equipo grande

Top Comments

Sign up for free

  • Get quick access to your favorite articles

  • Manage alerts on breaking news and favorite drivers

  • Make your voice heard with article commenting.

Motorsport prime

Discover premium content
Suscríbete

Edición

Espanol Espanol