La gran carrera de Carlos Sainz que nadie vio

compartidos
comentarios
La gran carrera de Carlos Sainz que nadie vio
Por:
, Editor General
15 may. 2020 15:27

El día que Max Verstappen marcó un record que será difícil de batir, su compañero de equipo hasta un par de semanas atrás, Carlos Sainz, hacía su mejor carrera en F1 hasta entonces. Pocos lo vieron, menos lo recuerdan.

El Gran Premio de España de 2016 tuvo dos grandes historias. La primera, cronológicamente, fue la explosión de la lucha interna en Mercedes con el choque en la primera vuelta entre Nico Rosberg y Lewis Hamilton. La segunda, la inesperada, histórica victoria de Max Verstappen.

Además de Daniil Kvyat, quien perdió su asiento a manos de Verstappen tras el Gran Premio de Rusia y regresaba a Toro Rosso, Carlos Sainz tenía que sentirse infravalorado. Después de la cita en Sochi, los números en carrera eran favorables para Verstappen sin embargo, y aunque los sábados eran muy apretado entre ambos, Max había sido más efectivo los domingos.

“No es mi momento,” decía Sainz en la incómoda rueda de prensa del jueves previo a la carrera en Barcelona, con Kvyat y Verstappen sentados a su derecha. “Mientras haga un buen trabajo ellos me darán la confianza, la oportunidad y ahora tengo que luchar por ella más que nunca.”

Carlos Sainz Jr., Scuderia Toro Rosso con Daniil Kvyat, Scuderia Toro Rosso y Max Verstappen, Red Bu

Carlos Sainz Jr., Scuderia Toro Rosso con Daniil Kvyat, Scuderia Toro Rosso y Max Verstappen, Red Bu

Photo by: XPB Images

Carlos Sainz Jr., Scuderia Toro Rosso, Daniil Kvyat, Scuderia Toro Rosso y Max Verstappen, Red Bull

Carlos Sainz Jr., Scuderia Toro Rosso, Daniil Kvyat, Scuderia Toro Rosso y Max Verstappen, Red Bull

Photo by: XPB Images

El madrileño asumió con la frente en alto una decisión de Red Bull que se sumaba a otras ya tomadas en años anteriores por Helmut Marko y la cúpula de la organización, decisiones que reflejaban que Sainz no hacía suficientes méritos a su criterio para tener esa oportunidad que para Verstappen llegó antes de lo esperado.

El fin de semana en casa para Sainz arrancó con impulso, un viernes muy positivo, sobre el cual construyó una buena clasificación, ubicándose octavo en parrilla. Desde allí, haría una salida que lo vería adelantar, primero al Ferrari de Raikkonen que salió mal, luego al Williams de Valtteri Bottas en las curvas 1 y 2.

Saliendo de la curva 3, el Ferrari de Sebastian Vettel salía ancho y Sainz aprovechaba, primero mostrándole el auto por dentro, luego lanzándose por fuera en la curva 4 mientras metros adelante chocaban los dos Mercedes.

Sebastian Vettel, Ferrari SF16-H

Sebastian Vettel, Ferrari SF16-H

Photo by: Ferrari

Carlos Sainz Jr., Scuderia Toro Rosso STR11

Carlos Sainz Jr., Scuderia Toro Rosso STR11

Photo by: XPB Images

Llegando a la curva 5, Sainz era tercero, había avanzado cinco posiciones en la primera vuelta, ganando tres en franca lid y rodaba justo detrás del Red Bull de Verstappen. Con Ricciardo al frente en ese momento, todo apuntaba a un gran día para el Dr. Marko después de haber salido desde la segunda línea con los RB12, lo que resultaría clave.

En el reinicio tras el Safety Car inicial, Sainz hizo lo que pudo por contener a Vettel, pero con el Toro Rosso Ferrari, estaba corriendo fuera de su posición real, claramente. Cuatro vueltas le tomó al cuatro veces campeón dar cuenta de Sainz, quien poco después fue a boxes para su primera parada.

Fue ese el único momento en el que el español se vio superado, por Bottas y la estrategia de Williams, quienes con un overcut le ganaron la posición en pista. Igual Ferrari y Raikkonen, quienes serían luego el principal rival por la victoria de Verstappen. Sería de ahí en adelante una carrera más solitaria, con Sergio Pérez acercándose puntual pero nunca definitivamente.

Carlos Sainz, Scuderia Toro Rosso

Carlos Sainz, Scuderia Toro Rosso

Photo by: XPB Images

Carlos Sainz, Scuderia Toro Rosso y Sebastian Vettel, Scuderia Ferrari

Carlos Sainz, Scuderia Toro Rosso y Sebastian Vettel, Scuderia Ferrari

Photo by: XPB Images

La estrategia de la “liebre y la tortuga” de Ferrari, en la que funcionó más lo segundo que lo primero, dos paradas de Raikkonen que las tres de Vettel, fueron secuencias que siguieron los Red Bull de Verstappen y Ricciardo respectivamente.

Sainz fue a dos, pero su primera parada pareció más acorde a una estrategia a tres paradas, igual que la última. Su segundo stint en neumáticos medios sería el más largo entre los primeros diez, 29 vueltas, poco menos que la distancia total de la carrera.

Un sexto lugar, en un Toro Rosso, en un circuito tan aprendido por equipos y pilotos, era un resultado óptimo. Más importante, era el mejor resultado en la carrera de Sainz hasta entonces y su fin de semana más redondo en la Fórmula 1.

Carlos Sainz Jr., Scuderia Toro Rosso fans

Carlos Sainz Jr., Scuderia Toro Rosso fans

Carlos Sainz, and Carlos Sainz Jr., Scuderia Toro Rosso

Carlos Sainz, and Carlos Sainz Jr., Scuderia Toro Rosso

Photo by: XPB Images

Inevitablemente, quedaría en un segundo o tercer plano. Para la mayoría, pasaría completamente desapercibido. Para los locales, sería poco consuelo, sabiendo que con quien rivalizaba a muerte cada fin de semana hasta unas semanas antes en el fuero de Toro Rosso había ganado la carrera. Habría podido ser Sainz, ante sus ojos, tal vez.

Pero como dijo ese fin de semana el hijo del bicampeón del mundo de rally, aun no era su momento. Él ha tenido que tomar el camino más largo, probar, caer, levantarse y volver a intentar.

Cuatro años después, ha puesto ya su firma en el contrato que le abre las puertas del siguiente nivel, donde tener coche para correr de nuevo contra Verstappen será posible. Un nivel donde celebrar como lo hizo el holandés por primera vez ese 15 de Mayo de 2012, estará más a su alcance.

Video relacionado

También lee:

Artículo siguiente
Cómo la tragedia de Elio de Angelis cambió la F1

Artículo previo

Cómo la tragedia de Elio de Angelis cambió la F1

Artículo siguiente

Vettel nunca fue una opción para McLaren, dice Brown

Vettel nunca fue una opción para McLaren, dice Brown
Mostrar comentarios