Obituarios

Ratzenberger: 29 años después de la tragedia, el recuerdo sigue vivo

La tragedia del piloto austriaco en aquel trágico fin de semana del GP de San Marino de 1994 dejó un profundo surco emocional que se renueva cada 30 de abril: Roland no era un as, sino un profesional que había coronado su sueño de convertirse en una estrella del mundo del GP tras un largo aprendizaje.

Roland Ratzenberger, Simtek

Veintinueve años no han borrado el recuerdo. Al contrario, es vívido. Presente. Muy presente. Pero casi tres décadas después, es legítimo hacerse la pregunta: ¿se habría revolucionado la F1 con la muerte de Roland Ratzenberger, sin que al día siguiente se cumpliera el destino de Ayrton Senna?

Sólo hay una fecha grabada en la historia: el 1 de mayo de 1994, el día en que la F1 pareció acabarse de repente, incapaz de superar el maldito GP de San Marino que culminó en la terrible tragedia de Senna. No sabemos si sin la desaparición del campeón brasileño el mundo de las carreras se habría parado a discutir su futuro y a dar el pistoletazo de salida al automovilismo moderno.

Porque el día anterior en el Enzo y Dino Ferrari murió no el más grande, sino uno de los últimos del Circo. Sin embargo, el recuerdo del austriaco no se ha desvanecido con el tiempo. Comparado con aquel angustioso sábado 30 de abril de 1994, el dolor es más íntimo, menos lacerante, pero la figura de Roland permanece grabada en la memoria colectiva. Era el emblema del comprimario que, con grandes sacrificios, había coronado su sueño: convertirse en protagonista del campeonato del mundo de F1.

Roland Ratzenberger, Simtek S941, GP di San Marino del 1994

Roland Ratzenberger, Simtek S941, GP di San Marino del 1994

Seamos claros: era un piloto profesional. Ganaba y vivía de las carreras, su gran pasión. Pero nunca encontró el dinero para cultivar grandes ambiciones, por muy larga que fuera su carrera.

Nació el 4 de julio de 1960 en Salzburgo e inmediatamente respiró el aire de uno de los circuitos donde la velocidad y el valor forjaron su carácter. Roland no era un as del volante, pero sí un piloto de talento impulsado por una profunda motivación. En 1986 ganó el Formula Ford Festival de Brand Hatch, en Van Diemen, imponiéndose a 126 rivales. Desde las series de entrenamiento, Ratzenberger se abrió camino hacia la F1 como otros quince ganadores (Mark Webber, Jenson Button y Anthony Davidson, entre otros). Pero su camino a la F1 fue más lento y largo porque no tenía dinero.

Corrió en la Fórmula 3 inglesa, hizo una aparición en el DTM con el Mercedes 190E que Helmut Marko puso a su disposición para correr en Nurburgring, pero tuvo que irse a Japón para convertirse en profesional: en la F3000 japonesa primero con el equipo Noji International y luego con Stellar International empezó a ganar carreras y a ganar algo de dinero.

Toyota le llamó a las carreras de resistencia: con el Team TOM'S, equipo oficial del gigante japonés, ganó en Fuji y Suzuka, y fue segundo en las 24 Horas de Daytona. En 1993, ganó la clase C2 en las 24 Horas de Le Mans con Toyota Sard. Pasó la mitad de su vida en el Sol Naciente y la otra mitad en Montecarlo. En el Principado conoció a Barbara Behlau, una señora que se encarga de los patrocinios. La "rata de montaña", ésta es la traducción de su apellido, encuentra casi milagrosamente el presupuesto para dar finalmente el salto a la F1.

Roland Ratzenberger, dopo l'incidente al GP di San Marina 1994 che gli è costato la vita

Roland Ratzenberger, dopo l'incidente al GP di San Marina 1994 che gli è costato la vita

Photo by: Photo 4

No era mucho dinero, pero suficiente para disputar cinco Grandes Premios con el Simtek S941, el monoplaza con motor Ford HB 3.5 V8 diseñado por Nick Wirth. Era un coche destinado a cerrar la parrilla, pero mejor que nada. El ingeniero era el "ahijado" del presidente de la FIA, Max Mosley, que había creado el Simtek Gran Prix para participar en el Campeonato del Mundo de 1994. Socio en la operación era Jack Brabham, el australiano tres veces campeón del mundo de F1, pues el piloto principal era su hijo David, mientras que el otro piloto era Roland, que aportaba el dinero del Russell Athletic.

Ratzenberger comprendió enseguida que no todo son rosas y flores: todos los recursos están reservados para su compañero de equipo y tiene que conformarse con el material que le dan. En Brasil no se clasificó, mientras que en el GP del Pacífico salió 26º y acabó 11º al cruzar la bandera a cuadros. Había hecho realidad su sueño: su nombre aparecería en la legendaria Guía Marlboro de Jacques Dechenaux, la "Biblia" de las estadísticas de F1 antes de la llegada de Internet.

Un omaggio a Roland Ratzenberger sulla recinzione dell'autodromo di Imola

Un omaggio a Roland Ratzenberger sulla recinzione dell'autodromo di Imola

Photo by: Mark Sutton / Motorsport Images

No podía saber que sería su única aparición. Porque Roland en Imola tuvo que asumir su destino: un trompo en la Tosa durante los entrenamientos del sábado: el alerón delantero toca el bordillo por dentro, que está muy alto. El austriaco hace un par de zig-zags y no siente ninguna reacción extraña. En lugar de volver a boxes para una revisión más exhaustiva, sale a dar otra vuelta rápida y en la recta que lleva de Tamburello a Villeneuve, se desprende un trozo del alerón: los soportes del morro ceden y el perfil acaba bajo las ruedas delanteras, que se levantan y pierden contacto con el asfalto.

Roland, a más de 300 km/h, intenta frenar y dirigir el coche, pero es un pasajero indefenso en su monoplaza, que se estrella contra el muro de Villeneuve. Vio venir la muerte hacia él: el violento impacto fue fatal. El Simtek se desintegró haciendo piruetas hasta Tosa.

El monocasco tenía un enorme agujero en el lado izquierdo. El resultado del choque fue devastador: compresión torácica, fractura de la base del cráneo y desangramiento debido a la laceración de la aorta, hasta el punto de que la sangre salía profusamente por la visera del casco. Un espectáculo horrible para los médicos que lo rescataron. Parecía muerto, pero un masaje cardíaco lo resucitó. Fue trasladado al Ospedale Maggiore de Bolonia en estado muy grave y murió poco después.

Pero el espectáculo no se detendría. La muerte había vuelto a llamar a la puerta de la F1. No se producía una tragedia desde 1986. La nueva generación de pilotos nunca había tenido que contar con un compañero fallecido prematuramente en la pista, como era, por desgracia, costumbre en un pasado ya olvidado de los Caballeros del Riesgo.

Todos estaban listos para volver a encender sus motores, no Ayrton Senna: el brasileño se había dado cuenta de que la F1 se había descarrilado. Se había escapado del paddock en un coche del CEA para inspeccionar la pista, quería averiguar qué había pasado. Habló con Sid Watkins, el médico de la FIA, y discutió el asunto con los comisarios. Después racionalizó su dolor y correría para recordar a Roland. En la cabina de su Williams había una bandera austriaca para ondear junto a la brasileña al final del GP de San Marino que quería ganar. Pero esa es otra historia, la del 1 de mayo. 

Más de Ratzenberger:

Be part of Motorsport community

Join the conversation
Artículo previo Hamilton: el coche de seguridad en Bakú fue "una bofetada en la cara"
Artículo siguiente Horarios del GP de Miami F1 2023

Top Comments

Sign up for free

  • Get quick access to your favorite articles

  • Manage alerts on breaking news and favorite drivers

  • Make your voice heard with article commenting.

Motorsport prime

Discover premium content
Suscríbete

Edición

Espanol Espanol