Red Bull: Si los rivales nos señalen significa que vamos bien

Christian Horner, jefe de Red Bull, ha tenido que bajar al barro en la primera mitad de la Fórmula 1 2021, pero reconoce estar satisfecho del equipo.

Red Bull: Si los rivales nos señalen significa que vamos bien

Con una combinación de coche y motor muy mejorada con respecto al año pasado, Red Bull ha logrado plantar cara a Mercedes y ha puesto al fabricante alemán ante su mayor amenaza por el título desde el inicio de la era turbo-híbrida. 

Pero no todo ha sido un camino de rosas para el gigante de las bebidas energéticas, ya que se ha encontrado como protagonista de un aluvión de tejemanejes políticos y una serie de directivas técnicas de la FIA. 

A veces, se podría haber perdonado a Red Bull por sentir que estaba bajo un ataque sostenido. Pero para Horner, era simplemente una prueba de que su equipo estaba haciendo su trabajo para poner en jaque a su rival.

"Han puesto mucha energía en eso, más de lo que cabría esperar", dice a Motorsport.com sobre la intensa presión de Mercedes. "Ha sido una estrategia clara. Pero creo que eso demuestra que nos ven como una amenaza. Y creo que algo estás haciendo bien cuando la gente te empieza a señalar con el dedo".  

Independientemente de lo que se haya hablado en el paddock, en términos de competición pura las cosas han estado increíblemente apretadas entre Red Bull y Mercedes. 

Con seis victorias frente a las cuatro de Mercedes, la batalla por el título ha oscilado en ambas direcciones, aunque los alemanes se han puesto en cabeza tras los costosos accidentes de Silverstone y Hungría, donde Red Bull parecía tener un coche capaz de ganar. 

Es difícil definir con exactitud en qué medida la diferencia de rendimiento de 2021 entre los dos mejores equipos de la F1 se debe a que Mercedes se ha visto perjudicado por las nuevas normativas aerodinámicas, y en qué medida se debe a que Red Bull ha hecho verdaderos progresos. 

Sin embargo, está claro que Red Bull ha dado un paso adelante después de una temporada 2020 en la que nunca encontró el punto óptimo con el RB16.  

Horner considera que este progreso es la culminación de varios factores. Está el hecho de que el equipo ha superado los problemas de correlación que le afectaron en 2020 antes del final de la temporada.

Además, con las normas de homologación de la F1, que obligan a mantener el chasis, tener la confianza en el coche de cara al invierno fue una gran ventaja. 

"Nos hemos beneficiado, obviamente, de un grado de continuidad de los componentes que se han mantenido", dice Horner.  

"Y creo que el hecho de que la correlación esté correcta, que hayamos entendido dónde estaban nuestros problemas y que hayamos sido capaces de abordarlos, creo que ha sido el elemento clave, ciertamente para los primeros seis meses de este año". 

Max Verstappen, Red Bull Racing RB16B after the crash

Max Verstappen, Red Bull Racing RB16B after the crash

Photo by: Jerry Andre / Motorsport Images

Las nuevas normas aerodinámicas de este año también han jugado su papel, ya que han servido para obstaculizar a los coches de bajo rake (inclinación anteroposterior del coche), como los Mercedes y los Aston Martin, mucho más que a los de alto rake. Pero nunca fue un hecho que tuviera que ser así. 

"En realidad, nos preocupaba que las normas tuvieran un gran efecto sobre los coches de gran inclinación", dijo Horner. 

También ha influido el hecho de que Honda, tras su decisión de retirarse de la F1, adelantó su unidad de potencia, más potente y mejor empaquetada, que originalmente estaba prevista para 2022. 

"Creo que ha sido una combinación de cosas: que hemos conseguido entender algunos de nuestros problemas, hemos conseguido solucionar muchos de ellos y hacer un paquete más completo", añadió Horner. 

"Creo que eso se combinó con el hecho de que Honda haya sacado su motor que originalmente estaba programado para 2022 para este año, siendo esta su última temporada en la Fórmula 1, que fue un esfuerzo hercúleo por su parte. Eso ha permitido que todo se conjugue". 

La situación de Honda también es particularmente curiosa porque, a juzgar por los pequeños márgenes entre Red Bull y Mercedes, no es imposible sugerir que sin el motor actualizado, las cosas podrían haber sido muy diferentes. 

Cuando se le preguntó hasta qué punto fue un cambio clave para Red Bull que Honda le entregara ese motor esta temporada en lugar de depender de lo que tenía en 2020, Horner dijo: "Creo que desde el punto de vista de la utilización de la energía, así como de las proporciones que tienen, creo que han hecho un buen trabajo".

"Y en todo caso es donde creo que Mercedes ha conseguido que ese ratio se vea ligeramente comprometido este año". 

Adrian Newey, Chief Technical Officer, Red Bull Racing, and Max Verstappen, Red Bull Racing, 1st position, with the winning Constructors and Drivers trophies

Adrian Newey, Chief Technical Officer, Red Bull Racing, and Max Verstappen, Red Bull Racing, 1st position, with the winning Constructors and Drivers trophies

Photo by: Andy Hone / Motorsport Images

Lo que ha sido un escenario diferente para Red Bull esta temporada en comparación con gran parte de la era turbo híbrida es que ha estado ganando carreras por ritmo puro. 

Atrás quedaron los tiempos en los que la única esperanza de victoria del equipo eran las características únicas de la pista o una apuesta estratégica. Ahora ha habido grandes premios en los que ha sido simplemente el más rápido. 

"Hemos conseguido ganar seis de las carreras en lo que va de año, lo cual es un récord fenomenal, más de lo que hemos ganado en las últimas dos temporadas, y, creo que estar en esa lucha por el campeonato es emocionante para todos", añade Horner.

"Han sido siete largos años en los que hemos tenido en gran medida un papel secundario. Hemos conseguido ganar carreras gracias a la astucia táctica y al buen hacer, pero no hemos sido capaces de hacer una temporada constante". 

"Ahora tenemos las herramientas para hacerlo, tenemos un chasis que rinde muy bien, tenemos un motor que rinde, y tenemos un piloto que está en la cima de su carrera y tiene experiencia". 

También lee:

Las lecciones de los Grandes Premios de Gran Bretaña y Hungría son la prueba perfecta de por qué no se puede dar nada por sentado en la lucha por el título.  

Pero para Horner hay una cosa que tiene que suceder en la segunda mitad de la temporada: Red Bull necesita elevar el listón aún más. 

"¡Tenemos que hacerlo mejor que en la primera mitad!", dice. "Tenemos que seguir haciendo lo que estamos haciendo. Va a haber algunos desafíos en la pista y fuera de ella. Pero tenemos que seguir adoptando el enfoque que tenemos y tratar de maximizar nuestro rendimiento como equipo en cada sesión, en cada clasificación y en cada carrera".

"Pero inevitablemente, una vez que llegas al final del campeonato, el listón aumenta. Por el momento, uno va tachando las pruebas una por una. Pero cuanto más se acerca el final, más aumenta la presión...".

Si la primera mitad de la lucha por el campeonato de F1 de 2021 fue dura, está claro que Horner piensa que las cosas van a ser aún peor de aquí en adelante.

Max Verstappen, Red Bull Racing RB16B

Max Verstappen, Red Bull Racing RB16B

Photo by: Charles Coates / Motorsport Images

compartidos
comentarios
Por qué la victoria de Alpine aún no es suficiente

Artículo previo

Por qué la victoria de Alpine aún no es suficiente

Artículo siguiente

Lo que Alpine hizo para revertir el bajón de Ocon en la F1

Lo que Alpine hizo para revertir el bajón de Ocon en la F1
Mostrar comentarios