Red Bull no iba a detener el coche de Ricciardo a pesar de la falla

compartidos
comentarios
Red Bull no iba a detener el coche de Ricciardo a pesar de la falla
Scott Mitchell
Por: Scott Mitchell
28 may. 2018 13:45

Daniel Ricciardo ganó el Gran Premio de Mónaco con una falla en la unidad de potencia Renault, a pesar de que se detectó pronto, Red Bull Racing iba a intentar llegar hasta el final sin importar nada.

Daniel Ricciardo, Red Bull Racing RB14
Daniel Ricciardo, Red Bull Racing RB14
Daniel Ricciardo, Red Bull Racing RB14, delante de Sebastian Vettel, Ferrari SF71H
Daniel Ricciardo, Red Bull Racing RB14
Daniel Ricciardo, Red Bull Racing RB14
El ganador de la carrera Daniel Ricciardo, Red Bull Racing celebra en la piscina Red Bull Racing Energy Station
El ganador de la carrera Daniel Ricciardo, Red Bull Racing celebra en la piscina Red Bull Racing Energy Station
Daniel Ricciardo, Red Bull Racing RB14
Daniel Ricciardo, Red Bull Racing RB14
Daniel Ricciardo, Red Bull Racing, se zambulle en la piscina de la estación Red Bull Energy
Adrian Newey, Red Bull Racing y Christian Horner, director del equipo Red Bull Racing, celebran en la piscina de Red Bull Energy Station

Durante el Gran Premio de Mónaco el Red Bull de Daniel Ricciardo sufrió una falla en el MGU-K casi inmediatamente después de su única detención en pits, eso dejó al piloto australiano con 120 kW menos (unos 160 caballos de fuerza), lo que lo llevó a gestionar al límite los frenos y conduciendo únicamente con seis marchas.

El MGU-K recupera energía bajo frenada y es fundamental en el rendimiento de todo el Sistema de Recuperación de Energía. Al perderlo suceden efectos negativos en los frenos.

Red Bull consideró retirar el coche, pero Christian Horner, director de la escudería, explicó después de la carrera que estaba seguro de que necesitaban seguir, aunque eso llevara un gran riesgo para el resto de la temporada.

"Él reportó una repentina pérdida de potencia y la gente encargada del motor vieron los datos de que el MGU-K se había parado completamente. En ese momento se habló de retirar el coche. El daño en el MGU-K podía pasar al motor y eso habría desencadenado un montón de problemas", expresó Christian Horner después de la carrera.

El director del equipo dijo que en esos momentos apuntó que estaban al frente de la competencia como el mayor argumento para no detener el monoplaza.

“En ese momento dije ‘Estamos liderando el GP de Mónaco, seguiremos hasta que el motor se pare’.”
Sumado a ello se presentó sobrecalentamiento en los frenos, especialmente en la parte trasera y para solucionarlo Ricciardo cambió el equilibrio de los frenos hacia adelante entre un seis y el siete por ciento, tres veces más de lo que podría hacerse en una carrera normal.

"Hubo tres vueltas en las que apretó realmente duro en las curvas porque estaba nervioso por lo lento que iba al final de la recta. Le dejamos solo algunos giros para que encontrara su ritmo. Tenía todos los avisos en la pantalla de su volante, por lo que intentó tener todo bajo control".

"Podías oírle pidiendo mucha información sobre los neumáticos de Max, cuánto duraban, qué neumático le habíamos dado al principio. También preguntó por Nico Hulkenberg, por cuánto le duraban las gomas... Tuvo la capacidad de pensar de manera global".

Ricciardo lideró cada sesión en Mónaco antes de la carrera y Horner dice que ha estado "tan concentrado" durante ese dominio que "no había posibilidad de que dejase escapar la victoria entre los dedos".

Next Fórmula 1 artículo

Sobre este artículo

Campeonatos Fórmula 1
Evento GP de Mónaco
Subevento Post carrera domingo
Lugar Monte Carlo
Pilotos Daniel Ricciardo
Equipos Red Bull Racing
Autor Scott Mitchell
Tipo de artículo Noticias